fbpx Salta: ¿Y si el software de las máquinas del voto electrónico que se filtró es el oficial? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 31.08.2017
Salta: ¿Y si el software de las máquinas del voto electrónico que se filtró es el oficial?

El especialista en software libre Vladimir Di Fiore reflexiona sobre la filtración ocurrida esta semana. Ni la empresa responsable ni la Justicia provincial dieron certezas. Con el mismo sistema se votará en octubre. 

Por Vladimir Di Fiore*

Esta vez el voto electrónico fue noticia por la filtración del supuesto código que controla las máquinas de votación de MSA que se utilizan en Salta.

Los archivos fueron difundidos por un "hacktivista" desde su cuenta de twitter y rápidamente comenzaron a circular entre expertos y simples curiosos. De momento, MSA, la empresa detrás del producto Vot.Ar, no ha emitido ningún tipo de comunicado para aclarar la situación. De hecho desde la agencia de noticias Télam informan que todos sus intentos por contactarlos fueron infructuosos. ¿No les interesa aclarar si el sistema fue afectado o no? 

Por su lado, el Poder Judicial de Salta salió a negar toda posibilidad de que se haya filtrado el código... Sí, el mismo código que está circulando por varios sitios especializados. Todo esto suena gracioso si no fuera que estamos hablando de quienes tienen la responsabilidad, entre otras cosas, de garantizar la seguridad del proceso electoral.

Debido a que la empresa mantiene el secreto sobre la versión de software utilizada en la última elección no hay forma de saber si el código filtrado es el que se utilizó en las PASO, lo único que se puede verificar es si la filtración es igual o distinta a otras filtraciones. 

Una vez más considero oportuno recordar que no hay nada más frágil que la llamada seguridad por oscurantismo: vale decir, que toda la seguridad de un sistema pase porque nadie pueda auditar ni saber qué solución tecnológica se está utilizando.

Esta filtración, sumada a varias otras que se conocieron tiempo atrás, viene a sumarse a una suerte de librería pública de la que se sirven no pocos especialistas a la hora de realizar pruebas. Claro está que ésta no es la mejor forma, ni mucho menos la solicitada por las y los especialistas: prácticamente es la única posible ante la no publicación del código fuente.

Una vez más, la realidad deja al descubierto lo frágil que es la seguridad del voto electrónico. Todo esto a un mes de que el sistema se vuelva a utilizar en Salta. 

* Especialista en software libre