fbpx Adam Sandler y Netflix: donde manda taquilla, no manda narrativa | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 16.10.2020
Adam Sandler y Netflix: donde manda taquilla, no manda narrativa

Netflix estrenó El halloween de Hubie, película que marca el retorno de Sandler al arquetipo del personaje infantil de buenas intenciones que más lo representa. La línea sigue siendo más o menos la misma: los chistes cómodos y tontos, donde la trama sólo está de fondo. 

Por Diego Moneta

Hace algunos años, Netflix comunicó que Adam Sandler era una de las principales búsquedas de sus usuarios. El dato se tradujo en una alianza entre la plataforma y el actor para producir y protagonizar seis películas. A principios de este año, el acuerdo se renovó por cuatro films más.

El 7 de octubre se estrenó El halloween de Hubie, una de las producciones que Netflix va a ir subiendo a su plataforma con motivo de la festividad. La película está escrita por Sandler, junto a Tim Herlihy, y dirigida por Steven Brill. Es el prototipo de films creados por Happy Madison, la productora fundada en 1999 por Adam para sus proyectos más personales.

La nueva película nos sitúa en Salem, Massachusetts. Hubie Dubois (Adam Sandler) es voluntario de la comunidad y su intención es que se pueda festejar Halloween sin incumplir las reglas. Cada 31 de octubre patrulla las calles, llevando un termo multiuso, para ayudar a quien lo necesite. Este año, además de lo habitual, ha llegado un siniestro vecino al barrio, Walter Lambert (Steve Buscemi), y Richie Hartman (Rob Schneider) se ha escapado de un psiquiátrico.   

Hubie es un niño atrapado en el cuerpo de un adulto (qué innovador). Diariamente sufre las bromas y agresiones del resto de los ciudadanos, pero su buen corazón lo hace seguir adelante. Vive con su madre (June Squibb) y está enamorado de la misma chica desde que salió del secundario, Violet Valentine (Julie Bowen), quien se casó y se divorció del jefe de la policía local (Kevin James). Esto marca el regreso de Sandler y Bowen a una misma película, luego de más de dos décadas desde Happy Gilmore

Como cualquier comedia de Adam Sandler, la trama es lo de menos. La buena voluntad del protagonista, casi a modo de héroe, atraviesa toda la película e intenta dejar un mensaje moralista al final. Todo sirve de excusa para incluir chistes de variable y dudosa efectividad. Lo más rescatable es la inclusión de Shaquille O´Neal, Michael Chiklis y Maya Rudolph como invitados especiales. 

También es destacable la dedicatoria en el final a Cameron Boyce, quien falleció el año pasado luego de un ataque epileptico, antes de que comenzara la producción del film. Boyce había interpretado al hijo de Adam Sandler en la recordada saga Son como niños.

 

La cuestión es que la película no tiene nada nuevo que ofrecer, y tampoco lo busca. Sandler había prometido hacer una película muy mala si no ganaba un Oscar por Diamantes en bruto, y este puede ser el resultado. Es la típica comedia con chistes sobre pedos en una historia absurda y llena de clichés, pero, de nuevo, no es que la intención sea otra. La trama es simplemente el vehículo para lanzar cualquier chiste. Y si algo ha caracterizado a Adam Sandler es su absoluta despreocupación ante las críticas. 

El halloween de Hubie es la vuelta de Sandler a su arquetipo de personaje. Ese muchacho inmaduro, tonto pero con sentimientos nobles, que sólo es objeto de burlas y agresiones. Es otra muestra del humor cómodo sin explicación al que siempre apostó el actor. Es el adulto haciendo las tonterías que podría hacer un nene, con una tendencia obstinada a apostar por la acumulacion de chistes en lugar de la calidad de los mismos. 

Además, cuando Happy madison es la productora, Sandler es parte de un combo en el que también participan James, Schneider y Buscemi. El problema es que el papel de tonto se traslada a todo el elenco, y así nos olvidamos que Buscemi alguna vez fue parte de Reservoir Dogs, de Quentin Tarantino. En el caso de esta nueva película, el afectado es Ray Liotta, recordado últimamente por su papel en Historia de un matrimonio

Sin embargo, Sandler ha tenido papeles en donde ha demostrado que puede agregar una cuota de drama a su actuación. Las recordadas Un papá genial y Como si fuera la primera vez son muestra de ello; inclusive la reciente controversia alrededor de Diamantes en bruto. Puede y sabe hacer reír de otra manera, que no sea cómoda, y su especial de stand up para Netflix, 100% fresh, es el mejor ejemplo. 

A pesar de toda la crítica, Sandler siempre fue un gran recaudador; y donde manda taquilla, no manda narrativa. 

El acuerdo entre Adam Sandler y Netflix en 2014 le dio un segundo aire a la carrera del actor y productor. El abultado contrato le permitió explorar distintos registros interpretativos, además de las comedias que suele hacer siempre. La alianza, además, es fructífera para ambas partes. Misterio a bordo, en la que también participa Jennifer Aniston, es una de las películas más vistas de la plataforma con 73 millones de reproducciones.

Luego de la renovación del acuerdo, ya hay dos proyectos más en marcha. Uno es un largometraje animado, escrito y producido por Sandler, quien también le pondrá su voz. El otro es Hustle, una película producida por Lebron James, que sigue la historia de un cazador de talentos que, luego de conocer a un deportista en el extranjero, intentará que forme parte de las estrellas de la NBA.

Es una posibilidad que productos como El halloween de Hubie funcionen mejor aún en casas particulares, donde uno pueda reírse de los chistes cómodos sin ser juzgado por la mirada del de al lado. Sea como sea, Adam Sandler conoce a su público y lo aprovecha.