fbpx Alejandra Correa: “Hay una lengua que es la del afecto que va renombrando las cosas” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Fractura //// 29.08.2020
Alejandra Correa: “Hay una lengua que es la del afecto que va renombrando las cosas”

La poeta Alejandra Correa acaba de publicar El nombre verdadero en coedición con La gran Nilson y Ediciones de la terraza. Un libro para infancias que trae los perfumes de la niñez en casa del abuelo en el interior uruguayo.

Por Boris Katunaric

Fractura, suplemento literario de APU, dialogó con la poeta Alejandra Correa que acaba de publicar El nombre verdadero en coedición con La gran Nilson y Ediciones de la terraza. Un libro para infancias que traen los perfumes de la niñez en casa del abuelo en el interior uruguayo.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo fue que llegaste a la idea de hacer un libro sobre tu abuelo? ¿Cómo fueron llegando esos poemas?

Alejandra Correa: Es bastante complicado decir cuál fue el origen de un libro. De todas las ideas que a una se le van ocurriendo para escribir hay alguna que sobrevive a las inclemencias del tiempo y se impone. Es como dice la poeta Denise Levertov, hay una música interior que se va empezando a hacer consciente en esa charla que alguien que escribe poesía tiene dentro de su cabeza. Eso se fue imponiendo, apareció la voz de esa niña que recupera momentos con su abuelo y se fue escribiendo al pasar los días. Después, cuando estuvo medianamente terminado, sucede que una como poeta dice va o no va. Ahí estaría la fe que uno le pone al asunto, poder llevarlo adelante, visualizarlo como libro, pensar que vale la pena publicarlo. Hay toda una cuestión del convencimiento, de la esperanza que una le va poniendo al libro. Y así nace, un día cualquiera.

APU: Es un libro para infancias en donde todo es muy alegre y bello, ¿es así que recordás tu infancia o los momentos con tu abuelo?

A.C.: Lamentablemente mi infancia no fue alegre o feliz como se puede apreciar en el libro. Por suerte, cuando escribimos, podemos recortar la realidad, reinventarla. Sí creo que que con el tiempo fui rescatando momentos de alegría pero no creo que haya sido una infancia feliz, todo lo contrario. Pero se ve que esa felicidad que tienen los niños naturalmente estaba en mí porque soy una persona alegre, no soy una persona bajón. Así que creo que algo sobrevivió y con eso escribí este libro. Sí era muy feliz cuando iba a la casa de mi abuelo, tal vez por eso este libro, como si tuviera que elegir un ligar donde fui feliz de niña, uno de esos lugares fue la casa de mi abuelo. Volver a esto de los olores y de las raíces y la relación con la tierra, con los animales, con las plantas. Para mí era todo algo cercano al paraíso, me encantaba ir, era otra casa que tenía del otro lado del río y se ve que ahí construí una suerte de refugio al que podía volver. Ahí mi abuelo y su mujer siempre me recibían con los brazos abiertos, iban a cocinar, a poner lo mejor de ellos para hacerme pasar unos días increíbles. Tan increíbles que los recordé en estos poemas.

Mi abuelo nació en un pueblo en un pueblo, ahora ciudad, que se llama Minas, a 120 Km de Montevideo, donde nacieron mis padres, mi hermano y yo. Nos mudamos cuando tendría tres o cuatro años a Buenos Aires producto de una crisis económica gigante que hubo en Uruguay y expulsó a muchísima gente para que busque trabajo y una vida digna. El libro para mí tenía mucho de la memoria de mi abuelo, volvíamos casi todos los veranos a Minas y volvía a alguna capa de mi memoria infantil. Es un lugar con sierras entonces tenía un olor y después estaba la casa de mi abuelo que era como un paraíso donde todavía existía lo artesanal y existía una forma de hacer las cosas a mano, tenía su huerta, su jardín, hacía sus dulces, hacía su propio vino.  Todo eso era un mundo completamente desconocido a la vida que llevábamos en Buenos Aires.

APU: En el título y a lo largo del libro, recorrés la idea de los nombres de las cosas, contanos por qué.

A.C.: Creo que hay una lengua que es la del afecto, del amor que va renombrando las cosas, le va encontrando el verdadero nombre. Por eso el libro rescata esa idea de poder rebautizar el mundo con la de idea de habitarlo, de poder ponerle nombres propios. En el libro el abuelo es el encargado de transmitirle a su nieta que las cosas ya tienen en su alma un nombre y el tiempo lo único que hace es mostrarlo. Por eso dice el abuelo que a las personas le ponemos sobre nombres y a las cosas, cuando recién estamos aprendiendo a hablar, le ponemos nombres diferentes. Los niños cuando nombran algo por primera vez, un color o un objeto, le van poniendo diferentes nombres. Ese es el nombre verdadero, el que surge de la necesidad de fundar de nuevo la lengua. Creo que eso está totalmente relacionado con el amor que transmiten, en un entorno de la infancia, las personas que están alrededor. En ese sentido el nombre verdadero sería entonces el nombre que tiene las cosas cuando se las ve con los ojos del afecto, del amor.

APU: Contanos de las ilustraciones de Matías Acosta para el libro, ¿cómo llegaron?

A.C.: Matías Acosta es un ilustrador que también nació en Uruguay, en Paysandú. Vive en Buenos Aires desde 2014. Lo conocí aquí en Uruguay sobre todo por su trabajo, tiene un montón de libros ilustrados muy hermosos. Cuando pensamos con las editoras quién iba a ilustrar este libro a mí enseguida se me apareció la respuesta, que era Matías. Me comuniqué con él y le encantó el libro y se puso a dibujar y enseguida encontró las imágenes. Lo más increíble de todo es que cuando me mandó la primera ilustración de mi abuelo, cuando vi que estaba andando en bicicleta para mí era exactamente igual porque lo dibujó narigón, pelado, con lentes, medio petiso, ninguna de esas cuatro cosas están en el libro y cuando vi la ilustración dije “pero si es mi abuelo”. Él pudo de alguna manera captar eso. Después le mandé las fotos de mi abuelo y si, era muy parecido.

Creo que son unas ilustraciones muy delicadas, como todo lo que hace Matías, sutiles, que le dejan espacio a lo poético, que crean y apoyan y potencian los poemas. También fue muy lindo que fuera un uruguayo también quien lo hiciera porque el también vio la vida del interior de los pueblos de Uruguay. Conectamos enseguida con esa esencia.

APU: El libro es de descarga libre, pero solicitás la colaboración de los lectores a algunas instituciones. ¿Por qué decidiste hacerlo de esa manera?

A.C.: Debido a la época que estamos transitando no pudimos publicarlo en papel, aunque no quise dejar de hacerlo. Era un homenaje a mi abuelo que tenía pendiente hace unos cuantos años. Algo de la resonancia del Covid y las personas mayores me trajo a la realidad, una suerte de conexión sobre los abuelos y estar encerrado y demás, me trajo la idea de que tenía que publicar este libro.

Lo hicimos en La gran Nilson que es una editorial independiente que tenemos con Julia Magistratti y nació justamente con la idea de publicar a una y otra orilla del Río de la Plata así que al ser dos uruguayos se completaba en este caso. Luego se nos ocurrió asociarnos con Ediciones de la terraza que también es una editorial independiente de Córdoba. Tanto Matías como yo tenemos publicados libros con ellos. Se nos ocurrió que era un momento interesante para hacer alianzas. Luego, a mí me pareció que, si bien toda la gente podría bajar el libro, al ser una novedad, se nos ocurrió probar pedir que quién pudiera donase lo que pudiese a dos instituciones muy poderosas que sabíamos que trabajaban muy bien y que todas trabajaban con familias y con niñes.  

 

Para descargar el libro hacé click acá.

Te pedimos que, al bajar el libro, dejes una colaboración para alguna de estas instituciones que trabajan con chicxs, jóvenes y familias.

*Asociación Civil Barriletes: De la ciudad de Paraná /Entre Ríos, es una organización social con una revista de calle mensual que se constituyó como una salida laboral y solidaria para jóvenes y familias. Revista Barriletes, Radio Comunitaria Barriletes, Biblioteca Esos otros mundos, talleres con infancias / barriletes.org.ar

Banco Credicop – CBU 1910145555014559707664

*Asociación Civil Isauro Arancibia: Somos un Movimiento Pedagógico que trabaja diariamente con más de 300 niñas, niños, jóvenes y adultos en SITUACIÓN DE CALLE, desarrollando acciones tendientes a la restitución y promoción de los derechos vulnerados y brindando herramientas y oportunidades para la construcción de proyectos de vida dignos y saludables.

https://www.facebook.com/asociacioncivilisauroarancibia/

Bco Ciudad. Cta cte. 2463/9 – CUIT 30712136274, CBU 0290052000000000246396