fbpx 20 años del crimen policial de Andrea Viera: “Seguimos exigiendo que se apruebe la ley contra la violencia institucional” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 30.05.2022
20 años del crimen policial de Andrea Viera: “Seguimos exigiendo que se apruebe la ley contra la violencia institucional”

El domingo 22 de mayo pasado se cumplió el aniversario n° 20 de los hechos de tortura y homicidio que tuvieron como víctima a la joven de 25 años, a manos de efectivos de la comisaría n°1 de Florencio Varela.

Por Juan Borges

El domingo 22 de mayo pasado se cumplió el aniversario n° 20 del asesinato de Andrea Viera a manos de los efectivos de la comisaría n°1 de Florencio Varela. En este marco, AGENCIA PACO URONDO dialogó con Eugenia Vázquez, hermana de la víctima, que realizo un balance de estos veinte años de lucha por justicia para su hermana.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Podría realizar un balance de estos veinte años de lucha?

Eugenia Vázquez: Fueron veinte años de lucha por justicia efectiva. La justicia aplicada para mi hermana es incompleta. Si bien llegamos a un quinto juicio, hay muy pocas condenas. Solamente dos cadenas perpetuas. Una de ellas fue para Marta Jorgelina Oviedo Salazar, la agente que puso sus manos en el cuello de Andrea cuando ya estaba en coma, si ella no la hubiera asfixiado de esa manera tal vez mi hermana hubiera sobrevivido a los golpes.

El médico forense testificó en el juicio que de no haber sido por ese ahogamiento en el cuello mi hermana Andrea hubiera sobrevivido. Por otra parte también celebramos la condena al torturador de la comisaría Marcelo Miguel Aquino, todos los que llegaban a ese lugar padecían a este señor que utilizaba los peores métodos. Fueron demasiados juicios y muy pocas condenas. Lamentablemente nuestros testigos sufrieron la violencia de esta gente violenta, Jorge Galván Plaza fue ejecutado de un balazo en la sien por haber testificado a nuestro favor. La familia de ese muchacho quedo destruida.

Al principio fue muy difícil. Cuando nuestro abogado nos dijo que era la primer mujer muerta por torturas en democracia, imaginé que la justicia iba a resolver por la gravedad del hecho, que a la hora del juicio, cada imputado/a tendría la perpetua. Y no. No fue así, había que salir a buscar a la Justicia, lo que yo no sabía, era para dónde salir, cual era ese camino.

APU: Usted acompaño otras luchas también ¿Cómo fueron esas experiencias?

E.V. : Yo, esperaba la perpetua para todos, estaba segura que sería así, y después de eso, ya con la justicia a favor, acompañaría otros casos, lamentablemente no fue así y empecé a acompañar otros casos en marchas, aniversarios, juicios, entregas de petitorios y juntarme con algunas madres, en cada una, encontraba una figura de mi madre y la madre de Andrea (mi mamá falleció 5 años antes que Andrea) y me hacía sentir muy bien, algunas madres muy mayor y yo todavía era muy joven y me sentía muy bien acompañarlas en sus reclamos

APU: ¿Cómo vivió este nuevo aniversario?

E.V.: En estos largos 20 años, pasaron muchas cosas, uno de nuestro abogado falleció, el Dr. Luis Valenga, también un hermano y una hermana, éramos ocho, quedamos cuatro, y toda nuestra lucha fue difícil en sus comienzos, no era fácil como ahora, había que golpear muchas puertas, no era fácil de que se abra.

APU: ¿Quiénes participaron del homenaje?

E.V.: Este aniversario n° 20, cayó un domingo, no quería cambiar de día, ni antes, ni después, y para mí, fue una gran sorpresa la presencia de muchos compañeras/os, nuestros abogados, funcionarios nacionales, provinciales y municipales, compañeros de SUTEBA, CTA, organizaciones sociales. Mi familia, que es el primer pilar de contención y fortaleza.  Ironizando un poco, todos los policías de rango, estaban todos afuera del destacamento policial, a un costado y en mi pensamiento era como apropiarnos un poco de esa comisaría por un rato

Seguimos exigiendo y reclamando la reforma judicial, policial y que se apruebe prontamente la ley contra la violencia institucional, la gran deuda de la democracia es: un Nunca Más en serio, porque hasta ahora, quedó en frases.