fbpx 11-S: el punto de inflexión | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 11.09.2021
11-S: el punto de inflexión

"Hoy nuestros ciudadanos, nuestra forma de vida y nuestra libertad fueron atacadas”. Esa es la frase inaugural con la que George W. Bush se dirige al interior de las casas de millones de estadounidenses tras el ataque terrorista que marcó un punto de inflexión en la política mundial. Por los próximos 20 años: Al-Qaeda, Osama bin Laden, Afganistán e Irak iban a ocupar un lugar central en la agenda público-mediática y a cambiar radicalmente la manera en la que percibimos el mundo.

Por Manuela Bares Peralta

Hay una autocrítica ensayada que se repite: exorcizar las versiones oficiales y mediatizar la autocrítica, lo hacen los documentales, también los crime-shows. Punto de Inflexión: el 11-S y la guerra contra el terrorismo es un poco eso, una mirada amplificada e histórica, un archivo de contradicciones, falencias y gestualidades, que comenzó a gestarse en 1979, en plena Guerra Fría, con la ocupación de la Unión Soviética en Afganistán hasta el día de hoy, con el ascenso de los talibanes al poder.

En esta docuserie, Brian Knappenberger narra de forma detallada y metodológica la tragedia, pero también los errores y cómo el “sueño liberal” aniquiló cualquier existencia que lo pusiera en jaque. A su vez, construye una cronología sobre la guerra más larga y costosa del siglo, la inestabilidad que causó en Oriente y la propia interpretación que hizo Estados Unidos sobre los alcances y límites de su propia democracia.

La propuesta de Netflix hace revisionismo histórico con poder visual y testimonial a través de las voces de víctimas y familiares, pero también de comandantes, soldados, bomberos, ex funcionarios y líderes. En ese acordeón de voces se edifica una época y una forma de hacer política que nació y se desvaneció después de la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Un documental que deja ver todas las grietas y el dolor de la tragedia, permitiéndonos entender cómo operó el consenso social y político a uno de los períodos más convulsionados para Medio Oriente, tomando partido, haciendo autocrítica, ampliando los márgenes para que no quede nada por contar.