fbpx Construyendo una flota propia se recupera soberanía | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Economía //// 31.08.2017
Construyendo una flota propia se recupera soberanía

El Movimiento Industrialista Nacional (MINAC) presentó tres proyectos estratégicos, el pasado viernes 25 en el Anexo “C” de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, en el marco de una amplia convocatoria y una nutrida presencia.

Por Nadia Mayorquin

Foto: Daniel Matos

“Cuando los  países son libres, su política interna determina su comercio exterior, cuando son dominados, es al revés”. Ernesto Guevara

Los proyectos presentados se vinculan para potenciar la industria naval nacional. Se trata de crear un  Fondo de Desarrollo para la Industria Naval Nacional (FODINN), Transporte de Agua con Reserva de Cargas y otro que prevé la creación de la Empresa de Líneas Multimodales Siglo XXI (ELMA Siglo XXI).

Las iniciativas ya tuvieron estado parlamentario entre los años 2002 y 2015 pero no fueron tratados. Actualmente tienen estado parlamentario y fueron presentados por el Diputado Remo Carlotto en noviembre del año pasado y marzo del presente año.

Estos proyectos son producto de la lucha de los trabajadores del astillero Río Santiago, el más grande de Latinoamérica, que se mantiene 100% estatal. Fue la primera empresa que encabezaba la lista de privatizaciones en los años 90s.

ELMA fue una corporación del Estado que integró verticalmente todas las empresas marítimas. ELMA siglo XXI se propone como multimodal: integrar todos los medios de transporte dentro de la misma empresa a través de una corporación del Estado.

En esta convocatoria se expusieron la esencia de cada uno de tres proyectos. Dos de ellos se refieren específicamente a la Industria Naval: FODINN y Transporte por agua con reserva de carga.

El FODINN, es el Fondo de Desarrollo de la Industria Naval Nacional, que dentro de la Ley lo que se impulsa es la aplicación de un impuesto al flete internacional.  Hoy el flete internacional factura aproximadamente 7 mil millones de dólares por año” tiene como principal objetivo, la recaudación fiscal a los fines de reactivar la Industria Naval, de esta manera impulsar la construcción de dos buques, por año, de acuerdo también a los astilleros que se proyectan reactivar en Argentina, donde hoy solo trabajan 3000 trabajadores y deberían ser 9000, en términos fiscales al Estado le repercute en las ganancias que puede llevar a cabo de la re activación de una Industria tan importante.

Construyendo una flota propia se recupera soberanía

La ley ELMA XXI. Empresas de Líneas Multimodales de Argentina, que retoma la esencia del  antiguo nombre de ELMA, actualizándolo al siglo XXI donde se recupere el control soberano sobre el sistema de transporte, una línea 100% estatal con un Estado empresario al frente de la economía, el cual es considerado como “eje central”, se propone cambiar la logística y con ELMA Siglo XXI se planifique un desarrollo endógeno que potencie todas las regiones del territorio nacional con sus particularidades locales con Justicia Social, por tal razón es prioridad concentrar todos los medios de transporte, desde una dirección centralizada de la aeronáutica, naval y terrestre al servicio del pueblo argentino.

Economía de escala y pleno empleo

Una economía de escala como la argentina, donde se producen alimentos para más de 460 millones de habitantes, requiere del control del comercio exterior por medio de una corporación estatal que actué de forma independiente del capital privado. Argentina necesita un Instituto Argentino de Promoción del Intercambio, que esté actualizado tecnológicamente, sea ágil y comercialmente agresivo. Que realice las exportaciones argentinas de las 100 millones de toneladas a granel, otorgándole al productor semilla desarrollada por el INTA. No hay que olvidar que de las 100 millones de toneladas que el país produce, el 92 por ciento es exportado y sólo el 8 por ciento es consumido internamente.

El Estado también tiene que poder planificar la demanda de las 30 millones de toneladas de importación, sustituyendo los productos que estamos en condiciones de fabricar en el país.

De igual y complementaria importancia es un brazo logístico multimodal que integre una flota mercante estatal, que realice el 50 por ciento de los fletes del comercio exterior que le corresponden al país; que integre al ferrocarril en las cargas y las largas distancias por tierra; con las recuperadas Aerolíneas Argentinas y una flota de camiones que llegue con los productos de consumo a todas las provincias, a todos los pueblos, a todos los barrios. Un Estado que ejerza la producción y preste el servicio, además de regular la actividad, porque en el ejercicio de la actividad está la verdadera regulación. Por ello  impulsar la creación de la Empresa de Líneas Multimodales Argentina ELMA XXI,  permitiría al pequeño productor o pequeño industrial, con ayuda estatal, comunicación e intercambio hacia el mar, que proteja los precios de nuestros productos y realice el flete y el seguro en toda la cadena del transporte, desde el camión al tren, la barcaza o el buque.