fbpx Peña Nieto en Argentina: críticas desde Amnistía Internacional
Patria Grande //// 28.07.2016
Peña Nieto en Argentina: críticas desde Amnistía Internacional

En ocasión de la visita del Presidente de México la organización le envió una carta al Gobierno de Argentina con sus principales preocupaciones "a la espera de que los mandatarios den prioridad a los DDHH en sus conversaciones".

 

“Las gravísimas violaciones a los derechos humanos, las desapariciones, las torturas y el amedrentamiento que sufren los defensores de derechos humanos en México merecen un tratamiento prioritario. La vida de millones de personas está en riesgo cada día. Amnistía Internacional considera que la visita de Peña Nieto a la Argentina es una buena oportunidad para tratar estos temas que son urgentes”, indicó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Respecto a la preocupante situación en México, estos son algunos de los temas que destacó en su carta Amnistía Internacional:

Tortura

La tortura y otras formas de maltrato son generalizadas en México, especialmente en el contexto de la llamada “guerra contra el narcotráfico”. Los torturadores pertenecen a una amplia gama de fuerzas policiales y militares. La organización internacional publicó un informe que contribuye a resaltar un fenómeno que frecuentemente se ignora o subestima: el impacto de la tortura en las mujeres. Independientemente del género de la víctima, los perpetradores de tortura casi nunca son procesados.

Desapariciones

De acuerdo con datos oficiales actuales, al menos 28.000 personas se encuentran desaparecidas en México. La mayoría habría desaparecido durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Muchas de estas desapariciones fueron llevadas a cabo por grupos criminales, aunque no puede excluirse la participación de funcionarios públicos. El Estado mexicano aún tiene la tarea pendiente de llevar a los delincuentes ante la Justicia.

Migrantes y refugiados

El flujo de personas que van a México desde Centroamérica es imparable, incluyendo un gran número de personas que huyen de sus países de origen a causa de la violencia. Esto las podría convertir en personas sujetas de protección internacional. La respuesta del Estado es desplegar a miles de oficiales federales, incluyendo policías y fuerzas armadas, en operaciones policíacas conjuntas para detener a migrantes.

En 2015, 190.366 migrantes irregulares fueron aprehendidos y detenidos por el Instituto Nacional de Migración de México, en comparación con los 127.149 detenidos en 2014. Sin embargo, esto no se reflejó en un incremento equiparable en el número de solicitudes de asilo otorgadas, las cuales se mantienen en el rango de unos cuantos cientos por año. El número de migrantes centroamericanos deportados por México ahora sobrepasa el número de deportados por Estados Unidos.