fbpx Raúl Dellatorre: "Somos rehenes absolutos de los frigoríficos hasta que empiece el control y la regulación" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Economía //// 07.06.2021
Raúl Dellatorre: "Somos rehenes absolutos de los frigoríficos hasta que empiece el control y la regulación"

El economista y periodista dialogó con APU RADIO (La Palabra Justa, domingos de 10 a 12, por FM La Patriada) sobre la actualidad y la coyuntura económica. También detalló la investigación de la AFIP sobre irregularidades cambiarias en la exportación de carne vacuna. 

Por Martín Massad

Agencia Paco Urondo: En estos días salió publicada en el diario Página/12 una nota sobre la situación de los frigoríficos en Argentina. ¿Podría detallar las maniobras ilegales que se detectaron en el megaoperativo realizado?

Raúl Dellatorre: Por un lado, están las maniobras ilegales para evadir impuestos que implican trampas en las exportaciones. Por otro lado, está la información reciente, publicada en Página/12, acerca de maniobras ilegales de mayor gravedad en el mercado interno, exportación y demás. Estas abarcan un grado de irregularidad e ilicitud en el mercado de las carnes que no tiene límites y abarca al 90% de los frigoríficos.

Para ir desde el principio, lo que se había detectado en las exportaciones de carne a nuevos destinos como los países asiáticos China, Hong Kong y otros, era que aparecían una serie de nuevos operadores o matarifes. Son empresas que se inscriben y que lo único que hacen, aparentemente, es comprar la hacienda y llevar a faenarla a un frigorífico ajeno, donde alquilan el servicio de faenado. Luego, la exportan con muy pocos requisitos para el mercado tan lejano como es el asiático.

Otra operatoria detectada es que hacían exportaciones a destinos cercanos como Uruguay, pero con destino final a China. Esta triangulación de la exportación les permite vender a un valor inventado, disfrazado para pagar menos impuestos y retenciones. A veces también ocurría que este matarife no era un tercero, sino que era el mismo frigorífico que utilizaba otro nombre para no hacer figurar al propio nombre y así obtener beneficios de la operación. Además, como sacaban el producto bajo estos valores del país, se generaba una diferencia por alterar la declaración de lo exportado. Al cobrar los dólares en parte de pago desde el exterior los ingresan por el dólar liquid, dólar bolsa, en lugar de hacerlo por el dólar oficial, y con esto ya tenían un 50% de ganancia.  

El negocio era tan redondo que empezaron a aparecer muchos de estos supuestos matarifes, con una demanda adicional, particularmente sobre la hacienda de vaca de descarte, la vaca de mayor edad o que no es apta para reproducción. Esta demanda del producto de valor mínimo en el mercado aumentó la escala del resto de los precios de cortes de novillito, ternera y demás. Este tipo de negociado subió todos los precios durante el 2020 de forma infernal, y hacia fin de año se empezó a ver en los precios de mostrador, y hoy tenemos los precios que tenemos.

APU: ¿Los matarifes involucrados cuentan con testaferros al frente de sociedades?  

R. D.: Están inscriptos con empresas absolutamente truchas, apócrifas, a nombre de una persona a la cual le pagan para que preste el documento. Después, las exportaciones se hacen a una empresa que tampoco existe. Es una operación completamente disfrazada por alguien que está haciendo negocios desde la oscuridad o con alguien que sea conocido, como las cadenas argentinas, que hacen esta operación para que no figuren estas operaciones junto a sus nombres reales.    

APU: ¿Hay antecedentes de operaciones ilegales de exportación de carne declarada como “huesos” para obtener beneficios económicos? 

R. D.: Anteriormente tuvimos un caso como ejemplo, que detalló Silvia Traverso, la titular de Aduana, donde estaban involucrados 19 frigoríficos, entre los que, según me informaron, hay nombres importantes. Es una de las tantas operaciones ilegales que están sucediendo. En este caso, se llevó a fondo con la investigación y un seguimiento con un plan de 90 días logrando demostrar por completo la operación.  Esto demuestra que hay exportaciones que están declarando lo que quieren, no está el producto ni la cantidad que corresponde.

En la nota de hoy, de Página/12, aparecen 120 frigoríficos, y más del 90% del total cometía alguna de estas irregularidades que van desde la triangulación, falsear los datos, utilizar un tercero apócrifo para hacer las operaciones hasta falsear los datos de compra de la hacienda. En resumen, tenemos una situación de muchas infracciones.

APU: ¿Por qué estas maniobras ilegales en las exportaciones de carne repercuten en el precio del mercado interno?

R. D.: Sucede que si en vez de tener un mercado que hace las cosas como corresponde, se entiende por esto comprar hacienda, faenarla, distribuirla a las carnicerías y grandes cadenas y a precios en función de esos costos, por el contrario, generan estos negociados turbios para llevar la carne al exterior o se reservan los productos sin demanda para hacer negocios por izquierda para ganancias personales, todo esto ocasiona escasez en el mercado interno, junto con una subida de precio. Además, aquellos que saben de estos negociados deciden subir el precio arbitrariamente para no quedar por fuera de las ganancias en el mercado interno.  

Somos rehenes absolutos de los frigoríficos hasta que empiece el control y la regulación de todo este mercado. Sospechábamos que esto estaba sucediendo y ahora tenemos precisión sobre la cantidad enorme de descontrol, irregularidades y abusos en el sector informal y formal de frigoríficos. En estas operaciones están implicados los grandes frigoríficos y no pueden hacerse los distraídos, ya que hay evidencia de estas operaciones. En este megaoperativo se han investigado 154 grandes frigoríficos, lo cual representa casi el 70% del total del país. De estos 154, en 9 de cada 10 aparecieron irregularidades de este tipo.