fbpx Denuncian a la policía bonaerense por un caso de gatillo fácil en Azul
Violencia Institucional //// 21.05.2015
Denuncian a la policía bonaerense por un caso de gatillo fácil en Azul

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Azul denunció el caso como "una pena de muerte encubierta". El abogado que tuvo acceso al expediente sostuvo: "Se trata de un caso típico de gatillo fácil, donde no había necesidad de disparar para reducir a la víctima.”

Por Santiago Asorey
Roberto “Tato” Vargas de 39 años fue asesinado de 4 disparos por la policía bonaerense de Azul el sábado 9 de mayo pasado. Los disparos fueron de arriba hacia abajo, con entrada y salida, exceptuando uno. Lo que fortalece la tesis de la modalidad de fusilamiento. A pesar de que Vargas era rengo, y tenía la visión disminuida a un solo ojo, los policías dispararon más de 9 veces. La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de la ciudad de Azul denunció que la policía bonaerense aplicó la pena de muerte encubierta en un presunto enfrentamiento.
A pesar de no poder correr por su discapacidad física, y de la brutalidad de la muerte, el subcomisario Mariano Martín, titular de la comisaria primera, desestimó las denuncias, restándole importancia al hecho de gatillo fácil y justificando el acto criminal del accionar policial: “porque era un delincuente”. A pesar de que la familia desea constituirse como querellante, todavía no tuvo asistencia legal por parte de ninguno de los organismos estatales municipales o provinciales.
Al mismo tiempo que la APDH-Azul exigió que los jefes policiales dieran explicaciones ante el Ejecutivo y el Concejo Deliberante sobre los hechos ocurridos.
El asesinato de Vargas dejó a dos hijos de 13 y 16 años sin su padre. Fernando Wilheim, presidente de APDH Azul , manifestó: “Vargas estaba desocupado, había llevado una vida dura, estando en la cárcel amurada del capitalismo donde sólo obtuvo lo que esos lugares ofrecen: crueldad, sufrimiento y más dolor. Afuera, ninguna agencia del Estado lo pudo contener. Ni siquiera cobraba una pensión por discapacidad. Dicen que hacía pequeños robos, molestos para los vecinos”…Sobre el hecho agregó: “Tato y otras dos personas entraron a robar 100 pesos de un almacén, donde no lastimaron a nadie ni realizaron ningún disparo. Y de donde los sacaron corriendo a ladrillazos, violencia a la que no respondieron de ninguna manera.”