fbpx Nuestras series favoritas del 2020 | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 26.12.2020
Nuestras series favoritas del 2020

El equipo de Entretenimiento de Agencia Paco Urondo eligió sus series favoritas del 2020. Enterate cuáles son y por qué las eligen.

El año llega a su fin y con esta excusa, desde Entretenimiento, hicimos un repaso por las series que más nos gustaron, entre estrenos o nuevas temporadas que llegaron este 2020.

 

Bojack Horseman - por Jazmín Manuel

La última temporada de Bojack Horseman nos presentó un final perfecto para toda la serie: con un desarrollo de los personajes espectacular, algunas de las escenas más conmovedoras de toda la serie, con un guión impecable y con un mensaje final excelente para cerrar este programa sobre la vida y sus consecuencias. Esta última entrega nos presentó a un Bojack que, ya cansado de huir de sus errores y su pasado, decide enfrentarse contra sus tendencias destructivas en un desesperado intento por cambiar, aunque aún manteniendo un cierto nivel de egoísmo insoportable en su accionar. Sin embargo, más allá de sus intentos por mejorar y dejar atrás sus errores, el protagonista se encuentra con el resultado inevitable: se da cuenta que la única forma de liberarse del peso de su pasado es enfrentándose a las consecuencias de sus acciones. 

Lo que hizo a Bojack Horseman tan espectacular, fue su carácter crudo y personal. Es una serie que nos paró frente al espejo y nos permitió reflejarnos en sus personajes, tanto en sus virtudes como —y principalmente— en sus miserias. Fue la conmovedora historia de un antihéroe que, en cierto punto, todos llevamos dentro. Y su cierre fue perfecto, con un último capítulo cargado de nostalgia, que nos hace testigos de un cierre que, a su vez, representa un nuevo comienzo para todos. Un final digno de la vida misma, sin tanto decorado propio de la ficción. En otras palabras, simplemente brillante. Y por eso es la serie del año.

 

Dark - por Marina Jiménez Conde

Otra de las producciones a destacar, y que llegó a su fin en este 2020, es Dark. La serie alemana, creada por Baran bo Odar y Jantje Friese‎, se convirtió en una referencia dentro de la ciencia ficción, especialmente en lo que se refiere a viajes en el tiempo. Si el final de la segunda temporada había generado algunas dudas, la tercera entrega demostró que se podía responder a ellas. Seguramente, a algunas de mejor forma que otras, pero las cuestiones centrales de la trama fueron resueltas de forma satisfactoria en el final. Además, una serie cuya última temporada se encarga de explicar hasta detalles del opening del programa y de los primeros capítulos, demuestra que es una obra pensada de principio a fin y no una seguidilla de capítulos.

 

Better Call Saul - por Agustín Mina

Fue muy difícil elegir una serie para el 2020, un año donde terminó Bojack Horseman, apareció la magnífica Watchmen, Westworld se recuperó del tropiezo en su segunda temporada y The Mandalorian demostró que el éxito de su primera temporada no fue algo de una sola vez. Sin embargo, mi galardón va para la brillante Better Call Saul. Llegó como el spin off de Breaking Bad (considerada de las mejores series de todos los tiempos), pero con el correr de las temporadas se ganó un lugar junto a las más grandes por mérito propio, al punto que hoy ya no es “el spin off de”, sino una serie que incluso le disputa su lugar a Breaking Bad.

Centrada en el personaje de Jimmy McGill, la serie nos muestra la transformación de este simpático abogado en el inescrupuloso Saul Goodman que todos conocimos y amamos en Breaking Bad. Con una narrativa que recuerda a los mejores momentos de su predecesora y unos personajes entrañables, llenos de grises, que crecen y se desarrollan a lo largo de la serie —acompañados por actuaciones soberbias, sobre todo en el dúo protagonista, conformado por Bob Odenkirk y Rhea Seehorn, una pareja que resultó, quizá, en el más grande acierto de la serie—, Better Call Saul es un viaje que nadie se debería perder, ya sean fans de Breaking Bad o no. Abogados, problemas de pareja, carteles, drogas, crimen organizado, drama y tensión a cada esquina; la serie lo tiene todo.

 

Carmel - por Manuela Bares Peralta

La serie Carmel: ¿quién mató a María Marta? es nuestro propio policial; el formato importado, pero con producción argentina. También es la descripción de un momento de nuestro país: el boom de los barrios privados, el problema de la inseguridad y la crisis económica. Una reconstrucción sobre un asesinato que acalambró a la sociedad en los 2000, pero que también puso sobre la mesa las fisuras del sistema de justicia, la espectacularización de la desgracia y el interés que aún hoy despiertan los misterios, sobre todo si los parimos nosotros mismos. Sin dudas, Netflix marcó su desembarco en el género de la serie documental made in Argentina.

 

Kingdom - por Diego Moneta

La serie que vino a reconfirmar el potencial de la industria del entretenimiento surcoreana. Combina cine histórico, thriller de intrigas palaciegas y epidemia zombie. Un golpe de aire fresco en una temática tan trillada. Ambientada en una época medieval, con un gran trabajo de fotografía e indumentaria para recrear el contexto, también aborda guerras militares y disputas por el trono. El principal defecto pasa por las largas jornadas y negligencias a las que sometieron a los trabajadores. Es un signo de época en todo sentido.

 

Sex Education - por Carolina Micale

A principios del 2020 llegó la segunda entrega de una serie que es mucho más que otra historia hecha para adolescentes sobre cómo sobrevivir al colegio secundario. En esta última temporada, la producción continúa hablando sobre algunos temas importantes, de la forma correcta. La premisa del sexo es la excusa para visibilizar varias de las maneras en las que nos vinculamos los unos con los otros, por fuera de los estereotipos relacionados con el físico, la edad, el género y la sexualidad heteronormada. Los personajes, tanto jóvenes como adultos, son entrañables y, a veces, arrogantes. Son contradictorios. Están llenos de dudas y deseos. Son, dentro de todo, bastante diversos y complejos; dejando en claro que, como espectadores, tenemos mucho por descubrir, por fuera de lo que vemos y ya conocemos. Y ese es, sin duda, el principal motivo por el que no hay que perderse Sex Education.