fbpx El inocente: el misterio de Harlan Coben a la española | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 15.05.2021
El inocente: el misterio de Harlan Coben a la española

La nueva miniserie española, producida para Netflix, vuelve a tomar una novela del escritor norteamericano Harlan Coben para contar una historia llena de intrigas. Con Mario Casas y Aura Garrido como protagonistas, la argentina Martina Gusmán también es parte del elenco. ¿Cuál es la lógica que sostiene el misterio en sus obras?

Por Marina Jiménez Conde

La miniserie española El inocente llegó a Netflix hace dos semanas y se encuentra entre lo más visto de la plataforma. Se trata de un thriller basado en la novela homónima de Harlan Coben (2005), reconocido escritor estadounidense, del cual ya desembarcaron varias adaptaciones sobre sus títulos en el gigante del streaming, tras un acuerdo entre las partes firmado en 2018

El inocente está protagonizada por Mario Casas, que da vida a Mateo Vidal, y por Aura Garrido, que personifica a Olivia Costa. Ambos están felizmente en pareja y reciben la noticia de que están esperando un hijo juntos. El foco durante el primer capítulo está puesto en conocer la historia de Mateo que, años atrás, en una pelea, mató sin querer a otra persona. En paralelo a la reconstrucción de su pasado, Olivia desaparece y él empieza a recibir fotos, enviadas desde el celular de la mujer, donde un hombre se fotografía desnudo junto a ella.

Pese a que busca a su pareja para saber qué ocurre, piensa que ella lo puede estar engañando y no tanto que se trata de un secuestro. Además, también hay una polémica frase sobre la pelea que lo llevó a la cárcel. En una de sus reflexiones se pregunta qué hubiera pasado si no se hubiera “dejado arrastrar” por la chica que fue el “motivo” por el que surgió la confrontación. No hay ningún tipo de señalamiento hacia las masculinidades violentas y su forma de arreglar los conflictos “a las piñas”.

Por otro lado, la miniserie tiene muchos personajes y se van abriendo distintas subtramas, lo que le exige al espectador tener un poco de paciencia, en especial durante los capítulos iniciales, hasta que cada pieza comienza a ser puesta en relación con las demás. Esa desorientación inicial, típica de este tipo de producciones, genera el efecto de querer ver un episodio tras otro, hasta que se ordenan las preguntas que dan lugar a la intriga.

Los distintos giros en la historia provocan que ese relato inicial sea solamente el puntapié para mostrar otro mucho más complejo. Sólo al final cobra sentido que el énfasis esté puesto en Casas. Una cuestión que no suma es que la explicación del accionar de algunos personajes es un odio ciego, más cercano al que se da en el caso típico del culebrón. Esto le sucede a Kimmy Dale (la argentina Martina Gusmán), que hace lo que puede para darle credibilidad al papel que le toca interpretar.

Por último, en la miniserie de ocho capítulos, aparece el tema de la trata de personas y de la explotación sexual de adolescentes. Las muchas escenas con violencia explícita hacia las mujeres también hacen preguntarse si éstas están puestas allí para denunciar una cruel realidad o se trata, más bien, de una banal espectacularización de la violencia.

 

El autor detrás del misterio 

Luego de la asociación de Harlan Coben con Netflix, varios de sus libros terminaron teniendo su propia versión en miniserie. En realidad, dos títulos anteriores habían sido ya adaptados a un formato audiovisual previamente: la cinta francesa No se lo digas a nadie (2006) y una miniserie producida en el mismo país, llamada No Second Chance (2015). 

Sin embargo, Netflix en estos últimos tres años ya suma cuatro títulos vinculados con el autor norteamericano. La primera en llegar fue Los cinco (2016) y dos años más tarde le siguió Safe (2018), creadas por Coben y las únicas que no están basadas en ninguno de sus libros. Luego fue el tiempo de No hables con extraños (2020), la adaptación británica que quizás sea la mejor lograda. Después fue el turno de Bosque adentro (2020), que además fue la primera producción hecha en Polonia que se subió a la plataforma. En estos dos últimos trabajos Coben estuvo involucrado como productor ejecutivo.

Todo este recuento sirve también para encontrar varias similitudes en las historias. En principio, están marcadas por la desaparición de un personaje femenino que generalmente es buscado por un protagonista varón. Además, suele pasar que la persona que desaparece escondía algunos secretos, que luego dan lugar a conocer revelaciones de otros personajes: todos esconden algo. También es normal encontrar una detective mujer que se saltea las reglas con el fin de ayudar a resolver el misterio.

Por último, otra gran coincidencia, está en la forma en la que Coben elige relacionar los distintos hechos. En general, hay alguna cuestión del orden de la casualidad que termina uniendo todo, un devenir de causalidades que enredan cada una de las historias que se van entrecruzando. Así, logra sostener el misterio para llevar adelante cada una de sus obras.