fbpx Antes de que sea tarde
Opinión //// 28.07.2016
Antes de que sea tarde

Uno de los capítulos que Juan Carlos Martínez añadió a la reciente reedición de su fundamental libro El golpeador advertía sobre la necesidad de poner freno a las actitudes y políticas del ministro de Seguridad de La Pampa, Juan Carlos Tierno, “antes de que sea tarde”. El domingo, la Policía pampeana al mando de Tierno se cobró su primera víctima fatal en un episodio de violencia institucional y gatillo fácil. Para ello, siguió las instrucciones que el propio ministro reconoció que les había dado en 2003

Por Juan Carlos Martínez (*)
Aunque somos conscientes del ritmo y de la vara que emplean la mayoría de jueces y fiscales para medir, investigar y resolver el aluvión de causas que abarrotan los tribunales de todo el país, se nos ocurre que el caso del ministro Tierno tiene que definirse antes de que ocurra una tragedia mayor de la que desató la represión de la policía pampeana en territorio bonaerense la semana pasada contra hombres, mujeres y niños con un saldo de más de veinte heridos con balas de goma.
Los graves incidentes que viene protagonizando el colérico funcionario cuando apenas han transcurrido dos meses de su asunción, confirman que las repetidas advertencias lanzadas por distintas organizaciones sociales y el periodismo, no han sido tenidas en cuenta.
En primer lugar por los fiscales y los jueces que tienen en sus manos las herramientas legales para resolver el fallo que en primera instancia condenó a Tierno a dos años de prisión y a cuatro de inhabilitación para ejercer cargos públicos.
Tampoco el Poder Legislativo ni el Poder Ejecutivo (en primera línea de complicidad) han puesto en marcha los mecanismos institucionales que tienen a mano para frenar tanta locura antes de que el desquiciado ministro envuelva a La Pampa en un campo de batalla de todos contra todos.
Los antecedentes que Tierno registra tanto en su vida pública como privada y lo que está dejando en cada jornada y en cada paso que da, son más que suficientes para terminar de una vez por todas con esta nueva aventura en la que nos ha envuelto un psicópata con poder.
No con el poder que le otorgan la Constitución y las leyes de un Estado de derecho sino el de su propia irracionalidad, mucho más grave aún porque dispone del poder de fuego de una policía que se ve estimulada por el desenfreno que el propio ministro les ofrece para estimular la fiebre represiva.
No hay mucho para investigar. Todo está al alcance de la mano. Tierno ha minado de odios y rencores el territorio pampeano. Su permanencia en el poder es una bomba de tiempo. Hay que desactivarla antes de que sea tarde. (1) Estaba escrito.
 
(1) Capítulo el libro El golpeador, III edición, mayo 2016, tema que cobra absoluta vigencia a partir de la muerte de un cazador a manos de la policía en la zona rural de La Gloria- Lonquimay. El gobernador Verna y la cadena de complicidades políticas y judiciales tendrán que responder por este homicidio.
(*) Periodista y escritor, autor de El golpeador. Violencia de género, corrupción política e impunidad (2013), una investigación periodística sobre Juan Carlos Tierno.