fbpx Mejor drama 2021: Succession, la disfuncionalidad del poder | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 25.12.2021
Mejor drama 2021: Succession, la disfuncionalidad del poder

Desde Entretenimiento elegimos los mejores estrenos del año. En este caso, la mejor serie dramática de 2021. Succession sigue superándose año a año con una historia que nos permite espiar el detrás de escena del poder y todo lo que lo rodea.

Por Agustín Mina

El drama estelar de HBO estaba condenado al éxito desde su estreno en 2018. Las historias sobre el poder siempre son atractivas para el público. Pero Succession no habla de cualquier poder, sino de uno que en nuestro país siempre estamos discutiendo: el poder de los medios. Logan Roy es un empresario dueño del conglomerado de medios Waystar Royco, de alcance global. No sólo tiene mucho dinero, sino que se trata de un empresario con un gran poder de lobby— con línea directa al presidente de los Estados Unidos— y que se codea con esa élite del 1% de la población de la que mucho se ha escrito, tanto ficción como documental.

En el título de la serie está todo, su historia nos habla de la dificultad de hacer una sucesión cuando lo que se juega es un poder de tal magnitud. Los imperios siempre han tenido problemas para sobrevivir más allá de la vida de su fundador y el imperio de los Roy no es una excepción. Logan está en edad para retirarse y dejarle su lugar a alguno de sus 4 hijos, pero no considera que ninguno sea digno, además, tampoco está entusiasmado por la idea de bajarse de la torre de marfil que construyó. 

En un juego psicopático, que habla de la disfuncionalidad de las familias del poder, hará competir a sus hijos entre sí por su afecto, su respeto y, más importante, por su puesto. Pero los Roy no son los únicos que juegan, tanto la competencia como los inversores de la empresa quieren un pedazo de esa torre que se tambalea. Al mismo tiempo, Waystar Royco da su propia batalla generacional: el cambio entre los medios tradicionales y los nuevos medios en la era digital.

Succession rankea alto todos los años desde su estreno no sólo por su descripción del empresariado norteamericano y su injerencia en la política— al nivel de elegir a los presidentes a dedo en una habitación— o su abordaje de los dramas familiares consecuencia de una crianza por demás “particular”, sino por la potencia de sus diálogos, el desarrollo de sus personajes y lo profundamente rotas que están estas personas que serían capaces de cualquier cosa para salvarse. El drama de HBO va cada vez a lugares más oscuros, pone a sus personajes en las situaciones más crudas y nos muestra que en la jungla no todo es color de rosa y son pocos los que sobreviven. Por todo esto y mucho más, Succession es el mejor drama del año y una de las mejores series de los últimos tiempos, que se cuela en el panteón de los clásicos.

Menciones honoríficas

El drama es un género tan abarcativo como competitivo. Si salimos de las producciones catalogadas entre las mejores del año— abordadas en otra nota—, también podemos hallar algunas joyas, como The morning show y una apuesta más allá de las problematizaciones de género o, en el mismo camino pero desde otra óptica, Las cosas por limpiar. El drama sigue siendo la principal apuesta de las plataformas de streaming.