fbpx I may destroy you: un manifiesto colectivo sobre el abuso | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 01.08.2020
I may destroy you: un manifiesto colectivo sobre el abuso

Un abuso en loop. La imagen se repite frente a nosotros. Arabella es la voz narrativa de un trauma que compartimos con ella (aunque todavía no lo sabemos). I may destroy you nos sumerge en los márgenes del consentimiento y la supervivencia. Y nos obliga a preguntarnos: ¿cuántas veces abusaron de nosotrxs también?
 

Por Manuela Bares Peralta

Michaela Coel creó y produjo el testimonio de su propio abuso. Como una suerte de paralelismo con lo que le sucedió a la propia actriz mientras escribía la segunda temporada de Chewing Gum, esta miniserie de HBO recrea el trauma que sufrió cuando dos hombres la drogaron en un bar y abusaron sexualmente de ella. El rito de iniciación de la entrega es la reconstrucción que Arabella (Coel) hará sobre lo que le sucedió esa noche y cómo esa exploración afectará la forma en la que visibilizamos, nombramos, exponemos y censuramos nuestro propio abuso.

Si bien muchas series tomaron como eje central de su narrativa la violencia y el abuso, I may destroy you se aleja de todas ellas. Mientras series como Unbelievable, recientemente nominada a los Golden Globes, nos ubican en el rol de espectadores, esta nueva miniserie nos convierte en partícipes necesarios de su propio relato.

El comienzo es borroso: Arabella termina de presentar el borrador de su segunda novela mientras intenta recordar qué le pasó la noche anterior. Tiene un corte en la cabeza, la pantalla de su celular rota y un mismo recuerdo que se repite: un hombre está sobre ella. El recuerdo la sofoca y la obliga a decidir, aunque no quiera hacerlo.

 

Los síntomas del abuso se hacen visibles a medida que puede apropiarse y reconocerse en él. La miniserie pone su atención sobre lo que omitimos: nos convencemos de que lo que nos acaba de pasar fue consentido, que lo que nos produjo incomodidad no es tan importante. Pero cada entrega es una alerta que nos obliga a volver atrás y repensar la forma en la que nos vinculamos con los demás, las estrategias de autocuidado que construimos y el peso que supone reconocernos como víctimas.

El relato de Coel se vuelve un poderoso manifiesto contra el abuso y la cancelación de la voz de las víctimas. También es una alerta que no obliga a cuestionarnos viejos paradigmas y estereotipos.