fbpx Violencia en el sur de la Ciudad: golpes y causa armada de la Prefectura
Violencia Institucional //// 24.07.2015
Violencia en el sur de la Ciudad: golpes y causa armada de la Prefectura

Un joven de 26 años denunció que agentes de la Prefectura lo golpearon brutalmente. Un nuevo caso de violencia institucional en CABA.

Por Luciana Sousa 

Emiliano Ulloa Aguirre (26 años) fue liberado tras cuatro días de detención y una brutal golpiza por parte de oficiales de la Prefectura Naval Argentina, en las canchitas del Barrio de Catalinas Sur de La Boca.

De acuerdo a lo denunciado por la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional, el hecho ocurrió cuando Emiliano regresaba de trabajar como ayudante de cocina, en el Día del Amigo, y por el “Camino de los Rusos” – Vía Puerto Madero- divisó a un grupo de prefectos que estaban pateando a uno de los dos jóvenes que estaba esposado y en el piso. Ante la situación, Ulloa Aguirre, les pidió a los oficiales que se detuvieran y advirtió que, en caso contrario, filmaría la situación para hacer la denuncia. Inmediatamente, fue reducido, esposado, y trasladado hasta la la base de Prefectura en Aristóbulo del Valle y Caboto. La familia denuncia que entre 10 y 15 prefectos lo golpearon en cabeza y partes blandas (hígado y riñones) del cuerpo “para que no se noten los golpes”.

“Estoy en la comisaría 24”, fue el mensaje que llegó a mandar Emiliano antes que le requisen las pertenencias. Posteriormente, a causa de refacciones edilicias y falta de capacidad de infraestructura, lo trasladaron a la comisaría Nº 30 del barrio de Barracas. Según expresó Nayra, sobrina de Emiliano, “si bien estaba en esa comisaría, si preguntabas por él en la 30, te decían que ellos no sabían nada, que la causa estaba en la 24 y allí sólo lo estaban alojando”. La causa de Emiliano Aguirre, se inauguró por “robo agravado”, y tiene la particularidad de haber ingresado a través de un Juzgado de menores, ya que en el hecho se encontraban junto a dos jóvenes de 15 y 18 años, que eran quienes, presuntamente, habrían cometido el hecho delictivo que, dentro de su concepción, justificaba el accionar violento de los oficiales de Prefectura. Cuando la asistente social que se ocupó de visitarlo le preguntó por qué se metió en el hecho, Emiliano declaró: “Los principios no se negocian”, y aseguró que lo volvería a hacer.

El joven permaneció detenido en la comisaría de Barracas durante 36 horas. Luego fue trasladado a Alcaidía de Tribunales, al Juzgado N°3 de menores a cargo de Julia Marano Sanchiz y, pese a tratarse de una evidente causa fraguada, se le negó la excarcelación, que tendría que haber sido automática e inmediata, y se le comunicó a la familia que la liberación del detenido solo podría hacerse bajo fianza, mediante el depósito de 6 mil pesos. Luego de realizado el pago, lo trasladaron a la Superintendencia de Investigaciones, en Villa Lugano, desde donde lo excarcelaron este viernes a la madrugada.

El de Emiliano se suma al creciente caudal de casos denunciados en esta parte de la Ciudad por las organizaciones que integran la Campaña contra la Violencia Institucional. Por estas horas, y a pesar de seguir involucrado en la causa, la principal preocupación es encontrar testigos para demostrar que la causa está armada para esconder la forma en que los oficiales tratan a los pibes del barrio Catalinas, donde Prefectura Naval está como parte del plan “Cinturón Sur” de la Ciudad de Buenos Aires.