fbpx Brasil: derrota electoral de Bolsonaro | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 17.11.2020
Brasil: derrota electoral de Bolsonaro

Hubo elecciones municipales en el mayor país de la región. Perdió Bolsonaro, la derecha tradicional venció y la izquierda creció. La sorpresa fue San Pablo, Guilherme Boulos del PSOL entró en el segundo turno.

Por Santiago Gómez
Desde San Pablo

 

El domingo 15 de noviembre se celebraron las elecciones municipales en Brasil, para intendentes y concejales. El gran derrotado fue Jair Messias Bolsonaro, su candidato en San Pablo no entró al segundo turno. Sólo en dos capitales, de 26, entraron candidatos con apoyo presidencial al ballotage. La sorpresa fue Guilherme Boulos, dirigente del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST), que consiguió entrar en el segundo turno en San Pablo, donde el PT no llegó a los 500.000 votos. A nivel nacional el PT prácticamente mantuvo los mismos votos que en la elección de 2016, la peor desde que llegó al gobierno nacional. En 2012 el PT consiguió 17,2 millones de votos, en el día de ayer estuvo cerca de alcanzar los 7.000.000. Sin embargo, celebran que de las 57 ciudades que tendrán segundo turno, el PT disputará 15, siendo el partido con más candidatos. Los partidos que más votos obtuvieron fueron de derecha tradicional, históricos y con una gran red de municipios y provincias gobernadas por ellos. Después de la elección del domingo 93.230.000 millones de brasileros serán gobernados por intendentes de derecha. El país tiene 208 millones de habitantes. El 23% de la población no fue a votar y los votos blancos o anulados fueron el 10%. Considerando la pandemia, el aumento fue del 3% respecto a la elección anterior.

La complejidad de Brasil

Brasil tiene 5.570 municipios, el 70% tiene menos de 20.000 habitantes. El 57% de la población vive en el 5,6% de los municipios (310), según informó el Instituto Brasilero de Geografía y Estadísticas. Sólo cincuenta ciudades tienen más de 500.000 personas en las que se concentra el 30% de la población. Veintiocho partidos consiguieron ayer ganar alguna ciudad. Cincuenta y siete ciudades aún no tienen el resultado definido. De los candidatos de Bolsonaro sólo dos disputarán el segundo turno, en Fortaleza y Rio de Janeiro. Quienes se mostraron junto al presidente en la campaña se hundieron junto con su imagen. Cuando comenzó la campaña en San Pablo se especulaba que Celso Russomanno, bolsonarista declarado, disputaría el segundo turno con Bruno Covas, actual intendente del PSDB, pero quedó en el cuarto lugar con 10,5% de los votos. Quien disputará la intendencia de San Pablo será Guilherme Boulos, dirigente del MTST, formado en filosofía, con posgrado en psicología y que conoció de cerca la experiencia del Movimiento Teresa Rodríguez en Argentina.

La otra buena noticia para la izquierda brasilera es que Manuela D’Avila del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), excandidata a vicepresidenta de Fernando Haddad (PT), salió primera en Porto Alegre en una fórmula con el PT y entró en el segundo turno. Tanto Manuela como Boulos defendieron la inocencia de Lula y su libertad. El PCdoB formó parte de la colición de gobierno del PT, defendieron a Dilma para evitar el golpe, cosa que la mayoría del PSOL no hizo. El PSOL es producto de expetistas que salieron criticando las alianzas que fueron necesarias para gobernar y los casos de corrupción de los que fueron acusados algunos de los principales dirigentes petistas.

Municipios por partidos

Los grandes vencedores de la elección de ayer fueron los partidos de derecha tradicional, entre ellos el MDB y el PSDB. El MDB (Movimiento Democrático Brasilero) nació en 1966, albergó durante la dictadura algunas posiciones progresistas, fue a favor del fin de la dictadura y luchó por elecciones directas, pero se transformó en un partido de gobierno, conservador, neoliberal, que montó un esquema mafioso para gobernar. Del MDB, que en las elecciones anteriores era PMDB, forman parte Michel Temer, exvicepresidente de Dilma Rousseff, responsable del golpe de Estado, junto a Eduardo Cunha, entonces presidente del Congreso, hoy preso por corrupción.  

El PSDB (Partido de la Social Democracia Brasilera) nace con la democracia en 1988 y fue fundado por Mario Covas, abuelo del actual intendente de San Pablo. Mario Covas fue del MDB hasta fundar el PSDB, un partido que se dice de centro pero que siempre aplicó políticas neoliberales. Del PSDB es Fernando Hernique Cardoso, que por el libro que escribió con Celso Furtado algunos consideran progresistas, pero que aplicó políticas neoliberales durante su gobierno, el único presidente que el PSDB tuvo. El último candidato del PSDB a la presidencia fue Aécio Neves, a quien se escuchó en grabaciones acordar con el empresario Joesley Batista el pago de coimas, y Aécio sugirió que la valija la llevara alguien que pudieran matar y dijo que la llevaría su proprio primo.

El MDB ganó 755 municipios, el Partido Progresista (PP), consiguió 667 intendencias, en tercer lugar se colocó el Partido Social Demócrata con 630 y en cuarto el PSDB con 487. Luego le siguen los Demócratas (DEM) con 451 y el Partido Liberal (PL) con 337 intendencias. Eses seis partidos son lo que en Brasil llaman de “centro” y que le garantizaron el triunfo a Bolsonaro, con los que el presidente debe negociar para aprobar sus propuestas y también los que consiguen ponerle algunos límites a la locura presidencial. El presidente del Congreso, Rodrigo  Maia, del DEM, es el principal articulador de la derecha con el presidente Bolsonaro.

Camino al Frente Amplio Nacional Democrático y Popular

El resultado de las elecciones del domingo pasado recuerdan a las elecciones de 2017 en Argentina, producto de las divisiones del campo progresista. Desde hace años que Lula llama a la conformación de un Frente Amplio Nacional Democrático y Popular, pero aún no consiguió ser consolidado porque las críticas al PT por su forma de conducción y gobierno aún persisten. Cabe recordar que en las elecciones de 2018 Ciro Gomes, del PDT (partido que fundó Leonel Brizola, histórico dirigente antiimperialista que denunció a Globo en todas sus campañas, con raíces en el varguismo) no apoyó a Haddad en el segundo turno contra Bolsonaro y se fue a París. Cuando detuvieron a Lula estaba en Estados Unidos.

En la elección de San Pablo el progresismo pidió que el PT apoyase la candidatura de Guilherme Boulos del PSOL y bajase la de Jilmar Tatto, candidato partidario. Haddad no quiso ser candidato a intendente, dijo que ya había hecho “sacrificios suficientes” y puso de ejemplo su candidatura presidencial. Haddad consiguió ser electo intendente en 2012 por el apoyo de Lula en su campaña, no hubo acto al que no lo acompañara. En esta elección Lula no apoyó en los medios a Tatto, no postó una sola foto en su cuenta con el candidato del PT en San Pablo y el día de la elección confirmó lo que Folha de San Pablo había publicado, contando que la presidenta del partido, la diputada Gleissi Hoffman, le pidió a Tatto que bajara su candidatura para apoyar a Boulos. La elección del domingo probó que la gente no vota partidos y si candidatos. El PT tuvo una elección pésima en San Pablo: 461.666 votos, un 8,65%. En la tentativa de reelección de Haddad en 2016 obtuvieron el 16,7% de los votos.

Considerando los votos del PSOL y del PT, lo que representan la izquierda paulistana, los votos fueron del 29%. La mayoría de los votos que obtuvo Boulos son de la izquierda blanca del centro de la ciudad que toda la vida votó al PT. En la elección de 2018 a presidente Boulos obtuvo 600.000 votos a nivel nacional, en la elección a intendente del domingo pasado consiguió poco más que 1 millón de votos. Para ganar las elecciones del 29 de noviembre necesitará del apoyo del PDT de Ciro Gomes. Recientemente Ciro mantuvo una reunión con Lula, después de años que el exministro de Lula se la pasó insultándo al expresidente y al PT. Quien sabe hayan acordado el apoyo a Boulos cuando comenzaron a conversar sobre las condiciones para un frente en 2022.

En Rio de Janeiro tampoco fue posible conformar un frente entre el PSOL y el PT. El histórico dirigente del PSOL, Marcelo Freixo, hizo todo para conseguirlo, era el candidato natural del partido, pero ante la falta de acuerdo por la resistencia de su propio partido bajó su candidatura. Al segundo turno en la ciudad carioca van Eduardo Paes del DEM que sacó el 37% y el actual intendente, Marcelo Crivella de los Repúblicanos con 21,9% de los  votos, ambos con vínculos con la milicia local. La candidata del PT Benedita da Silva, una mujer negra, de los sectores populares, quedó en cuarto lugar con el 11,27% de los votos, en tercer lugar quedó la Delegada de la policía Martha Rocha, del PDT, con 11,30%. El PSOL en Rio obtuvo el 3,24%.

Porto Alegre fue la prueba del potencial de hacer un frente amplio, ya que la candidata fue Manuela, del PcdoB, tirando por tierra el argumento de que el PT se niega a no encabezar la fórmula. Nadie puede negar el histórico progresista de la capital gaucha (N.E: a los habitantes de Rio Grande do Sul se los llama gauchos, por hacer parte de la pampa brasilera y compartir las mismas costumbres que los gauchos uruguayos y argentinos). De Rio Grande do Sul surgieron figuras como Getúlio Vargas, Leonel Brizola, Olivio Dutra, y fue sede del Formo Social Mundial.

Ahora habrá que esperar hasta el 29 de noviembre para saber si el antipetismo tendrá más fuerza que las reales necesidades de cambio que tienen Porto Alegre y San Pablo. Bruno Covas en el debate de ayer con Guilherme Boulos en la CNN se ocupó de asociar al líder del MTST con el ?radicalismo que la ciudad no necesita. Boulos señaló que el 70% no quiere más la gestión del PSDB en la ciudad. San Pablo ya tuvo tres intendentes del PT.  ¿Conseguirá en la próxima elección elegir nuevamente una opción progresista?