fbpx Schitt’s Creek: la serie que hizo historia en la noche de los Emmy 2020 | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 26.09.2020
Schitt’s Creek: la serie que hizo historia en la noche de los Emmy 2020

La trama de la tira sigue a una familia de ricos que se quedan sin nada de un día para otro. La comedia de televisión canadiense fue la gran sorpresa de la noche, llevándose todos los premios en los que fue nominada. 

Por Jazmín Manuel

El gran éxito de Schitt’s Creek en los Emmy fue una sorpresa para una gran cantidad de televidentes, ya que muchos no estaban familiarizados con la serie antes de la noche de las premiaciones. Esta comedia de seis temporadas, creada por Daniel y Eugene Levy —padre e hijo en la vida real y la ficción— se llevó todos los premios para los que estaba nominada: Mejor actriz de comedia (Catherine O’Hara), Mejor actor de comedia (Eugene Levy), Mejor dirección en comedia (Andrew Cividino y Daniel Levy), Mejor actor de reparto (Daniel Levy), Mejor actriz de reparto (Annie Murphy), Mejor guión de comedia (Daniel Levy) y uno de los premios más importantes de la noche, Mejor serie de comedia.

La serie cuenta la historia de la familia Rose, que luego de una vida llena de lujos, fama y riqueza, pierde toda su fortuna después de ser defraudados por su gerente de negocios. Tras ser despojados de todas sus pertenencias, se mudan a un pueblo que el padre de la familia, Johnny (Eugene Levy), había comprado como “una broma” para su hijo unos años atrás. Así, se mudan a un motel de muy bajo mantenimiento en la localidad de Schitt’s Creek, un lugar ubicado en una zona rural, donde deben adaptarse a un estilo de vida totalmente diferente al que estaban acostumbrados.

Allí, Johnny y Moira (Catherine O'Hara), junto a sus hijos adultos, David (Daniel Levy) y Alexis (Annie Murphy), comienzan a relacionarse con los residentes "poco sofisticados" del pueblo, generando conexiones y vínculos fuertes que resultan en una notable evolución de los personajes en su calidad humana. La trama gira permanentemente en los cambios de personalidad en los protagonistas que, a lo largo de los años, logran despojarse del egoísmo, egocentrismo y vanidad.

Que Schitt’s Creek, una tira poco conocida por el público, se ganara el premio a mejor serie de comedia fue una gran sorpresa, teniendo en cuenta que competía con otras producciones de gran renombre como Dead to me, El método Kominsky y The good place. En realidad, la producción ni siquiera había recibido mucho crédito fuera de Canadá. La Academia parece haberle puesto atención recién en esta sexta y última temporada. 

La actuación de dos grandes comediantes canadienses como Eugene Levy y Catherine O’Hara, la pareja de padres en la ficción, es lo mejor de toda la serie. Ellos son el eslabón más fuerte que mantiene la gracia a lo largo de las seis temporadas. Por fuera de ellos, los momentos que te sacan una carcajada pueden ser contados con los dedos, pero que no se malinterprete: la trama es divertida y los personajes de los pobladores de Schitt’s Creek son simpáticos y absurdos; la historia, además, también cuenta con momentos conmovedores que se mezclan con algún giro divertido en el guión. Sin embargo, siempre algo le falta para llegar a un nivel de comedia que realmente provoque una risa en voz alta, y no sólo una sonrisita de vez en cuando. De todas formas, el humor es subjetivo, por supuesto. 

En resumen, Schitt’s Creek, la gran sorpresa de los Emmys, es una comedia que apela, al mismo tiempo, a la ternura y la emoción. Para aquellos que quieran verla, pueden encontrar las seis temporadas completas en Movistar Play.