fbpx Dossier Fractura: La mariposa y la Iguana reedita a Inés Manzano | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Fractura //// 23.12.2018
Dossier Fractura: La mariposa y la Iguana reedita a Inés Manzano

FRACTURA conversó con Dafne Pidemunt y Leticia Hernando, las editoras de La mariposa y la iguana, que reeditarán el libro de Inés Manzano, Si es puñal que me mate, en 2019.

Por La mariposa y la iguana

A Inés Manzano la quisimos editar antes de que saque Si es puñal que me mate, en ese momento recién arrancábamos con la editorial, era muy artesanal todo y ella era bastante reticente a editar. Después se logró concretar la edición en Papeles del Boulevard, una editorial rosarina. Salió medio por la insistencia de los amigos y por Zulema Rotilli, quien fue su amiga y pareja de Aldo Oliva. Se logró editar con la colaboración de todos los amigos que íbamos comprando los ejemplares por adelantado para poder solventarlo. Ese libro se agotó automáticamente y siempre le dijimos a Inés de reeditarlo pero ella estaba muy abocada a mostrar otras voces y no la de ella. Inés era una enorme poeta y una enorme difusora, por eso dejaba relegada su poesía, no porque no le interesara, era una obsesiva de su obra, pero siempre le daba prioridad a otras voces. Cada vez que le decíamos de reeditar Si es puñal, nos tiraba a otra gente o a hacer una antología de interiores y todo fue quedando medio ahí.

Cuando murió Inés hablamos con Ana y con Eva, sus hijas, retomamos la idea de la reedición y también la de editar su poesía completa, aunque Ana nos dijo que al momento de la poesía completa ella querría estar colaborando con todo y todavía no es el momento. Ahora bien, nos dio el visto bueno para la reedición de Si es puñal… ya estuvimos maquetando, reviendo la tapa, presentamos todo y ya está en imprenta. Va a salir en 2019, la idea es presentarlo en marzo o abril y estamos muy felices. 

Poemas de “si es puñal que me mate”

Serie de la escuela                                                      

Sin tenerla
 

El ilford satinado no escapa a su congoja

Bruscamente
se ha salido de foco

Ya no sigue aferrado a la maestra
ni a la forma instintiva
en que ella
le cubre la cabeza con las manos

Diciembre
y su pecho es un ahogo de tristeza

Mi padre es ese nene

Huérfano de mi madre
se ha salido de foco

Bruscamente
se arranca el delantal

y se arranca

el aire que respira

Brian
 

Quisiera devorarme
este pan de los libros
y olvidarme el delantal
arrugado en un pupitre

ya que no tengo

el pan de tu ternura

ni arrugas en la frente
que me indiquen

lo que debo olvidar
 

Laila
 

Por favor no me mires
mientras yo me destrozo
la cabeza

o sí

mirame

llevame de la mano
a la terraza
para que yo me tire

       aquí están mis hermanas con
las muñecas rotas y las muñecas
rotas             

miralas
miralas

ah    y no me retes
si me olvido
el cuaderno
en la mochila

todo está en mi memoria

no te aflijas

Alejandro
 

Mi piel puede quebrarse como la tiza blanca
la merienda se astilla sin llegar a los huesos
la espalda no me alcanza
cuando cargo conmigo y las carpetas

los médicos afirman
que yo no tengo nada
y mi mamá
que ella sabe
lo que más me conviene

pero yo    

yo            que en 3º me canso de leer

yo sé

                mi ma má no me a ma

Manual

Debe haber un error

los cardenales no son pájaros

y el cinturón
no sostiene la ropa

sostiene la mano que castiga

Debe haber un error

Escuelita de La higuera

Padrecito
miranos

no tenemos manera
de trepar a los árboles
de arrancar
leche dulce a la higuera

los palotes
apalean la carne
no nos salen las cuentas
sin los dedos

no podemos
atajar la pelota ni las penas
sostener el manubrio    las palabras

hasta el puente
de Martín Pescador
se nos cae de la infancia

borramos la desdicha
con los codos

¿Cómo hacemos la ronda?

Cómo haremos
con tus manos ahogadas en el río de tinta derramada

Tus muñones golpean gravemente los sueños

Ay Padrecito    al menos
no dejes de mirarnos

no nos dejes
 

En el asombro

No era aún la estación de la sangre

Nosotros
no debimos saberlo
en el asombro del recreo

pero ellas tomadas de la mano
dibujaban
dolorosos rubíes por sus piernas

un camino de joyas
desprendido
del fruto lastimado

No debimos saberlo en el recreo

Todavía no es la estación de la sangre
y ya estamos perdidas en un bosque

Mamá       cómo decirte
que este animal que nos descorazona
es el mismo que enreda
tu corazón a un yugo
cada noche

y que en nosotras un día y otro
día y otro día
horada un desfiladero que nos duele
para ocultar su filo

Aunque no sea la estación de la sangre
él la hace restallar
en las paredes de los muslos

Mamá       cómo decirte
tu amor nos amordaza

La trampa está en sus besos
que bajan de la frente
desde el ombligo    bajan
y enhebran una hilera
de cristalitos rojos
ahogados en veneno
detrás de su saliva

Mamá       un padre
cazador
nos acorrala

y somos

animalitos ciegos

sangrando en el recreo