fbpx La Red Avispa: espías cubanos infiltrados en Miami | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 26.06.2020
La Red Avispa: espías cubanos infiltrados en Miami

La película de Olivier Assayas llegó al catálogo de Netflix el pasado viernes 19 de junio. El largometraje está basado en hechos reales e inspirado en el libro Los últimos soldados de la Guerra Fría, del político y escritor brasileño Fernando Morais. 
 

Por Ariel Pinus / Ilustración de Gabriela Canteros

La Red Avispa, dirigida por el realizador francés Olivier Assayas, arribó a Netflix tras su preestreno en el Festival de Venecia en 2019. Este thriller narra los sucesos vividos por parte de quienes fueron condecorados como Héroes de la República de Cuba por su infiltración en organizaciones anticastristas durante la década del 90. A su vez, el film se enfoca en el sufrimiento y los periplos de las parejas de los espías, previo a su arresto en Estados Unidos.

La temática y el gran elenco latinoamericano de la producción son un gran llamado para ver la película. Penélope Cruz tiene un papel protagónico descollante en el rol de Olga Salanueva, la esposa del piloto René González, interpretado por el actor venezolano Edgar Ramírez. El reparto principal se completa con Gael García Bernal, Wagner Moura, Ana de Armas y Leonardo Sbaraglia.

La Red Avispa fue un grupo de inteligencia cubano que se infiltró en distintas organizaciones terroristas anticastristas, radicadas en Florida, durante la década del 90. Estaba dirigida por Gerardo Hernández (Gael García Bernal), que operaba bajo el alias de Manuel Viramontes. Su misión era detectar y evitar diferentes tipos de atentados que se venían produciendo en variados puntos turísticos de la isla, con el objetivo final de derrocar a Fidel Castro.

Leonardo Sbaraglia asume el papel de José Basulto, terrorista cubano entrenado por los Estados Unidos, que dedicó su vida a atentar contra la revolución. Basulto es el líder de la agrupación Hermanos al Rescate, organización conocida por ayudar a los balseros a escapar de la isla, pero relacionada directamente a los atentados que buscaban debilitar aún más la economía cubana tras la caída de la Unión Soviética.

La Fundación Nacional Cubano Americana, dirigida por Jorge Mas Canosa (Omar Ali), planeaba y financiaba a través del narcotráfico los atentados desde Miami. En estas organizaciones se infiltraron los integrantes de la Red Avispa. El director decidió enfocarse principalmente en las actividades de tres espías: René González, Gerardo Hernández y Juan Pablo Roque (Wagner Moura). Este último se casa, en suelo estadounidense, con Ana Margarita Martínez (Ana de Armas).

Cuba ha vivido bajo el régimen comunista desde 1959. Fue sometida a un riguroso embargo que impuso Estados Unidos, que provocó muchas dificultades a la población. Muchos cubanos huyeron del régimen autoritario. La mayoría se estableció en Miami, donde varios grupos militares luchan para liberar a Cuba”, introduce el largometraje. Estas líneas muestran el intento de neutralidad que buscó el director francés, lo que lo llevó a ganarse amigos dentro de la isla y enemigos entre los sectores antirrevolucionarios.

“Es conocido que en Miami han amenazado con quemar los cines que la muestren, y me parece valiente hacer una película que, sin ser procubana, se acoge a la verdad, y esta verdad nos favorece porque nosotros hemos sido las víctimas por más de medio siglo”, sostuvo Gerardo Hernández en una entrevista a Cubadebate, tras el estreno en el Festival de Cine de La Habana.

Los grupos conservadores cubanos, por el contrario, organizaron manifestaciones desde La Florida, acusando a Assayas de mentiroso y hasta llegaron a realizar una colecta de firmas exigiendo sacar al largometraje de cartelera. A ellos se le sumó la crítica de cine de diversos medios, incluidos Clarín, quien la calificó como “merengue cubano”, o La Nación, que tituló “La Red Avispa, el thriller de Netflix sobre espías cubanos que se filmó en un clima de paranoia”.

Si bien La Red Avispa deja algunos cabos sueltos y tiene un final un poco abrupto, no deja de ser una historia atrapante y digna de conocer. Sobre todo teniendo en cuenta que está basada en una historia real. Podríamos suponer que la respuesta de ciertos críticos se debe a la eterna costumbre que mostró Hollywood, con Rocky derrotando a Iván Drago o Tony Montana y las aspiraciones de un cubano en la supuesta tierra de las oportunidades, más que al valioso aporte del film.