fbpx Diego Genoud: “Macri juega a que puede romper Juntos por el Cambio” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 31.05.2022
Diego Genoud: “Macri juega a que puede romper Juntos por el Cambio”

APU RADIO (FM La Patriada, domingos de 10 a 12) dialogó con Diego Genoud, periodista político, sobre la coyuntura actual y las internas dentro y fuera del gobierno.

  • Entrevista a Diego Genoud

Por Martín Massad y Manuela Bares Peralta | Foto: Daniela Morán

APU RADIO dialogó con el periodista Diego Genoud sobre la situación política actual, a los dos lados lados de la grieta. ¿Cómo es la crisis en el Frente de Todos? ¿Qué pasa en la oposición?

Agencia Paco Urondo: Mientras algunos sectores proponen la creación de una mesa del Frente de Todos que permita tomar decisiones de gobierno conjuntas, desde Casa Rosada parecieran no estar de acuerdo con esta posibilidad ¿Cuánto distancia a las partes del Frente de Todos esta definición del Presidente de no abrir el juego?

Diego Genoud: Esta definición mantiene la distancia que existe hace tiempo entre el Presidente y la Vicepresidenta y el debate sobre la existencia de estas mesas me hace acordar a las internas dentro de Juntos por el Cambio. Durante el gobierno de Macri también se organizaban distintas mesas para discutir los temas. Obviamente que Alberto Fernandez no quiere abrir el juego porque siente que si se sienta a esa mesa o envía a uno de sus funcionarios es para ceder poder y me parece que no ve que su poder ya está muy debilitado. Yo creo que debería haber mantenido la alianza con Cristina, ¿cómo hacerlo? Eso me excede. Pero para que el Presidente no ceda poder debería haber edificado una alianza más fuere con Cristina y, del lado del kirchnerismo, no sé a quién sentarían a esa mesa. Por un lado, Máximo Kirchner renunció a la jefatura del bloque y, desde entonces, su presencia es muy tenue en el debate nacional y Cristina -si bien mantiene apariciones pensando en 2023- yo la veo muy desligada de la gestión. Si bien hace falta una discusión arriba, una charla entre el Presidente y la Vicepresidenta, no veo que sea posible conformar una mesa como tampoco creo que esa charla pueda definir demasiado en relación a la gestión, quizás si de cara a 2023.

APU: Alberto Fernandez parecía apostar todo a que el plan económico de Guzmán y Kulfas empiece a funcionar ¿Creés que es suficiente para llegar a 2023?

D.G: Me parece que no. Obviamente la economía enfrenta un montón de dificultades, problemas estructurales y un contexto internacional muy difícil con Estados Unidos y Gran Bretaña que tienen la inflación más alta en 40 años, Brasil con la inflación más alta de los últimos 30 años y en Argentina todo es peor. El impacto de la guerra para algunos sectores es positivo, mientras que, para otros sectores es negativo. Por ejemplo, para los que tienen que comprar el pan es negativo y para los sectores exportadores es positivo. Encima, ahora viene el invierno también y la cuestión del aumento del gas y los hidrocarburos puede afectar de manera negativa en la economía porque es una economía a la que le faltan dólares. En definitiva, no creo que sea tan sencillo, si bien hubo unos meses de crecimiento y mejora en los ingresos de los sectores sindicalizados, pero no está claro cómo sigue o hasta qué punto la inflación llevó a gente a la pobreza o si este crecimiento se va a sostener. Es decir, hacia adelante no estoy tan seguro de que la ecuación que hace el Presidente sea la que finalmente se concrete, que se mantenga este proceso de crecimiento y la inflación vaya a bajar, hay pronósticos que mantienen un escenario inverso en un contexto que, sin dudas, es muy difícil, pero la teoría del albertismo todavía hay que ver si se puede confirmar. Los salarios siguen estando bajos para 1 de cada 2 argentinos que están en la precariedad del mosaico de asalariados, entonces, las mejoras sólo están llegando a un sector. Sin ir más lejos, Luis Pagani, dueño de la multinacional Arcor, le dijo al Presidente que hay dos argentinas, una que consume y otra que no puede llegar a fin de mes.

APU: Al principio de la gestión, Sergio Massa parecía estar más desdibujado y podríamos decir que empezó a recuperar protagonismo en base a las críticas sobre la política económica de Martín Guzmán y sus iniciativas en cuanto a ganancias ¿qué opinás sobre el rol que tiene actualmente dentro de la coalición de gobierno?

D.G: Massa, en este contexto es un aliado importante para el Presidente, más allá de que él siempre tenga su propio juego. Si uno mira su caudal electoral hoy está muy disminuido, que era lo que lo convertía en su momento en la esperanza para algunos sectores del peronismo y del poder. Actualmente, yo lo veo en un juego a dos puntas, por un lado, en un equilibrio con Alberto Fernandez y, por el otro, maximizando los espacios que tiene, es decir, los recursos que tiene dentro del andamiaje de gobierno que son muchos, pero hacía 2023 lo veo buscando una alianza con Máximo y Cristina Kirchner porque considero que él ve que ahí pueden estar los votos que le faltan, quizás piense o sueñe que puede ser el nuevo Alberto, no sé si eso es tan sencillo en este contexto. Después, tomaría con atención, por un lado, el tema Ganancias que es parte de la agenda de Massa y está acordado dentro del Frente de Todos de que él pueda mantener sus banderas históricas y, por otro lado, es la foto con Sergio Berni. Ellos estuvieron muy distanciados, específicamente a raíz del robo a la casa de Sergio Massa en 2013, pero ahora que se empiezan a calentar motores en vistas a 2023, deciden aparecer juntos. Esto algo quiere decir, digo un Berni enfrentado a La Cámpora al que Massa decide rescatar pensando hacia adelante. Sus discursos respecto a la seguridad son muy parecidos, si no hubiera sido por esas diferencias que tuvieron en el pasado, son figuras con características similares dentro del Frente de Todos. Entonces, que aparezcan juntos en un acto en la localidad de Las Heras es un indicio de lo que quiere construir Massa en adelante.

APU: Reapareció Macri en los medios, Larreta continúa en campaña de cara a 2023 y el radicalismo que aún no se define ¿Cómo ves la situación dentro de Juntos por el Cambio de cara a 2023?

D.G: Los veo unidos pese a las diferencias. Hay muchas disputas menores dentro de Juntos por el Cambio por las candidaturas a nivel provincial y nacional. Creo que los benefician las dificultades de gestión del Gobierno Nacional, le dan incluso cierta legitimidad a una alianza de gobierno que se fue arruinada del poder, más allá de que mantuvo su caudal electoral, pero Macri no pudo acceder a la reelección y se consumió su capital político en tiempo récord. En mi opinión, que tan poco tiempo después Juntos por el Cambio esté nuevamente posicionado para regresar al poder no puede más que sorprender a quienes vieron cómo se fue del poder Mauricio Macri y su alianza. Eso, sin dudas, habla de las dificultades del Gobierno Nacional. Sorprende, porque es la reconstitución del bloque de poder antiperonista que se fue en helicóptero en 2001, tuvo una gestión muy mala sobre todo en lo económico y, otra vez, está posicionada para volver al poder. Después hay mucha disputa por las candidaturas y a eso se le suma el papel de Javier Milei, una derecha extrema que los condiciona y redefine como alianza. En este sentido, Macri juega a que puede romper Juntos por el Cambio e irse con Milei porque eso sería una alianza más compacta en lo ideológico y piensa que eso le generaría más volumen electoral, sería ganancia por todos lados, no tendría que escuchar más al radicalismo y tendría mayor intención de votos, eso piensan algunos que están cerca del ex Presidente. Por lo pronto, digo eso, Milei ya corrió la discusión política más a la derecha y a Larreta lo veo en un esquema más amplio en lo político, buscando sectores del peronismo para llegar al poder y gobernar, pero en su programa económico lo veo igual que a Macri y muy corrido por Milei porque consulta a Cavallo, Melconian y Redrado, así que, en lo económico, no lo veo tan distinto.

APU: ¿Vos creés que el acercamiento de Javier Milei a Juntos por el Cambio podría producir la salida del radicalismo de la coalición y obligarlos a tomar impulso propio?

D.G: Podría ser, esa es una variante, como también está la posibilidad de que el propio Mauricio Macri de un paso al costado. Todavía falta un poco para 2023 y, por ahora, nadie quiere romper. La tesis de Larreta es que el que rompe Juntos por el Cambio paga, es decir, el que desarme el artefacto electoral de la oposición lo va a pagar, pero la tesis de Macri es absolutamente inversa, el que paga en este contexto es el moderado. Consideran que buscar alianzas amplias es inviable en este momento donde la sociedad opositora pide más radicalidad. Son dos pronósticos distintos, cómo llegas al poder desde la oposición, si con un discurso duro o un discurso amplio.