fbpx Gatillo fácil en La Matanza: detuvieron a una pareja de policías por el asesinato de un joven de 18 años | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 13.07.2020
Gatillo fácil en La Matanza: detuvieron a una pareja de policías por el asesinato de un joven de 18 años

En medio de los festejos por su cumpleaños, fue perseguido y posteriormente asesinado por la policía bonaerense. AGENCIA PACO URONDO dialogó con la hermana de Lucas Nahuel Verón sobre el hecho, por el que, por ahora, hay dos personas detenidas.

Por Diego Moneta

Con el trasfondo del avance de la investigación de la Justicia Federal en la búsqueda de Facundo Astudillo Castro, visto por última vez hace más de dos meses subiéndose a un patrullero, se produjo un nuevo caso de violencia institucional que involucra a la policía bonaerense. Durante la madrugada del día viernes 10 de julio, oficiales de la fuerza policial persiguieron y posteriormente asesinaron, de una bala en el pecho, a Lucas Nahuel Verón, de 18 años, recién cumplidos. 

Luego de protagonizar un nuevo caso de gatillo fácil, los involucrados huyeron sin preservar la zona y tampoco dieron aviso de la situación a sus superiores. La rápida intervención e involucramiento de la agrupación HIJOS La Matanza llevó a que los oficiales Ezequiel Benítez y Cintia Duarte sean desafectados de la fuerza y detenidos, a partir del pedido de la Fiscalía de Homicidios, a cargo del Dr. Juan Pablo Tahtagian. Fueron indagados el sábado. 

En el caso, además de investigar el accionar policial, sobre todo a partir del relevamiento de las cámaras de los comercios de la zona, se cuestiona la forma de actuar de la fiscalía. En un principio, avaló la toma de declaraciones a los testigos en sede policial, con la excusa de carecer de personal. En diálogo con AGENCIA PACO URONDO, la hermana de Lucas, Cintia Alfonso, dio detalles sobre el hecho.

APU: ¿Qué fue lo que sucedió con Lucas?

Cintia Alfonso: La madrugada del 10 de Julio, pasando el 9, que fueron los 18 de mi hermano, él sale con un amigo a comprar gaseosa a un kiosco cerca de casa. Como estaba todo cerrado, decidieron volver. Cuando estaban volviendo los intercepta un patrullero, que les tira el coche encima. Los chicos se asustaron y ahí empezó la persecución. A los tiros lo corrieron. Cuando están cerca de casa, Lucas se cae de la moto y siguen corriendo a pie. Llega primero su amigo pero mi hermano no. El amigo pensó que lo habían subido al móvil, pero resulta que le pegaron un tiro y cayó en una zanja, donde nadie lo vio. 

APU: ¿Cuál fue la respuesta de la fuerza policial? 

CA: Esa misma noche a Lucas lo llevaron al hospital su papá, su mamá y mis hermanos. Yo, cuando bajo, veo un patrullero y lo golpeo, pidiendo que me digan qué pasó. No tuve respuesta. Pasaron por casa y siguieron de largo sin dar explicaciones. Esos que yo vi son los asesinos de mi hermano. La policía apretó al pibe que iba con mi hermano e hizo poner en la carátula que declare que ellos le habían ido a robar el celular a una señora. Todos sabemos que eso es mentira.

APU: ¿Cómo avanzó la causa desde que se inició la investigación?

CA: La policía de González Catán actuó rápido. Pero lo importante es que la familia también. No nos quedamos con lo que dijeron, le querían hacer pagar al pibe por el error. La fuerza trató de encubrir y de borrar las cámaras. El fiscal no le tomaba declaración a los testigos. Eso se hizo a la fuerza llamando a organismos de derechos humanos. Al compañero de Lucas lo apretaron mucho y, mientras la madre gritaba en la comisaría y pedía por su hijo, el Dr. Tahtagian se escondía. Además le tomaron declaración sin presencia de un familiar y del fiscal, cuando tiene 17 años. Absolutamente todos intentaron tapar lo que pasó.