fbpx Traspaso de la Justicia: Un proyecto que pone en riesgo la integración y estabilidad de todo el fuero
Sindicales //// 23.11.2016
Traspaso de la Justicia: Un proyecto que pone en riesgo la integración y estabilidad de todo el fuero

La Comisión interna del Fuero del Trabajo de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) publicó un comunicado manifestándose en contra del traspaso de la justicia nacional a la porteña. Sus argumentos.

Comunicado
Luego de promulgada la Constitución de 1994, el congreso nacional sancionó la ley 24.588 que fijó los límites jurisdiccionales de la Ciudad de Buenos Aires, norma que se encuentra vigente.
Desde que asumió como jefe de gobierno en 2007, Mauricio Macri reclamó la transferencia de la Policía Federal, de la IGJ, del registro de la propiedad inmueble y de los fueros que componen la justicia nacional con asiento en la Capital Federal.
La decisión política de avanzar con el traspaso de la justicia nacional fue parte destacada del programa de gobierno que la Alianza Cambiemos expuso en su camino a la presidencia durante toda la campaña electoral y su triunfo abrió gestiones para su concreción. De manera que todos sabían que con Macri presidente teníamos traspaso.
De ahí, que los mismos técnicos que trabajaron con el Macrismo durante su gobierno en la Ciudad y que  estudiaron y planificaron los tiempos y la modalidad del traspaso son los que hoy ocupan el Ministerio de Justicia de la Nación.
La posición contraria al traspaso de parte de la Comisión Interna del Fuero fue claramente refrendada por los Cuerpos de Delegados de edificio en las asambleas previas a la multitudinaria movilización del pasado 6 de octubre a la CNAT y en  el nutrido acto del 26 de octubre frente al edificio de Lavalle 1268 que contó con la presencia de trabajadores de otros gremios y de todos los sectores contrarios al traspaso como el Encuentro Permanente en defensa del Fuero del Trabajo, la Asociación de Abogados laboralistas, la Asociación de Abogados de Buenos Aires,  la agrupación de Abogados de Trabajadores, la Asociación Latinoamericana de Jueces del Trabajo, el Encuentro de Abogados Independientes y la Agrupación Norberto Centeno, entre otros.
Inicialmente, el Gobierno buscó la vía parlamentaria impulsando la derogación de los arts. 8 y 10 de la ley 24.588 pero al chocar contra cierta resistencia ahora busca recuperar la iniciativa política con la firma de cinco convenios entre Nación y Ciudad.
En el caso del fuero del trabajo el convenio entre Ciudad y Nación, prevé la transferencia en un principio de 30 juzgados que al día de hoy se encuentran vacantes,  a saber: 6, 8, 12, 18, 22, 24, 25, 28, 30, 34, 37, 38, 39, 41, 44, 45, 46, 48, 49, 50, 53, 55, 57, 58, 65, 68, 74, 77, 78 y 79 más las seis vocalías vacantes de jueces de Cámara.
De concretarse, todas las causas en trámite en esos 30 juzgados serán transferidas a los restantes 50 que quedarán en la órbita nacional como juzgados “residuales” y a los cuales se les eximirá del sorteo de nuevos expedientes. Todas las causas serán sorteadas de ahí en más en los 30 juzgados transferidos.No está claro cuál será entonces la competencia de esos juzgados toda vez que la misma deberá ser aprobada por la legislatura de la Ciudad y cuyos proyectos no han trascendido. Tampoco se sabe cómo será el procedimiento a aplicarse, ni como se cubrirá la titularidad de los juzgados transferidos.
El pase de 30 juzgados, significa la transferencia de aproximadamente 1.500 expedientes solo en etapa de prueba y 1.000 más en ejecución a los ya colapsados 50 juzgados “residuales”. En esa inteligencia cada juzgado pasará a tramitar unas 4.500 causas en prueba más unas 2.500 en ejecución. Con la estructura actual, la planta de personal existente y los escasos espacios físicos que tenemos, el agregado de 2.500 expedientes supone un aumento insostenible de la carga de tareas sobre cada trabajador con lo que el plazo para la finalización de un juicio se extenderá en promedio a tres años y serán seis o siete los años necesarios para terminar con todas las causas.
Por otro lado, por más que la competencia de los juzgados transferidos se adecue a lo estrictamente local, cada uno de ellos no recibirán menos de 12 expedientes diarios, es decir, 250 por mes. De mantenerse el promedio de causas resueltas, cada juzgado acumularía unas 180 mensuales, 2.000 al término del 1er año.  Un nuevo embudo procesal, otro fraude más para los trabajadores en litigio y un disparate más para el ya desastroso servicio de justicia que brindamos.
Estos convenios serán expuestos al público el martes 15 de noviembre en el Salón Azul de la Facultad de Derecho a las 13.30 hs y, supuestamente, firmados en un acto el último días del mes.  Luego, deberán ser sometidos a la aprobación del Congreso y de la legislatura porteña, proceso que llevaría buena parte del 2017.
La lucha contra el traspaso tiene un carácter político. El plan de ajuste en curso apunta a reducir los costos laborales y a aumentar el desempleo como factor de disciplinamiento social. El proyecto de reformar el sistema de riesgos del trabajo (ART) apunta a limitar la capacidad de reclamo de los trabajadores tal cual lo vienen exigiendo los sectores más concentrados del capital.
Por esa razón, de la misma manera como rechazamos el intento de resolver la crisis estructural de la justicia nacional del trabajo cercenando derechos adquiridos de los trabajadores no aceptamos ser considerados la variable de ajuste del déficit estructural del fuero, intento al cual le seguiremos dando batalla en todos los terrenos.  
De ahí la importancia de consolidar y acrecentar el frente de unidad antitraspaso integrado por organizaciones y agrupaciones de carácter profesional, sindical y políticas en defensa del fuero y del derecho protectorio de trabajo.
En ese camino, la Comisión Interna del Fuero del Trabajo ha resuelto:
1) Reafirmar con carácter permanente el estado de alerta y movilización en lucha contra el traspaso.
2) Rechazar los convenios a suscribir por el Gobierno Nacional y la Ciudad de Buenos Aires.  
3) Trabajar junto al resto de las organizaciones involucradas todas las  iniciativas que hagan posible la consolidación y crecimiento de un frente único de oposición  al traspaso.
4) Adherir a la convocatoria efectuada por la Comisión Directiva Nacional de la UJEN y movilizarnos al acto de oposición al traspaso en conjunto con otras organizaciones y centrales sindicales para el próximo 22 de noviembre a las 11.00 horas frente a la Cámara del Trabajo.Trabajo.
SIN LUCHA NO HAY JUSTICIACOMISIÓN INTERNA – FUERO DEL TRABAJOUNION DE EMPLEADOS DE LA JUSTICIA DE LA NACIóN