fbpx ¿Es el Bitcoin la alternativa de Rusia para sortear las sanciones financieras? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Debates //// 03.03.2022
¿Es el Bitcoin la alternativa de Rusia para sortear las sanciones financieras?

En las semanas previas a la agudización del conflicto entre Rusia y Ucrania, Putin se manifestó a favor del uso de criptomonedas. El presidente ruso instó a su Banco Central a regularlas. ¿Es hoy una alternativa al bloqueo financiero?

Por Juan Cruz Guido

En diciembre de 2021, la titular del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, aseguró en una conferencia de prensa que rechazaban el uso de criptomonedas y adelantó que trabajaban en la posibilidad de prohibirlas. Un reporte de la institución financiera rusa publicado en enero de este año, titulado 'Criptomonedas: tendencias, riesgos, medidas', asegura que la prohibición es un camino para "reducir las amenazas que supone la propagación de las criptomonedas".

"Los riesgos de las criptomonedas para los inversores privados están relacionados con la posibilidad de una pérdida total de las inversiones en criptodivisas”, apunta el informe sobre las consecuencias para los inversores. “El crecimiento del mercado de criptodivisas refleja en gran medida la formación de una burbuja en el mercado", señala en relación a la posibilidad de una crisis financiera provocada por los criptoactivos.

Sin embargo, luego de la publicación del reporte del Banco Central ruso, el ministro de Finanzas de Rusia, Anton Siluanov, cuestionó la posición de la autoridad monetaria. “Prohibir las criptomonedas, es lo mismo que prohibir Internet, lo cual es imposible", señaló. Para el ministro debería haber un camino intermedio que sería la regulación tanto de las transacciones como de la minería cripto (otro de los puntos del debate).

Hoy en Rusia ni la adopción de las criptomonedas ni la minería está regulada, ni legislada con lo cual ninguna de las dos actividades es ilegal. El proyecto del ala regulacionista del gobierno ruso apunta, por un lado, a exigir la obligación de declarar las operaciones que superen los 600.000 rublos y multar a quienes realicen transacciones por vías alternativas. Por otro lado, con respecto a la criptominería, el proyecto regulacionista prevé permitir la actividad en las regiones que tengan excedente de electricidad.

El hecho de que Rusia sea un productor mundial de energía lo vuelve un plaza muy atractiva para el desarrollo de la minería cripto. De hecho, muchos de los criptomineros chinos mudaron su actividad a regiones de Rusia, tras la ofensiva de China. Algunas ciudades rusas como Irkutsk, experimentaron subas del 160% en el consumo eléctrico por esta razón. 

El sector prohibicionista buscaba imitar el camino de China que, el año pasado, prohibió el uso y minado de criptomonedas, luego de años de liderar su uso. "Las actividades comerciales relacionadas con moneda virtual son actividades financieras ilegales", afirmó el Banco Central chino en septiembre de 2021. “Violan gravemente la seguridad de los activos de las personas y están "alterando el orden económico y financiero normal", resaltaron a través de un comunicado conjunto la Asociación Nacional de Finanzas de Internet de China, la Asociación Bancaria de China y la Asociación de Pagos y Compensación de China. El anuncio del país asiático generó que el Bitcoin, la principal criptomoneda, se desplomará 2.000 dólares en un día. La consecuencia de la prohibición es evidente en la comparativa del uso energético para Bitcoin en el país asiático: para septiembre de 2019, concentraba el 75% en el mundo, mientras que para 2021 cayó al 46%.

Ese es el modelo que quería tomar el Banco Central ruso: prohibir las criptomonedas para desalentar su uso. De hecho, luego de sus comunicados contra los criptoactivos, el Bitcoin se desplomó 8%.

Siempre que alguna economía importante merodea la idea de regular o prohibir las monedas virtuales, estas se derrumban, evidenciando uno de sus vértices de riesgo, que es la volatilidad financiera.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, viene siguiendo de cerca el debate en torno a las criptomonedas por la posibilidad de que lleven a un camino de desdolarización de la economía mundial. Impulsó al Duma, el parlamento ruso, a que legisle en la materia y en las últimas semanas se metió de lleno en el debate abierto dentro de su gobierno. El mandatario instó a las dos partes a que negocien una regulación de los criptoactivos, oponiéndose de esta manera a la idea prohibicionista.

Tras estas declaraciones, el Banco Central ruso y el Ministerio de Finanzas acordaron un proyecto de ley que buscará reconocer al Bitcoin, la criptomoneda con uso más extendido, como “análogo de divisa”. Es decir, una divisa estándar, de igual valor que el rublo, y no como un activo financiero digital.

Las consecuencias del conflicto bélico y el bloqueo financiero de Occidente

En el contexto del debate económico interno en Rusia sobre los criptoactivos, se produjo el conflicto bélico con Ucrania, hoy en desarrollo.

Las consecuencias económicas para Rusia han sido un bloqueo financiero inédito, con la exclusión de sus principales bancos del sistema de pagos internacionales SWIFT. También se ha generado una corrida financiera a los activos que cotizan en el mercado de valores, que generó que el gobierno ruso cerrará la Bolsa de Moscú, la principal del país, para evitar que una crisis financiera deviniera en una económica extendida.

Parte de esa crisis ya se trasladó a una corrida cambiaria al rublo. Y una de las primeras respuestas a toda esta situación fue la adopción de criptomonedas en general, y en particular de Bitcoin, por parte de la población rusa que, como hemos descripto, se encuentra muy familiarizada con las monedas virtuales.  

El sector procripto en Rusia está aprovechando este momento para alentar una adopción concreta del Bitcoin como moneda de curso legal para evitar las presiones financieras internacionales contra el rublo.

Desde el viernes, el día siguiente al comienzo de la acción militar, el Bitcoin y las demás criptomonedas venían experimentando una suba exponencial, que llegó al 10% en 5 días, ubicando al Bitcoin por encima de los 45.000 dólares.

Sin embargo, hoy el Tesoro de los Estados Unidos se hizo eco de está situación y emitió un comunicado advirtiendo al mercado cripto que no operé con las personas e instituciones sancionadas por el país. Se refirió a los mecanismos financieros tradicionales, pero también a las monedas virtuales. "Transacciones o tratos engañosos o estructurados para eludir cualquier sanción de los Estados Unidos, incluso mediante el uso de monedas o activos digitales o el uso de activos físicos", apunta el texto del Tesoro estadounidense.

Esta acción del organismo financiero de los Estados Unidos generó un parate en la tendencia alcista de las monedas virtuales. De todas maneras, el debate continúa abierto para Rusia, ahora con una perspectiva geopolítica, sobre la adopción de las criptomonedas como una posibilidad real de sortear el bloqueo financiero de Occidente.