fbpx El fin de una era: Netflix cobrará un extra a quienes compartan la cuenta | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 23.07.2022
El fin de una era: Netflix cobrará un extra a quienes compartan la cuenta

En medio de una pérdida récord de más de un millón de suscriptores, Netflix toma nuevas medidas buscando aumentar sus ingresos. Agencia Paco Urondo dialogó con Santiago Marino, magíster en Comunicación y Cultura, sobre las implicancias de esta decisión.

Por Agustín Mina

Netflix se desangra hace ya un tiempo, con pérdidas de suscriptores que alcanzan el millón de personas. El mercado de las plataformas de streaming, alguna vez monopólico, se convirtió en una arena de competencia feroz. Donde antes había sólo una plataforma que englobaba todos los contenidos, hoy existen al menos cinco grandes que se disputan el bolsillo y la atención de los usuarios. Si a esto le sumamos que Netflix es, al menos en nuestro país, por lejos la opción más cara de todas— con lo que vale la suscripción de mayor valor se podría contratar a toda la competencia— y la única con variedad de planes que incluyen pantallas o calidades de vídeo distintas, no es muy difícil imaginar que la oferta es poco atractiva. Como si esto fuera poco, Netflix viene aumentando sus precios en todo el mundo, mientras que los usuarios se quejan de una baja en la calidad del contenido en pos de una mayor cantidad. 

Para rematar esta situación, no sólo existen plataformas más baratas, como HBO Max, Amazon Prime Video, Star+ o Disney+, que en ocasiones vienen incluidas o con descuento en algún plan de cable o internet, sino también opciones gratuitas, legales y otras ilegales, es decir, piratas. Pluto TV, Vix, Legalmente gratis, UN3 TV, Contar y Cinear son algunas de las opciones gratuitas. Por el lado de la piratería, Stremio facilita mucho las cosas para aquellos usuarios y usuarias menos familiarizados con la búsqueda de torrents y subtítulos.  

 

Netflix y una caída en picada

Con los números que dio la compañía a sus inversores en el trimestre pasado, que daban un saldo a pérdida de alrededor de 200 mil usuarios, y una proyección de pérdida mucho mayor para los meses siguientes, era necesario tomar medidas para controlar la situación. Circulaban distintos rumores, algunos a raíz de distintas pruebas que la empresa realizó en otros países: planes con anunciosconfirmados para el año que viene— y la amenaza de que se pondrían más estrictos con el uso compartido de cuentas eran los más fuertes. Netflix reconoce públicamente que ese es, según creen, su mayor problema en este momento. Se sospecha que alrededor de 100 millones de hogares comparten su cuenta en todo el mundo. De ser así, esto representaría un número importante, teniendo en cuenta que a principios de este año contaban con 221 millones de suscriptores en total.

En este contexto, Netflix anunció finalmente esta semana que comenzará a regular más estrictamente los hogares en donde funcionan las cuentas. El reporte de que la empresa perdió un millón de suscriptores en el segundo trimestre de 2022— cuando esperaba el doble— vino acompañado de anuncios para la región. “Analizamos cuidadosamente distintas posibilidades para que quienes quieran compartir su cuenta puedan hacerlo pagando un cargo adicional”, reza el comunicado oficial. A partir del 22 de agosto, los usuarios de Argentina, El Salvador, Guatemala, Honduras y la República Dominicana “podrán” pagar por un hogar “extra” en su cuenta, por el valor de $219 (sin impuestos). Estos hogares tampoco son ilimitados, los miembros del plan básico pueden agregar una casa extra, los del plan estándar hasta dos casas extras y los del plan premium hasta tres casas extras.

El comunicado de Netflix es, quizá de manera intencional, vago sobre diversas cuestiones. En un mail enviado a sus suscriptores detalla que, por ejemplo, podremos usar Netflix en un televisor fuera de nuestro hogar durante hasta dos semanas, una vez al año, una vez por ubicación. Siguiendo esa lógica, sólo nos podríamos ir de vacaciones una vez al año, hasta dos semanas y nunca repetir el lugar, de lo contrario, no podríamos ver Netflix en el televisor. Este es sólo un ejemplo de los problemas que podría traer a futuro esta medida para los usuarios, incluso a aquellos que usen el servicio por el que están pagando. En medio de una crisis económica para el mundo y de suscriptores para la plataforma, tomar medidas anti-usuario no parece la idea más brillante. Sin embargo, el éxito o no de la medida, así como los problemas que podría traer aparejados, aún están por verse.   

Para entender un poco más de qué se trata todo esto y qué significa para los usuarios, Agencia Paco Urondo dialogó con Santiago Marino, Doctor en Ciencias Sociales, Magíster en Comunicación y Cultura y Licenciado en Ciencias de la Comunicación (FSOC-UBA).

 

Agencia Paco Urondo: ¿Qué piensa de la aplicabilidad práctica de la medida de Netflix? ¿Es viable? ¿Es “legal”? ¿Hay posibilidad de que interfiera el Estado, a través de ENACOM por ejemplo?

Santiago Marino: Sí, es aplicable y viable. Netflix conoce hace tiempo las IP de los dispositivos con los que se conectan los clientes, conoce los IP de los módem y donde están ubicados. Además es legal, sí, porque es un acuerdo entre privados que los clientes aceptan al contratar el servicio. No hay posibilidad de que interfiera el Estado porque en nuestro país las plataformas audiovisuales no están reguladas, en ningún aspecto.

APU: Si los dispositivos móviles (tablets, teléfonos, notebooks, etc) no están alcanzados por la medida, ¿qué evita que yo vea en otro hogar con uno de esos dispositivos? Incluso conectado a un televisor o un monitor.

S.M: Nada evita que cada cliente use su cuenta en otros hogares a través de algún dispositivo móvil. No es eso lo que les preocupa, sino el uso cotidiano de una cuenta en distintos hogares.

APU: ¿Por qué cree que esta medida se toma en un grupo de países, en líneas generales de bajos ingresos, en lugar de ser universal o aplicada a países del primer mundo?

S.M: Netflix está tratando de adaptar su modelo de negocios a una situación crítica en términos económicos, por eso busca incorporar nuevas fuentes de ingreso. En algunos países ya incorporó la presencia de publicidad, en otros opta por desarrollar esta estrategia de cobrar extra por la cantidad de hogares. No conozco los argumentos para que los países donde elige aplicar la medida sean estos y no otros, pero sí me parece razonable que no sea una medida universal. Si la medida falla, si pierde muchos clientes, pierde sólo en algunos países. Si la medida resulta exitosa, en cambio, puede ir propagándose a otros.

APU: ¿Cree que esto podría llegar a ser adoptado por otras empresas? 

S.M: Todas las empresas que tienen plataformas que desarrollan la prestación de servicios y producción de contenidos audiovisuales para ser consumidos a demanda como Netflix están tanteando sus modelos de negocios frente a la dinámica de la vida cotidiana, de los usos de dispositivos, de la tecnología, etc. Otras empresas tomarán o no esta medida, o similares, de acuerdo a sus necesidades, demandas, al éxito que tenga Netflix con esta medida y a sus modelos de negocio específicos.

APU: ¿Considera que esta medida va a servirles para recaudar más o sólo aceleran la pérdida de suscriptores? Sobre todo en nuestro contexto particular, pero también el del resto del mundo.

S.M: Esta medida va a generar que Netflix sea mucho menos competitivo en el mercado de plataformas, por ejemplo en Argentina, dado que va a ser mucho más costosa que sus competidores. Si a eso le sumamos que su rasgo distintivo no son los contenidos originales, es decir, la pregunta de porqué tienen Netflix los que lo tienen no es mayormente respondida haciendo referencia a sus contenidos originales, y pensando además que internet es compartir y que una de las razones que volvió Netflix a Netflix fue poder compartir la cuenta, es esperable que esto tenga efectos negativos.