fbpx Heavy metal, humor y series | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 18.07.2021
Heavy metal, humor y series

Dos nuevas miniseries argentinas vinculadas al mundo metalero refrescan las pantallas: Asspera. La serie, dirigida por Rodrigo Santamaría, y El pibe de Jermain Odreman.

Por Gito Minore

La música heavy metal y las diversas producciones del universo audiovisual resulta una combinación explosiva y fructífera ya desde hace mucho tiempo. La gran cantidad de películas, documentales, video clips, dibujos animados, publicidades, y largo etcétera, donde ambos se relacionan, tanto en otros países como en el nuestro, dan cuenta de esta larga y grata amistad.

En estos últimos meses, se sumaron a la lista un conjunto de series pensadas para plataformas de streaming o portales como Youtube. Entre ellas resaltan dos, las cuales además de girar en torno al género pesado, tienen un pie puesto en el humor: Asspera. La serie, dirigida por Rodrigo Santamaría, y El pibe de Jermain Odreman.

Destacamos estas iniciativas ya que, en tiempos tan difíciles como los que nos toca recorrer, apostar a producir una obra que le saque una sonrisa a la gente, además de ser un hecho artístico valorable es un acto revolucionario. A continuación, un breve repaso de ambas.

No hay descripción disponible.

Asspera. La serie

El 1° de marzo de este año se estrenó por el canal de Youtube de la banda, el capítulo 1 de la primera docuserie de metal argentino. A lo largo de ocho episodios, emitidos semanalmente, Rodrigo Santamaría (Richard), Julián Barret (Rockardo) junto sus compañeros 3,14, Nicogollo Muñón, y una galería de músicos invitados desopilantes, entre los que resaltan nombres como El Tumba, El rubio salvaje o Trav Zombie, narran la historia del grupo que forjó el estilo de “Metal Bizarro” en nuestras pampas. Una banda que nació en las postrimerías del 2001 como un proyecto divertido entre amigos, pero que gracias a sus letras desquiciadas y a su música poderosa se instaló en el imaginario metalero criollo, y hoy por hoy llena lugares como el Teatro Flores o se anima a encarar un Luna Park, como tienen previsto para el próximo 9 de octubre.

Realizada con un presupuesto mínimo, los testimonios de los protagonistas hablando a cámara cada uno desde su casa o lugar de trabajo (estilo sencillo pero eficaz que se popularizó durante el período de aislamiento obligatorio), se mezclan con imágenes de archivo, tanto fotográfico como fílmico, de manera dinámica y entretenida.

Los ocho capítulos, de no más de veinte minutos cada uno, trazan un panorama bastante acertado sobre lo que es llevar adelante una banda de metal en la Argentina, con todas las vicisitudes que uno se puede imaginar, pero apoyados en la fortaleza de un grupo de amigos. Más allá de lo divertido que resulta la historia y el ingenio con el que resolvieron diversas situaciones, el documental está atravesado por lo emotivo, a partir de la enfermedad y muerte de su primer baterista, Mauro Lauro Santillán, a quien está dedicada la obra.

Un excelente resumen de una de las bandas más importantes de nuestro país, que deja con ganas de una segunda temporada. Habrá que esperar o escribir solicitándoselo a su plataforma: Mierdflix.

Ver primer capítulo: 

El pibe

Phil González era un metalero como tantos otros del conurbano bonaerense. Tenía su banda, Perfectos extraños, con la que tocaba en diversos locales del under, hasta que unas fotos casuales demostraron el gran parecido físico que tiene con el humorista mexicano Roberto Gómez Bolaños, caracterizado con su personaje emblema de las infancias de los últimos cuarenta años: El Chavo. Las fotos se viralizaron rápidamente y no tardaron en convertirse en “memes” que dieron vueltas por todo Latinoamérica. Así nació el “Chavo metalero” y cambió la vida de Phil, quien debió sumar a su agenda una seguidilla de reportajes con medios tanto argentinos como mexicanos, realizar publicidades y un contrato con un Festival de cómics.

No hay descripción disponible.

A raíz de este furor, los encargados de Cinemática producciones, decidieron proponerle realizar una miniserie que lo tuviera como protagonista. Después de seis meses de trabajo intenso, en los cuales Phil tuvo que aprender a actuar de un día para el otro, comenzaron los rodajes de El pibe.

Pensada para toda la familia, pero apuntada especialmente para aquellos que vimos y disfrutamos los programas de Chespirito, la serie cuenta la historia de dos mellizos separados al nacer. El hermano radicado en México viene a la Argentina a conocer a su par quien es una estrella del metal: Máximus Love.

Proyectada como una miniserie de diez capítulos, en la actualidad ya tienen filmados los primeros cuatro de alrededor de quince minutos cada uno, pero aún no existe contrato firmado con ninguna plataforma. Según lo afirma Alan Silva, su productor: “No tenemos apuro en vender. Necesitamos que esto quede bien, que él se luzca bien”.

Para verla, aún habrá que esperar un poco. Pero valdrá la pena: la serie promete metal y disparate para grandes y chicos. Como debe ser.

Avance de El Pibe