fbpx La potencia revolucionaria del peronismo feminista invocada por el Comando Evita | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Géneros //// 11.11.2021
La potencia revolucionaria del peronismo feminista invocada por el Comando Evita

A 70 años de la primera vez que las argentinas votaron y fueron elegidas para representar al pueblo, cientos de mujeres invocaron a Evita y a las primeras legisladoras nacionales para darle fuerza al gobierno de cara a las elecciones del domingo. 

  • El Motor de la Historia

Por Josefina Figueroa | Foto: Dani Amdan

Este miércoles 10 de noviembre, el Comando Evita volvió a las calles después de casi dos años, tras atravesar una tragedia colectiva como la pandemia y la peor derrota electoral del peronismo en toda su historia. Esta vez, con motivo de los 70 años del voto femenino, es decir, de la primera vez que las mujeres argentinas votamos y fuimos elegidas. 

Con una apuesta cargada de historia, fuerza, delirio, amor y mística, el "Comando" invocó a Evita y las millones de compañeras que transformaron cada rincón de nuestros territorios. Apostando al arte transformador, montaron escenas con la potencia revolucionaria de lo que hoy reconocemos como peronismo feminista. Y eso con un objetivo: llevar apoyo a nuestro gobierno para derrotar al macrismo y retomar, con la intensidad que el pueblo necesita, las riendas de los destinos de la Patria.  

Toda la magia comenzó en Avellaneda. Más puntualmente en el Hospital Presidente Perón, donde Evita, internada, votó por primera y única vez el 11 de noviembre de 1951. Ella, que pocos meses antes había agitado su candidatura a la vicepresidencia y negociado los lugares en las listas para las primeras 29 legisladoras nacionales, ejerció su derecho a elegir desde la cama del primer hospital bonaerense construido por la Fundación que presidía.  

En la puerta, enfrentadas, esperaban todas las corporalidades, trayectos de vida e identidades que ayer representaron a las primeras 29 legisladoras nacionales y a Evita en sus diferentes versiones: la sindicalista, la actriz, de gala, Evita Montonera y la de La Razón de mi Vida. En el medio del camino que formaban, había una urna evitista. De repente, dos enfermeras abrieron la puerta del Hospital de manera triunfal y salió Evita seguida por 8 enfermeras. Todas caminaron desafiantes hacia el frente y se detuvieron frente a la urna, mientras alrededor, el resto susurraba bajito: “Que llore la oligarquía y no las descamisadas”, en loop.

Evita se quitó el saco verde que llevaba puesto y dejó ver una musculosa con el logo del “Comando”. Una de las enfermeras sacó una jeringa de la urna y vacunó a Eva en el brazo izquierdo. Acto seguido, las Legisladoras más las Evitas se tomaron de la mano, otra enfermera abrió la urna nuevamente para sacar una banda vicepresidencial más un bastón de mando y colocó ambas cosas sobre la envestidura de  Eva. De repente, las muchachas, haciendo los dedos en V y llevándoselos al corazón comenzaron a gritar: “¡Viva Evita! Viva Cristina! Viva la Patria!”

Todas caminaron a los diferentes vehículos (colectivos para las Evitas y autos de época para Eva y sus enfermeras) y El Motor de la Historia se dirigió en caravana a la sede central del Partido Peronista Femenino al son de “Cristina Capitana”.

De peronia a peronizar la Ciudad 

El Partido Peronista Femenino tenía 3600 unidades básicas en todo el país. La sede central del Partido se encontraba en Av. Corrientes 938. Sólo en la Ciudad de Buenos Aires, había 153 Unidades Básicas.  

La caravana bajó encendida por Avenida 9 de Julio. Al doblar sobre Corrientes, desde los colectivos las Evitas lanzaron volantes quedando estacionas la unidad básica Móvil y el colectivo que, con una bandera gigante, recreó la fachada frente al edificio original de la sede. Por encima, las Evitas colcagon el cartel típico en el establecimiento de las unidades básicas del PPF. 

“El cartel que anuncia la ubicación de una unidad básica femenina es como el cristal por el que la mujer del pueblo, trabajadora y sufriente se asoma a contemplar el panorama que el peronismo extiende a su vista y por el que ha de hallar el camino de su dignificación", solía decir Eva Duarte de Perón al respecto.  

Evita comandanta se puso al frente con las enfermeras a sus lados. Las legisladoras  las rodearon en semicírculo, y ahí nomás comenzó a sonar el himno argentino en versión Charly García. 

“Mañana se cumplen 70 años de la primera vez que las mujeres argentinas votamos y fuimos elegidas. Evita votó desde el Hospital de Avellaneda ya muy enferma. No pudo ser Vicepresidenta como hubiera querido el pueblo, pero esa deuda ya está saldada por la compañera Cristina. Sin embargo, ¿qué huellas nos advierten que por acá pasó el Partido Peronista Femenino? ¿Quién se acuerda de las 23 diputadas y las 6 senadoras nacionales que fueron las primeras legisladoras nacionales de la Patria y las millones de mujeres que conquistaron los derechos políticos? ¿Quién conoce sus nombres? ¿Qué calles las recuerdan?¿Qué feriados las conmemoran?  ¡Vamos a nombrarlas, Compañeras!”, dijo la Evita vicepresidenta.

Mientras sonaban los nombres de las primeras legisladoras elegidas en 1951, las enfermeras invistieron a las legisladoras del "Comando" y una enfermera gritó: “¡Vamos a entonar el himno para invocar la memoria y la fuerza de las compañeras legisladoras!”. El volumen del himno subió abarcando toda la escena Av. Corrientes donde había espectadores que fueron específicamente a ver la puesta en escena y otros/as, desconcertados/as, por lo que veían desde la misma calle y los balcones de la zona. 

“Esto es un acto de justicia, compañeras”, se escuchó entre la multitud. Era Evita, que continuó diciendo: “Legisladora Celina Rodriguez, sos la encargada de concluir esta invocación”.

Paso al frente y en el centro, la compañera expresó: “Construir un destino político es también recrear los orígenes con que nos lanzamos a la historia. Miles y miles de mujeres forjaron la identidad peronista transformando cada rincón de nuestro territorio. Mujeres perseguidas, prohibidas y encarceladas por ser mujeres peronistas. Mujeres que quisieron ser borradas, por el antiperonismo y el patriarcado. El ensañamiento sobre el cuerpo de Evita, la persecución a Cristina, el encarcelamiento de Milagro Sala, exhiben los fines de esta alianza aún vigente. 

¿Y saben por qué todo tanto odio y olvido, compañeres? Porque nosotres somos la potencia revolucionaria del peronismo. Nosotres somos el Motor de la Historia. 

Bienvenides el Partido Peronista Feminista! Reparemos la patria y hagamos historia una vez más!”

Evita! Viva Cristina! VIVA LA PATRIA!, gritaron todas entre polvos de colores que volabron entremezclándose en el aire.

De este modo, el Comando Evita nos interpeló, una vez más, invocando la historia desde el compromiso y el goce de pertenecer al movimiento político más grande de la historia de nuestra región. 

A 70 años del voto femenino, apuntemos varias cuestiones: las mujeres que forjaron nuestra Patria no están reconocidas como deberían. Aguante la construcción de un feminismo nacional y popular. En los peores momentos no se abandona, hay que redoblar. A las peronistas nos mueve la convicción porque sabemos que un país más justo es posible. Las patas de la fuente no se sacan jamás. Este domingo se vota por la igualdad y la justicia social. 

***

Las primeras legisladoras del Partido Peronista Femenino 1951-1955:

Por Buenos Aires: diputadas Magdalena Álvarez, Maria Casuccio, Zulema Pracánico, Celina Rodríguez, Francisca Flores y Carmen Salaber. Senadora Ilda Pineda de Molins. 

Por Capital Federal: diputadas Delia Degliuomini de Parodi, Juana Espejo de Ramos, Dora Gaeta de Iturbe y Ana Carmen Macri. Senadora Maria Rosa Calviño de Gómez. 

Por Corrientes: diputadas Judith Acuña y  Angélica Dacunda. Senadora Elena de Gitolamo. 

Por Santa Fe: diputadas Josefa Biondi, Josefa Brigada de Gómez e Isabel Torterola de Roselli. Senadora Hilda Castañeira de Baccaro. 

Por Santiago del Estero: diputadas Dominga Ortiz de Sosa Vivas y Mafalda Piovano. 

Por Salta: diputadas Generosa Aguilar de Medina y Seferina Rodriguez de Copa.

Por Mendoza: diputada Celfa Argumedo de Pedroza. 

Por Entre Ríos: diputada Maria Caviglia de Boeykens. Senadora Juana Larrauri. 

Por San Juan: diputada María Uberlinda Tejada.

Por Tucumán: diputada Otilia Villamaciel.

Por Córdoba: Senadoras Elvira Rodríguez y Leonardi de Rosales.

Representantes de territorios nacionales: Elena Aída Fernicola (Misiones), Esther Mercedes Fadul (Tierra del Fuego), Josefa Miguel de Tubio (La Pampa) y dos diputadas por nuevas provincias creadas, en elecciones parlamentarias complementrarias realizadas en 1952: Paulina Escardo de Colombo Berra (Chubut), Silvia Obdulia Alvaredo de Blanco (La Pampa).