fbpx ¿Bolsonaro tiene coronavirus? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 07.07.2020
¿Bolsonaro tiene coronavirus?

El presidente se lo informó a CNN y la Iglesia Universal. Dijo que el domingo se sintió mal, ayer tuvo fiebre, le dieron cloroquina antes de saber el resultado del test y hoy está perfecto. No mostró el resultado del examen. "Yo confío en la cloroquina ¿Y vos?", dijo Bolsonaro en un video como promotor de laboratorios en las redes.

Por Santiago Gómez
Desde Camaçari, Bahia.

El presidente brasilero Jair Messias Bolsonaro dijo en una una conferencia de prensa pactada con la CNN y el canal Record, propiedad de la Iglesia Universal, que testó positivo para Covid-19. Informó que el domingo se sintió mal, el lunes comenzó con fiebre, le dieron cloroquina preventivamente ayer a la tarde y hoy está perfecto. Dijo haber recibido el resultado una hora antes de hablar con la prensa. En vivo se vio que la conferencia comenzó, se desarrolló y terminó siguiendo indicaciones de la Record. En medio de la transmisión el periodista de Record le dijo al presidente que el publicó se había renovado por lo que le pidió empezar de nuevo y se repitieron las mismas preguntas, en un mismo orden y el presidente repitió: domingo indisposición, lunes malestar, dolor muscular, fiebre, cloroquina, estoy perfecto.

La noticia genera dudas. El hombre no es una persona creíble y tiene la fortuna de que le clavaron un cuchillo, no sangró y la toalla blanca con la que le cubrieron la herida no se ensució. Además, Bolsonaro dedicó muchas conferencias de prensa y una entrevista con la CNN a defender su derecho a no mostrar el resultado del test tras su encuentro con Trump el 7 de marzo pasado, cuatro días antes de que se declare la pandemia, luego de que veinticinco de las cuarenta y tres personas que lo acompañaron testaron positivo y que FOX News informó que el diputado Eduardo Bolsonaro les confirmó que el padre había dado positivo. En aquella oportunidad, el presidente ante CNN reivindicó su derecho a la intimidad, “en caso de que se hubiese hecho el examen”, y aunque se lo hubiese hecho y le hubiese dado positivo el derecho a no hacer pública la información “porque la salud de un presidente es secreto de Estado, cualquier información al respecto puede impactar en la economía”, señaló, como te informamos en APU.

El anuncio del positivo a la CNN y la Iglesia Universal, que en Brasil hay sospechas de que sean la misma cosa, se dio un día después que el gobierno publicó en el Boletín Oficial los vetos a la ley que establece el uso obligatorio de barbijos en espacios públicos y privados accesibles al público. Vetó la obligación de barbijos en las cárceles y establecimientos que realicen actividades socioeducativas. Vetó la obligación de que los dueños de los comercios brinden barbijos a sus empleados. Vetó que los comercios estén obligados a tener carteles informando la forma correcta de utilizar los barbijos, número máximo de personas en el establecimiento y distancia mínima.

Conferencia pactuada

Antes que comience el anuncio se pudo ver por la CNN al presidente con un barbijo esperando que los empleados de Record le informasen cuándo irían al aire. Comenzó criticando el aislamiento social obligatorio, dijo que los gobernadores e intendentes sobredimensionaron el problema, remarcó “la fatalidad del virus para los mayores de sesenta y cinco, como yo, o los que tienen enfermedades previas”. Bolsonaro cuestionó que “hubo autoridades que prohibieron ir a la playa, haciendo un delito de tomar sol. Las medidas exageradas llevaron a la población al pánico”. Recordemos que Brasil informó 1.623.284 personas contagiadas y 65.487 fallecidas por coronavirus.

Luego de informar que dio positivo, Bolsonaro dijo: “¿Cómo sucedió esto? Comenzó el domingo que me empecé a sentir mal, se agravó el lunes, con mal estar, cansancio y un poco de dolor muscular, fiebre, llegué a tener treinta y ocho grados. Con esos síntomas y el médico de la presidencia pensando en un contagio de Covid-19 fuimos a hacer una tomografía en el hospital de las fuerzas armadas en Brasilia. Los pulmones estaban limpios, no tenían nada opaco, dando una señal positiva, pero debido a los síntomas el equipo médico resolvió aplicar Hidroxicloroquina.  Ayer tomé el primer comprimido de clorquina a las cinco de la tarde. Confieso que yo me levanto mucho durante la noche, después de la medianoche sentí algunas mejoras. A las cinco de la mañana tomé la segunda dosis de cloroquina y les confieso que estoy perfectamente bien. Obviamente que las medidas protocolares que estoy tomando son para evitar contaminar a terceros, eso le cabe a todo y cualquier ciudadano brasilero”, dijo hablándole a periodistas que estaban sosteniendo el micrófono con la mano.

El periodista de la Iglesia Universal tuvo el derecho a comenzar con las preguntas, quiso saber cuánto hacía que recibió el resultado y el presidente respondió que una hora. Dijo que el resultado no le sorprendió “aunque creía que ya la había tenido dado mi actividad muy dinámica con la población. Les digo más, yo soy presidente de la República y estoy adelante en el frente de batalla, no huyo de mi responsabilidad ni me alejo del pueblo, me gusta estar en el medio del pueblo. Considerando mi contacto con el pueblo bastante intenso en los últimos meses, yo creía que ya la había tenido y no percibido, como la mayoría de la población brasilera que se contagia y no lo percibe”.

El positivo es una mala noticia

El supuesto positivo del presidente es una muy mala noticia. Digo supuesto porque después de la cobertura nacional e internacional que se realizó para saber el resultado del test de Bolsonaro, de saber que él y los hijos se hicieron exámenes en marzo con seudónimos, sorprende que cualquier profesional de la comunicación que trabaje en la presidencia no lo haya asesorado a mostrar el resultado para no alimentar sospechas. La pésima noticia de que Bolsonaro diga tener coronavirus es que fortalece la tesis de la gripecita y el milagro de la cloroquina.

El periodista de la CNN le preguntó a Bolsonaro cómo se sentía siendo que de mañana le había informado que sólo tenía 36º de temperatura. “¿En comparación a ayer? En comparación  a ayer estoy excepcional, estoy muy bien, hasta tengo ganas de salir a caminar por acá. Creo, no sólo creo en lo médicos sino también en cómo fue administrada la cloroquina de inmediato, pocas horas después ya me estaba sintiendo bien. Refuerzo lo que los médicos dijeron por todo Brasil: que usando la hidroxicolorquina en la fase inicial, las chances de éxito llega cerca del 100%”. No existe esos médicos que dijeron por todo Brasil cosas semejante.

En el día de hoy Folha de São Paulo informó en su tapa que aumentó un 53% el número de muertes en las casas entre marzo y junio. Bolsonaro dijo que “hay muchas personas muriendo en casa porque no van al hospital por miedo al virus. Entonces el número de muertos aumentó por otras causas y no por el virus, sino por le miedo del virus. El pánico también mata”.

Próximo a llegar a los dos millones de personas infectadas Bolsonaro sigue oponiéndose al aislamiento social obligatorio. “Brasil es un país continental, hay diferencias de clima, el virus se da mejor en climas más fríos, otra cuestión es la educación, ya lo dije anteriormente y fui muy criticado, las personas con menos de 40 años de edad, salvo que tengan alguna enfermedad, la chance es casi cero a sufrir, tener consecuencias mayores. Los jóvenes sin clases van a tener problemas de readaptación en el futuro. ¿Nos tenemos que ocupar con el virus? Con el virus si pero también con el desempleo, el aumento del suicidio, tienen familia, la gran mayoría gana poco, miren los informales son 38 millones en Brasil, que perdieron en promedio el 20% del poder adquistivo. No podemos enfocarnos solo en las consecuencias del virus, pero la vida continua, Brasil tiene que producir, hay que poner la economía a circular. Me cuestionaron con eso de que la economía se recupera una vida no. Eso no es una verdad absoluta”, afirmó, para luego señalar que las crisis económicas provocan otro tipos de muertes.

A las 12:25  de la tarde, doce minutos después de comenzada la transmisión,  el periodista de la Iglesia Universal le dijo al presidente que la audiencia se estaba renovando, por lo que le pidió si podía comenzar de nuevo a contar la historia, Bolsonaro la repitió, después los periodistas repitieron la primera secuencia de preguntas, cómo fue la noticia, para después la CNN preguntarle por el aislamiento y la primera dama. Bolsonaro dijo no saber si Michelle se hizo el test. Raro. El periodista de Record fue quien dio por cerrada la conferencia, indicando que la suya sería la última pregunta porque le estaban pidiendo terminar la transmisión”. Bolsonaro se despidió pidiéndoles que se alejen, se sacó el barbijo a más de un metro y retrocediendo dijo que está bien. Se dirijió a los menores de la edad de riesgo para decirles: “si se contagian quédense tranquilos porque la posibilidad de algo más grave es casi cero”, finalizó.

Un promotor de laboratorios

Durante su conferencia de prensa Bolsonaro anunció que enviaría 40.000 dosis de cloroquina a Porto Seguro. Pasadas las 17 hs Bolsonaro difundió un video en Facebook mostrándose tomando un remedio. "Estoy tomando la tercera dosis de hidroxicloroquina - dijo y largó una risa chabacana. Me estoy sintiendo bien, estuve mas o menos el domingo, mal el lunes, hoy martes estoy mejor que el sábado, con toda seguridad está funcionando. Sabemos que existen otros remedios que pueden ayudar a combatir el coronoavirus, sabemos que ninguno tiene su eficacia científicamente comprobada, pero soy otra persona a la que le está funcionando. Yo confío en la hidroxicloroquina ¿Y vos?", terminó el mensaje el presidente.