fbpx Manifestaciones en Brasil: "El movimiento popular se ha activado"
Patria Grande //// 13.05.2016
Manifestaciones en Brasil: "El movimiento popular se ha activado"

Los movimientos sociales copan las calles de Brasil, bloquean rutas y amenazan con hacerle la vida imposible al ahora presidente Temer.

 
Por Sergio Lanzafame
El golpe de Estado blando se concretó en Brasil: fue separada del cargo Dilma Rousseff por, al menos, 180 días y con mucha probablilidad permanentemente. En su lugar asumirá el “Cobos” brasileño, Michel Temer.
Más allá de una última etapa en la que Dilma implementó un programa económico de receta neoliberal en muchos aspectos, que resintió gravemente la economía brasileña, pero mucho más su relación con las bases sociales, la experiencia de gobierno del PT fue en términos globales muy beneficiosa para los sectores populares. La inclusión de 50 millones de personas al consumo luego de haber conocido la pobreza extrema es algo que a la sociedad no podrá olvidar fácilmente.
Esto y un proceso que a todas luces es irregular configuran un “golpe de Estado” que no están dispuestos a tolerar. Por eso el proceso los encuentra movilizados en ciudades de todo el país bajo la consigna “Ocupar todo en contra del golpe”.
Durante todo el día de ayer, hoy y seguramente mañana rutas nacionales de varias ciudades de 17 estados brasileños fueron cortadas por los movimientos que integran el Frente Brasil Popular y el Frente Pueblo Sin Miedo. A su vez, sindicatos de docentes, de trabajadores/as de la banca, de la policía civil, entre otros, adhirieron al paro convocado por la Central Única de Trabajadores (CUT) para el día de hoy.
Los corte de rutas fueron el foco de acción que unió a la mayor parte de los espacios políticos y sociales progresistas del país. La amenaza es hacerle la vida imposible a Michel Temer.
En Río de Janeiro los manifestantes portaban carteles que decían “no habrá golpe” y bloquearon la ruta Río-Santos a la altura de Itaguaí. También la vía Dutra, que une Río con San Pablo, fue bloqueada.
En San Pablo, los manifestantes cortaban dos de las principales avenidas de la región metropolitana y en Brasilia fueron bloqueadas la ruta Brasilia - Mato Grosso a la altura del kilómetro 18, cerca de Aguas Lindas, y la que comunica al Distrito Federal con Salvador.
Estas protestas en Brasilia fueron encabezadas por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierras (MST) y la Central Única de Trabajadores (CUT).
Durante la noche hubo vigilia. Con velas, linternas y pancartas bajo la consigna “no va a haber golpe, va a haber lucha”, los brasileños expresaron su apoyo a la mandataria. La representante de la dirección de CUT-Río de Janeiro, Camila de Melo, explicó que hay que “traer luz” en un momento de “oscuridad institucional”, ya que hay “un legislativo profundamente envuelto en esquemas de corrupción, un Ejecutivo que está siendo cuestionado y que aún así quiere asumir el poder y un Judicial que tampoco da cuenta de hacer lo que tiene que hacer”.
El analistas político internacional, Jorge Kreynnes, aseguró que es muy “importante que, además de una batalla política, esté saliendo a la calle el movimiento popular brasileño ... que hoy recobra un papel importantísimo. Esto es una señal de las dificultades con que se puede llegar a encontrar un Gobierno golpista que se atreva a implementar políticas de ajuste como las que está aplicando Macri en Argentina”, detalló. Finalmente aseguró que “no sabemos si las movilizaciones van a frenar el golpe, pero de lo que sí hay que estar seguro es que el movimiento popular se ha activado y esto ya será una característica permanente”.