fbpx Mariano Abrevaya Dios: el macrismo como herida y territorio poético | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Fractura //// 27.12.2020
Mariano Abrevaya Dios: el macrismo como herida y territorio poético

Los des años es el último libro del escritor y fue publicado por Qeja: la poesía se afirma como lugar en el que se instala el lenguaje. Una nueva faceta del autor de la novela El predicador invisible

Por Boris Katunaric

El último libro del escritor Mariano Abrevaya Dios publicado por Qeja viene a traernos una nueva faceta del autor con el que tuvimos el agrado de conversar sobre su novela El predicador invisible. En este caso la poesía se afirma como lugar en el que se instala el lenguaje.

Desde la tapa del libro, a través de la foto de Juana Ferroni, en Los des años, podemos ver la ruina de un territorio conocido. Un Congreso de la Nación que fue parte de una batalla campal, las vallas y las sombras en las personas que la habitan.

Los des años - Mariano Abrevaya Dios - Qeja EdicionesTrabajar en ese territorio, el del macrismo como herida, merece ser narrado sobre todo porque no ha llegado a cicatrizar casi nada, a un año de la asunción de Alberto Fernández y con una pandemia a nivel mundial, aún es muy poco el trabajo que se pudo realizar para poder reparar tanto daño. Por eso, para las personas y sociedades heridas es indispensable mostrar, narrar, eso que aparentemente no curará jamás.

Mariano Abrevaya Dios trabaja ese territorio donde las miserias políticas y económicas, la impunidad y la injusticia estuvieron a la orden del día durante cuatro larguísimos años.

Estos 23 poemas numerados configuran una narrativa de ese proceso doloroso, angustiante y empobrecedor que fue el macrismo.

“los mercenarios apuntan

su dedo inquisidor

sus ríos de tinta

sus hilos de twitter

sobre las montañas de basura”

Pero, luego de narrar todas las miserias, incluyendo la desaparición de Santiago Maldonado, Julián Axat, en el prólogo del libro, nos da un anzuelo esperanzador: hablamos del apotegma Gelmaniano, “toda poesía es hostil al capitalismo”, mientras haya poesía habrá esperanza. Y agrega “pues a la larga la poesía del pensamiento devora a la policía del pensamiento”.