fbpx GCBA: denunciaron maltrato de funcionarios de Larreta a 20 familias desalojadas | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sociedad //// 08.09.2018
GCBA: denunciaron maltrato de funcionarios de Larreta a 20 familias desalojadas

"Convocamos a todas las organizaciones sociales, vecinas y vecinos a acercar su solidaridad, difundir y sumar fuerzas para que el Gobierno no siga sin más con su plan de expulsión", aseguraron. 

Por familias del desalojo de viviendas en Gallo y Corrientes

El pasado jueves 6 de septiembre fuimos desalojadas las más de 20 familias que continuábamos viviendo en las viviendas de Gallo y Corrientes. Otras tantas ya habíamos sido expulsadas de hecho por un incendio el 28 de Julio, cuyo origen no ha sido investigado por la Justicia.

La Jueza María Victoria Pereira definió dar lugar al desalojo de nuestras más de 20 familias el 6 de septiembre, a pesar de nuestro pedido de extender el plazo hasta diciembre, a fin que nuestras hijas e hijos pudiesen terminar su ciclo escolar. Pero no fue la única que desoyó nuestra situación y nuestros derechos.

El día del desalojo, y el posterior, las familias expulsadas nos dirigimos a Desarrollo Social a fin de cobrar el subsidio habitacional de emergencia. No contentándose sólo con dar un subsidio de miseria, que va de los $ 1000 a $ 2500 (mientras el cuarto de un hotel se cobra promedio $ 6000), nos han mentido y maltratado. El acuerdo era que cobrásemos en estas fechas, pero lo unico que encontramos fueron excusas, rechazo y hasta maltrato, en especial por parte de Carlos Dellamónica, cabeza del BAP (Buenos Aires Presente).

A su vez, las familias que fuimos afectadas por el incendio, nos encontramos con que no quieren otorgarnos el subsidio habitacional, con todo tipo de excusas de por medio. Responsabilizamos a Carlos Dellamonica y a la Ministra de Desarrollo Humano y Habitat del GCBA, Guadalupe Tagliaferri, por dejar en situación de calle sin respuesta alguna a familias enteras, incluyendo niñas/os, ancianos/as y gente con capacidades diferentes. Les exigimos el cumplimiento de nuestros derechos y que cesen con el maltrato propinado hacia nosotras y nosotros, careciendo de toda sensibilidad frente a la dura situación por la que estamos pasando, sin contar con un techo y debiendo interrumpir la educación de nuestras/os hijas/os y la atención médica de nuestras/os mayores.

Alertamos que seguiremos unidas, unidos y en la lucha por nuestros derechos. Convocamos a todas las organizaciones sociales, culturales, barriales, vecinas y vecinos a acercar su solidaridad, difundir y sumar fuerzas para que el Gobierno no siga sin más con su plan de expulsión, que sólo favorece a sus amigos millonarios como las empresas de construcción, la cámara inmobiliaria y la liga de rematadores.