fbpx Colombia: elección histórica, cambio o continuismo | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 19.06.2022
Colombia: elección histórica, cambio o continuismo

El pueblo colombiano decide este domingo, en segunda vuelta, su próximo gobierno. Décadas de historia explican lo que se pone en juego en esta elección.

Por Carlos Iaquinandi Castro (*)

Este domingo el pueblo colombiano decidirá en segunda vuelta su próximo gobierno. En la primera, ganó Gustavo Petro, 62 años, economista, con 8,54 millones de votos. Quien se suponía era su principal rival, el continuista Fico Gutiérrez tuvo 5,06. Y Rodolfo Hernández, 77 años, empresario de la construcción, millonario y que hizo campaña desde Tik Tok, logró colocarse en segundo lugar con casi 6 millones de votos y así -sorpresivamente- pasó a la segunda vuelta.

El “uribismo” anunció de inmediato que votará a Hernández. El “Pacto Histórico”, las fuerzas que impulsaron a Petro, representan una opción de izquierda social demócrata que nunca pudo gobernar.

Siempre que se dio esa posibilidad, hubo magnicidios y fraudes. El punto de partida de la violencia en Colombia en el siglo pasado fue el asesinato en 1948 del líder liberal Jorge Gaitán, pocos meses después de haber ganado los comicios parlamentarios. Eso dio origen a la revuelta popular conocida como “El Bogotazo”, sofocada por la represión del gobierno conservador de entonces.

Desde ese magnicidio, Colombia ha tenido modelos económicos que acentúan la desigualdad y que han generado distintas formas de protesta y disconformidad por las mayorías sociales afectadas.

El surgimiento de la guerrilla

En los años 60 comenzaron a operar fuerzas guerrilleras. La principal fueron las FARC que llegaron a controlar varias zonas del país, particularmente en áreas rurales.

En 2002 el gobierno del conservador Álvaro Uribe militarizó Colombia e inició una represión que incluyó asesinatos llamados “falsos positivos”.

Se comprobó que se trataba de civiles secuestrados en zonas rurales o indígenas y ejecutados para poder cobrar las recompensas oficiales. El uribismo tenía vínculos con sectores empresariales y, según denuncias, también con el narcotráfico, que en esos años se incrementó en Colombia.

Uribe permite la instalación de bases militares de EEUU

Uribe, con esa excusa, autorizó a Estados Unidos la instalación de siete bases militares en distintos puntos del país, personal y armamento. Esos equipos, incluyendo los tecnológicos, se utilizaron para combatir a la guerrilla.

Paradójicamente el narcotráfico aumentó. Y años después llegaron las denuncias que vinculaban a Uribe con los cárteles mexicanos y con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) un grupo operativo de ultraderecha que cometió numerosos crímenes contra líderes sociales e indígenas.

Salvatore Mancuso, narcotraficante y paramilitar, llegó a declarar que “el 35% de los congresistas eran amigos y próximos a las AUC”. A esa organización se le atribuyen miles de víctimas, entre ellos líderes vecinales y campesinos. Uribe gobernó por dos mandatos hasta 2010.

Su ministro de defensa toma el relevo

A Uribe le sucedió Juan Manuel Santos, su ministro de Defensa, que gobernó otros 8 años, como su predecesor.

Durante su mandato se mantuvieron contactos para un Acuerdo de Paz con la guerrilla. Recién se pudo concretar en el 2016. Se desmovilizaron la mayoría de los grupos rebeldes.

Eso no impidió que los paramilitares siguieran matando. Solo el año pasado, ya bajo el mandato del nuevo presidente Iván Duque -continuista del uribismo- fueron cometidas varias masacres con 171 muertos, de ellos 44 firmantes de los Acuerdos de Paz.

Estas víctimas se suman a las provocadas por el conflicto armado, estimadas en 250.000 colombianos. En los últimos años, el gobierno de Duque reprimió duramente protestas populares a lo largo y a lo ancho del país, cuando intentó aplicar una reforma tributaria regresiva “recomendada” por el FMI.

El paramilitarismo tampoco se detuvo

En operaciones ilegales han sido asesinados 350 desmovilizados de las guerrillas de las FARC.

El acuerdo garantizaba precisamente el respeto a la vida y al derecho a participar en política.

Colombia padece una crisis humanitaria que ya lleva décadas, con millones de desplazados internos y emigrados. La pandemia fue sentida por la gente como una expresión de la desigualdad que carcome a la sociedad colombiana: esa desigualdad es histórica, estructural. Duque tiene un alto índice de impopularidad en las encuestas.

Y ahora, la posibilidad de votar

Este es el marco de los comicios que definirán quien gobernará Colombia. Elecciones condicionadas por un gobierno que no esconde su parcialidad, al igual que gran parte de los medios de comunicación, en especial los canales de TV y los “grandes diarios”.

La campaña ha sido atípica, porque el empresario -al que definen como “el Trump colombiano”- evitó actos públicos y siguiendo los consejos de sus asesores de imagen se maneja con las redes y con apariciones breves y programadas ante los medios.

Ha rechazado la posibilidad de un debate con Petro y se ha manejado con frases sueltas, como las que se refieren a la mujer, "que debe estar en su casa y no en cargos públicos o trabajando". 

Solo llega a los votantes a través de Tik Tok, desde donde hizo la campaña de la primera vuelta. Promete terminar con la corrupción, pero él mismo está imputado por varios escándalos como alcalde y está citado en un juicio que se realizará el 21 de julio sobre el cobro por su hijo de una comisión millonaria.

Y puesto a prometer, dijo que “si él gana, ningún colombiano quedará sin conocer el mar”.

La opción que intenta desmontar el poder de la derecha.

Petro ha hecho público su programa y respondido todas las preguntas de los periodistas. Tiene trayectoria como alcalde de Bogotá y años de parlamentario.

Lleva como candidata a vice a la activista y abogada afrocolombiana Francia Márquez, que impuso su frase: “Vamos de la resistencia al poder, hasta que la dignidad se haga costumbre". 

Petro afirma que convocará a un Acuerdo Nacional que permita un cambio real en Colombia. Propone medidas sociales que reduzcan la profunda desigualdad.

Modificará la fiscalidad, que se basa en los impuestos indirectos, y que son insuficientes para cubrir el gasto público. Tiene planes para potenciar la educación y la sanidad públicas.

Se siente capaz para hacer una reestructuración de las Fuerzas Armadas, un capítulo difícil si se tiene en cuenta que en las últimas décadas han actuado en respaldo de los gobiernos conservadores y tienen causas judiciales por acciones represivas criminales. Human Rights Watch considera que los “paramilitares” han sido un componente del bloque de poder en las últimas décadas.

Petro ha dicho que los organismos de control electoral no son fiables y que tendrán sus propios equipos para supervisar. Al parecer, nadie se ha sentido ofendido por esta afirmación.

El destino de los colombianos está en sus votos, en que el proceso sea “normal” y en que se respeten sus resultados. Ojalá sea así. Las mayorías sociales de Colombia lo merecen.

(*) Por el Servicio de Prensa Alternativo (Serpal).