fbpx ¿Cómo comunican la pandemia los municipios de Buenos Aires? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Coronavirus //// 24.05.2021
¿Cómo comunican la pandemia los municipios de Buenos Aires?

Dibujos animados para las infancias, programas en Youtube e Instagram TV, recorridas de barrios con megáfonos, avionetas con campaña de cuidados y “quedate en casa” son algunas de las estrategias de comunicación que utilizaron las y los jefes comunales en esta segunda ola de contagios de coronavirus.

Por Eliana Verón

La pandemia nos puso en alerta y muy pronto nos encontró elucubrando y comparando cómo se gestionó y comunicó en otros países. Qué medidas se adoptaron y cuáles fueron las mejores estrategias aplicadas por las y los líderes de los diversos estados ante la crisis sanitaria. 

También en nuestro país cobró importancia la comunicación del gobierno de Alberto Fernández. Sus primeras conferencias con estética de clases universitarias con filminas y puntero para explicar avances del virus fueron corriente en el inicio de la cuarentena nacional en 2020.

Sin embargo, esa observancia se centró casi exclusivamente en el presidente y su gobierno nacional, desestimando lo que acontecía en las localidades más pequeñas de nuestro país. ¿Qué sabemos de las gestiones municipales? ¿Qué estrategias usaron quienes gobiernan a nivel local? ¿Cómo comunican cada una de las medidas de cuidados para enfrentar al coronavirus?

 Por interés particular, y relevancia política, cabe aclarar que esta columna se pregunta especialmente por las intendencias de la provincia de Buenos Aires. El recorte, si se quiere, abarca a las que están siendo gobernadas por el Frente de Todos, ya que suponen un acompañamiento sustancial a las decisiones del presidente y el gobernador Axel Kicillof ante la segunda ola de contagios.

Por ello, observar cómo y qué dicen las comunicaciones de los gobiernos locales, aunque sea acotado a los usos de las redes sociales, es una de las tantas maneras de acercarse a los lugares a los que no se acceden cotidianamente.

Así, si stalkeamos los perfiles oficiales de Instagram de quienes gobiernan en las intendencias bonaerenses podemos tener un panorama general de estrategias comunicativas donde predomina lo institucional.

Todas las cuentas reportan la situación de Covid-19 en sus territorios como así también el alto acatamiento a las medidas de circulación nocturnas en el principio de esta segunda ola. Es recurrente encontrar en esas cuentas abundancia de flyer con información sobre cantidad de contagios, personas recuperadas y las fallecidas como así también líneas de contactos con el municipio.

Si bien la dirigencia política entiende la necesidad de usar Instagram como un canal más de comunicación de la gestión de gobierno, porque es una red ideal para construir mensajes de cercanía, no siempre se logra el resultado esperado.

Una buena imagen fotográfica o un video selfie pueden generar empatía, calidez humana, ya que muchas veces se corre los límites de lo público y lo privado. Ahora bien, cuando el foco de la imagen está puesto desde afuera, es decir, por el equipo de prensa, esa cercanía muchas veces transmite frialdad. Esta característica se observa en la mayoría de los perfiles analizados de las intendencias del Frente de Todos.

Sin embargo, hay algunas jefas y jefes comunales que tienen un uso particular, destacado e interesante de sus cuentas de Instagram.

Mariel Fernández, intendenta de Moreno, es una de las pocas políticas que tanto en sus imágenes y videos transmite calidez humana. En cada fotografía se la suele ver con su envase de alcohol en gel en la mano y en sus historias de Instagram puede visualizarse videos en los que, mirando a cámara y con mensajes directos, comunica muy bien sobre sobre Covid-19.

Su gestión municipal cuenta con una interesante propuesta de productos audiovisuales propios que se publican en sus redes sociales. “Soy de Moreno”, es un programa íntegramente de IGTV y YouTube que busca difundir la producción local de servicios y bienes. También cuenta con “More y Nito”, una propuesta animada para las infancias en tiempos de pandemia y difundidas por las redes oficiales del municipio. Esta propuesta comunicacional es hasta el momento casi la única que tuvo y tiene en cuenta las niñas, niños y niñes como destinatarios de los mensajes prevención y promoción de de los cuidados. 

Otra intendenta con una interesante propuesta de comunicación 2.0 es Mayra Mendoza de Quilmes. Sin embargo, la particularidad de ella es que su cuenta en Instagram es utilizada en los límites entre lo público y lo privado donde su identidad militante, la institucionalidad de su cargo y su vida personal son mostradas en cotidianamente en sus publicaciones.

De todas maneras, ello no impide que sus mensajes sobre la pandemia, las medidas de cuidados y las decisiones de gobierno no sean comunicadas de manera eficiente.   

Un caso peculiar es el de Juan José Mussi, intendente de Berazategui. Todos los viernes transmite un programa denominado “Mussi en vivo” desde su red social, para informar la gestión y hablar o entrevistar, él mismo, a funcionarios y funcionarias de su gobierno. Este producto que podemos encontrarlo en la pestaña de IGTV comenzó el 22 de marzo del 2020 con mensajes de condolencias a las primeras víctimas del Covid. Con apuntes en mano y siempre mirando a cámara, gesto que muy pocas personas del mundo político hacen, Mussi habla, informa, comenta sobre la situación y los cuidados necesarios para enfrentar la pandemia.

Ariel Sujarchuk, intendente de Escobar, suele publicar videos en lo que incluye la presencia del equipo de salud municipal junto al director del hospital local para anunciar las medidas ante el rebrote de Covid-19, brindar información sobre ocupación de camas o simplemente contar qué está haciendo.

Un dato de color en los posteos destacados de la cuenta de perfil de Sujarchuk es sobre una campaña de donación de pizzas para el almuerzo del personal de salud que trabaja en uno del centro de vacunación, realizada a principios de abril.

La congruencia entre ser, hacer y parecer de la dirigencia política estuvo y está en el foco de medios de comunicación y la opinión pública. Cuando lo que se pregona no es acompañado de una imagen en concordancia la crítica suele ser contundente.

De ello parece haber tomado nota el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, que tiene como foto de perfil una imagen en la que se lo distingue con barbijo. Cuestión que no es nimia en este contexto de cuidados.

También este edil municipal busca transmitir la gravedad de los aumentos de contagio a través de videos en los que enfermeras y enfermeros cuentan cómo están viviendo el colapso en salud. El video “No damos más” publicado el 20 de abril da cuenta de la situación en Hurlingham.

Que por fin se haya tomado nota de que lo virtual también es un territorio, no significa perder de vista que ocupar el territorio físico no siga siendo prioridad. Es el caso de Mauro García, intendente de General Rodríguez, que utiliza su cuenta en Instagram para mostrar acciones de político-militantes, pero bajo las viejas formas de la comunicación. Es decir, haciendo lo que antes hacían sin la tecnología 2.0.

Así se lo pudo ver por las calles de su localidad con megáfono en mano militando el distanciamiento social en las colas de los bancos a principios de la pandemia, o desinfectando colectivos. Otra estrategia utilizada y promocionada por redes sociales fue la utilización de una avioneta, al mejor estilo de publicidad aérea, recomendando quedarse en casa durante la cuarentena.

Es harto conocido que la vida cotidiana de la ciudadanía, la política y los gobiernos habitan los territorios virtuales, y muchas veces las nuevas formas de vincularse entre Estado y Pueblo en el mundo digital están atravesadas por diversas formas de razonamiento que requieren simplicidad en los discursos.

Si bien la dirigencia asimiló la necesidad de utilizar de las Tics para mejorar sus acciones comunicables, la pandemia del coronavirus ha demostrado cuán necesario es mejorar la comunicación de gobierno y cuán eficiente deben ser sus mensajes a la hora de informar.

La profundidad de las políticas, sus causas y consecuencias como así también sus complejidades de articulación muchas veces chocan contra la velocidad que imponen estas no tan nuevas formas de comunicación.

Por ello, son válidas todas las herramientas y dispositivos que utilizaron las y los diferentes intendentes para comunicar la pandemia con un poco más de claridad. Hay quienes lo lograron, otres aún restan por apropiarse de lo digital y mejorar su comunicación institucional acorde a estos tiempos.

Sin lugar a dudas todas las personas que dirigen gobiernos municipales debieran buscar estrategias de comunicación que responda a las necesidades, usos y costumbres de la ciudadanía a la que gobiernan. Y para ello es vital conocer cuándo, dónde y de qué manera se están informando de esta inusual pandemia.