fbpx Crónica sobre el Taller de Periodismo y Violencia Institucional
Violencia Institucional //// 20.08.2015
Crónica sobre el Taller de Periodismo y Violencia Institucional

Se desarrolló en el marco del cumpleaños número 30 de la Carrera de Ciencias de Comunicación de UBA. 

Por Redacción APU
En el marco del cumpleaños número 30 de la Carrera de Ciencias Comunicación de UBA se llevó a cabo el Congreso Latinoamericano de Comunicación en la Facultad de Ciencias Sociales. Estudiantes, militantes, docentes y vecinos del barrio Mitre participaron este 19 de agosto del “Taller de Periodismo y Violencia Institucional “ con la presencia de Horacio Cecchi, Periodista de Página 12, Luis Lozano, funcionario del Ministerio Público Fiscal e integrantes de la revista La Casita, de la Campaña contra la Violencia Institucional.
El taller, coordinado por el observatorio de Violencia Institucional, se dictó en un aula repleta de asistentes. Se ofrecieron herramientas pragmáticas y se analizó la cobertura de los diferentes medios, mostrando en muchos casos cómo se justifica la violencia institucional. Mediante el uso de pocos recursos, como pueden ser simplemente la mención de los antecedentes, la víctima se convierte en victimario ante los ojos de miles de lectores y el cronista en mensajero del discurso del jefe de policía, generando y propagando esta violencia institucional, como reflejó Cecchi.
Por su parte, Luis Lozano, representante del Ministerio Público fiscal, brindó la perspectiva judicial, la mirada desde el universo del derecho y el mundo judicial, ámbitos muy expulsivos. Lozano explicó que "esto puede evidenciarse desde la punta del ovillo, a la cual considera el mismísimo proceso penal, en el cual se gesta la violencia institucional". Este proceso, puede ser iniciado por el damnificado, sus familiares o la misma policía, en lo que se denomina, prevención policial. De esta manera, Lozano explicó como la policía no necesita una orden de arresto para incriminar a un posible culpable: solo basta con adjudicar la detención en “flagrancia”, más conocido en la jerga como in fragantti. Así, un efectivo de seguridad posee la capacidad de actuar bajo una poco objetiva “política institucional” y también de pasar revista justificando su accionar a la entidad o institución judicial, tan solo con la versión policial.
“Hay un universo burocrático atrás de cada caso de violencia institucional, atrás de cada caso de violación de derechos humanos, atrás de cada pibe preso de los 60mil que hay en el país, atrás de cada uno de ellos, hay una burocracia. Sobre ese proceso burocrático hay que descorrer el velo, para eso necesitamos más miradas fuera del campo del derecho, del campo jurídico que traigan un aire fresco”, cerró Lozano.