fbpx Represión a trabajadores de prensa: Violencia es mentir | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 19.12.2017
Represión a trabajadores de prensa: Violencia es mentir

"Macri se lamentó por la violencia contra las fuerzas de seguridad y olvidó la violencia que instaló con la militarización del Congreso nunca vista en los sucesivos gobiernos desde la vuelta de la democracia". Por Fernando Latrille.

Por Fernando Latrille

El Presidente en conferencia de prensa se lamentó por la violencia contra las fuerzas de seguridad y olvidó la violencia que instaló su gobierno con la militarización del Congreso nunca visto en los sucesivos gobiernos desde la vuelta de la democracia por la ley que esquilmó los haberes previsionales que fue resistida por el pueblo argentino con la movilización de organizaciones sociales y sindicales por la tarde y por la noche con cacerolazos espontáneos que se hicieron sentir en Buenos Aires como en otras ciudades del país ante el brutal ajuste.

Macri pidió que se respete a las fuerzas de seguridad, pero no habló de la represión de las fuerzas contra los trabajadores de prensa. El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) no se olvidó de lo que Macri ocultó en su acting donde nuevamente expresó “queremos vivir en paz”, pidiendo a los esquilmados que se queden impávidos ante la transferencia de recursos de los que menos tienen a los que más tienen, obedeciendo su plan a las recetas de ajuste propuesta por el FMI.

“En la Plaza de los Dos Congresos, antes de que comenzara la represión, una compañera fue atropellada en plena Avenida de Mayo cuando varias motos y un patrullero de la Policía Federal pasaron a toda velocidad entre los manifestantes”, informó el SiPreBA y añadió de quien se trataba, “Suyai Serrano, trabajadora del archivo periodístico de la agencia Télam, que debió ser asistida”. “Las balas de goma disparadas por las fuerzas represivas en todo el microcentro tuvieron otra vez como blanco predilecto a las y los trabajadores de prensa”, remarcó el gremio.

SiPreBA enumeró a las víctimas de la represión: “Juan Pablo Barrientos, fotógrafo de la revista Cítrica, recibió más de veinte balazos de goma. Agustín Gulman, periodista del portal Big Bang News, recibió cinco balazos a quemarropa. Cuatro reporteros gráficos de Página/12 terminaron heridos. Adrián Pérez recibió tres balazos de goma”.

El listado registrado por el gremio y que Macri obvió en su conferencia se completa con Gonzalo Martínez que recibió balazos en un brazo y un tobillo. Bernardino Avila, a quien por un golpe en la cabeza debieron suturarlo con cinco puntos. Leandro Teysseire, que ya había sido baleado el jueves pasado, terminó con un profundo corte en la cara. A Silvina Rouvier, camarógrafa del portal La García, la policía le voló un diente de un perdigonazo.

El Sindicato de los trabajadores de prensa evidenció y puntualizó la represión del operativo montado por el gobierno que lejos estuvo de garantizar el trabajo de los profesionales que recibieron por parte de las fuerzas de la policía el atropello que también sufrieron los demás ciudadanos de pie que se manifestaron como el hombre mayor reprimido del que Macri tampoco habló cuando se refirió a la violencia.

“También fueron heridos por balas de goma de policías y gendarmes la fotógrafa Bárbara Leiva, del portal Notas; Ignacio Petunchi, fotógrafo del diario Ambito Financiero; Matías Castelli, cronista de Telefé; Mariano Rinaldi, de Radio Latina; Julio Rodríguez, de Radio 10, y Nacho Levy, de La Garganta Poderosa”, notificó SiPreBA continuando con “Lucas Molinari, intgrante de Radio Gráfica, recibió una balazo de goma sobre un ojo”.

En la extensa lista de las víctima de la represión se encuentran también “Sebastián Hacher, editor de Cosecha Roja, fue herido en la cabeza; Ayelen Rodríguez, fotoperiodista colaboradora de Marcha Noticias y Stephanie Malen Zambrano, fotoperiodista del colectivo de fotógrafxs Fuenteovejuna recibió 6 balazos de goma”, mientras que los trabajadores “Adrián Escandar, Fernando Soriano, Lihuel Althabe y Thomas Khazki de Infobae sufrieron en carne propia los gases lacrimógenos y distinto tipo de agresiones”.

Pero no solamente las agresiones formaron parte de la represión desatada por las fuerzas de inseguridad sino que también se continuó con las detenciones arbitrarias realizadas de “Diego Murrone, Francisco Scarzella, Lorena Sfeir y Luna Lillo, todos de FM La Patriada; de Gustavo Figueredo, trabajador gráfico del Diario Popular, y un compañero de la Cooperativa Gráfica del Pueblo”.

Al finalizar el comunicado de SiPreBA destaca que “una vez más, reiteramos nuestro rechazo a todo tipo de represión, que en el día de la fecha derivó en heridas graves no sólo de trabajadores de prensa sino de cientos de personas que se manifestaron”, para destacar luego casos particularmente grave producto de la represión policial que Macri decidió no ver como “los de Horacio Ramos, miembro del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Roberto Álvarez del Partido Obrero y Daniel Nievas, trabajador de Astilleros Río Santiago, quienes perdieron un ojo al recibir impactos de balas de goma disparados a corta distancia por las fuerzas de seguridad”.

De esa violencia producto de un Congreso militarizado para esquilmar jubilados no hizo mención Macri y hay quienes todavía sostienen ese discurso oficial de posverdad al que ayer marchas y cacerolazos en gran parte del país decidieron no respetar porque no hay lugar para creer que el recorte “es inevitable” como sostuvieron. Sin embargo hay quienes festejan el discurso del opresor como lo hizo el dueño y comunicador de una emisora local en Ramallo, Daniel Algasibiur que escribió en su cuenta de facebook “Felicitaciones Policía de la Ciudad y Policía Federal heridos y agotados defendieron la democracia. Aplausos”.