fbpx ¿Que nos dejó Bojack Horseman? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 15.02.2020
¿Que nos dejó Bojack Horseman?

Una de las primeras series originales de Netflix, pioneras en el campo de las series animadas de la plataforma, llegó a su fin en enero después de haber sobrevivido seis temporadas.

Por Agustín Mina

Cuando se estrenó Bojack Horseman en 2014, su creador, Raphael Bob-waksberg, nunca pensó que llegaría tan lejos. Fue todo un experimento, ya que se trataba de su primera serie y, al mismo tiempo, era la primera serie animada original de Netflix. Sólo gracias a este contexto particular Bojack Horseman logró sobrevivir el tiempo suficiente para convertirse en una de las series más aclamadas por la crítica, elegida por diversos medios como la serie de la década, y nominada a 50 premios diferentes entre 2016 y 2020 —destacando su nominación como mejor serie animada en los Emmy 2019, dos premios como mejor serie animada (2019-2020) en los Critics Choice Awards y otro en los Critics Choice TV Awards en 2016—. Con el producto "terminado" llega el momento de revisar su historia y preguntarnos:
 
¿Qué nos dejó Bojack Horseman? 

Durante sus seis temporadas, el equipo detrás de Bojack Horseman usó la serie como una excusa para hablar y concientizar sobre diversos temas. La serie tiene mucho que decir sobre el mundo en el que vivimos y la industria dentro de la cual funciona; por esto, le dió un lugar importante a la agenda de género, metiéndose con temas como el aborto, la misoginia y los abusos en la industria del entretenimiento con base en Hollywood. Las dificultades de las mujeres para crecer en ese mundo de hombres también recorren toda la serie con grandes personajes cómo Princess Caroline, una secretaria que quiere convertirse en agente de celebridades, y Diane Nguyen, una escritora con ganas de cambiar al mundo.
Sin embargo, el gran tema de la serie es la masculinidad tóxica, atada a las adicciones, los traumas pasados, el poder; cómo corrompe a las celebridades y la impunidad que conlleva. El gran representante de todo esto es el protagonista de la serie, Bojack Horseman. Como el actor estelar de la gran sitcom de los 90 Horsing Around, Bojack le sumó a sus privilegios “de hombre” la impunidad de ser el actor más querido del momento. La serie hace un trabajo excepcional al retratar cómo esa impunidad, que te permite no afrontar las consecuencias de tus actos, convierte a una persona promedio, con sus errores y sus defectos, en un ser tóxico y egoísta, incapaz de sentir empatía y de crecer como persona.

En tanto que la base del crecimiento humano es aprender de los errores, cuando tus errores no se viven como tales, cuando podés esquivar sus consecuencias y hacer siempre lo querés sin importar nada, esto se vuelve la norma y tu capacidad para crecer desaparece. 
Esta es la historia de Bojack Horseman, un hombre con problemas que entró a la industria del espectáculo, empezó a ser reconocido, a tener plata, ir a los mejores lugares y rodearse de gente famosa, tener gente que lo admira, a tomar alcohol, usar drogas, salir de noche, tomar malas decisiones y repetir ese ciclo, sin consecuencias, sin tener que aprender jamás; incapaz de crecer como persona. 

Para el comienzo de la serie ya pasaron más de 20 años desde el estreno del gran hit de Bojack, Horsing Around. Para ese momento todas sus conductas y malas actitudes están totalmente cimentadas, a resguardo en su título de estrella de la televisión. En su vida, Bojack no tiene que cambiar absolutamente nada: si a alguien no le gusta cómo es, siempre tendrá más gente a su alrededor, que eventualmente se cansará de él también. Este bucle tuvo efectos devastadores sobre su psique. Bojack no sólo es tóxico, egoísta, narcisista y alcohólico, sino que también sufre de una profunda depresión, tiene tendencias autodestructivas y se auto sabotea constantemente. Su personalidad y todos sus problemas impiden que cualquier persona se acerque realmente a él, lo que lo ha vuelto solitario e incapaz de conectar con alguien en profundidad. 

La serie nos presenta con este personaje increíblemente defectuoso, malo, tóxico y dañino para sí mismo y cualquier persona que se le acerque, para decirnos que incluso él puede redimirse. El mensaje detrás de Bojack Horseman, entonces, es que nada es definitivo, nadie está condenado a ser cómo es. La infelicidad, la tristeza, las adicciones, los problemas y los traumas son todas cosas que pueden superarse con mucho trabajo, esfuerzo y constancia. Lo que nos dejó Bojack es la certeza de que todos podemos mejorar, no importa cuánto pensemos que ya es muy tarde, ni las cosas que hayamos hecho, nada ni nadie nos define para siempre, si no lo dejamos. Pero este mensaje tan esperanzador no llega sin un “pero”, y es que la serie nos deja muy en claro que si queremos superarnos y ser mejores primero tenemos que hacernos responsables de nuestras acciones, nuestras decisiones y las consecuencias que tuvieron. Sólo así podremos empezar el camino hacia una mejor versión de nosotros. 

 

*Spoilers sobre la ultima temporada de la serie a partir de este punto*

La sexta y última temporada de la serie relata como Bojack finalmente emprende ese camino. A nuestro protagonista le toca echar un vistazo hacia atrás y recordar todas las cosas horribles que hizo, y pagar por ellas. A veces es yendo a la cárcel por crímenes de los que en un primer momento habías podido librarte; otras veces es perder a las personas más queridas para vos, las mas importantes en tu vida. Y nada de esto es fácil, pero es necesario para salir adelante. De otra forma sólo estarías pateando tus errores bajo la alfombra y arrancando de cero, como si nada hubiera pasado, como si esa persona que eras nunca hubiera existido, como si no hubieras lastimado a nadie.

El foco de la serie está en esta dualidad de decir “no importa quién hayas sido hasta hoy ni las cosas que hayas hecho, si vos querés podes cambiar, podés ser mejor; nunca es tarde”. Al mismo tiempo que te dice: “¡Pero no te vas a salir con la tuya! Si querés ser esa nueva persona primero tenés que saldar las deudas de quién fuiste hasta hoy. Sólo cuando estés en paz con todo lo que hiciste y fuiste vas a poder empezar a transitar el camino de ser una nueva persona”. Por esta razón, la historia de Bojack Horseman tiene un final abierto y agridulce, que funciona en paralelo a cómo son las cosas en la vida. Después de salir de rehabilitación Bojack tiene miedo de recaer, y su mejor amigo le responde que tiene tomárselo con calma, un día a la vez, y si llegara a recaer sólo tiene que volver a empezar. Esta idea funciona para toda la serie. El camino de Bojack no concluye en el último capítulo; por el contrario, recién está comenzando. Así como la serie nos dice que no tenemos que ser esa persona que no nos gusta por siempre, tratando de “aliviarnos”, al mismo tiempo nos está diciendo que, así como nada es definitivo, las cosas buenas tampoco lo son. La sobriedad no es algo que se logra de una vez y para siempre, es un trabajo de tiempo completo, por el resto de tu vida, con la posibilidad de recaer en cualquier momento. 

La historia de Bojack no tiene un cierre definitivo porque el mensaje de la serie es que nada en esta vida es definitivo. Qué le habrá pasado a Bojack después de que vemos los créditos del último capítulo es algo que no está escrito. ¿Podrá redimirse finalmente? ¿Habrá recaído en algún punto del camino? ¿Se habrá vuelto a levantar después de eso? Todas son preguntas posibles que no tienen respuesta. 

Como nos enseñó Raphael Bob-waksberg, sólo nos queda despertarnos todos los días y tratar de hacer lo mejor posible. Se vuelve más fácil, pero hay que hacerlo todos los días, esa es la parte difícil.