fbpx Pino está en el horno y con papas, por Alberto Nadra
Sociedad //// 14.05.2010
Pino está en el horno y con papas, por Alberto Nadra

Tal la definición de un amigazo de toda la vida cuando leyó –atrasado-- la nota de Abel Posse en Perfil del domingo.
 
No bastaba con la melosa definición del portavoz de tantas dictaduras, Mariano Grondona, ante la figura sonriente de Fernando Solanas, que pareció olvidar frente a quien estaba, y eludió preguntarse por qué ahora lo invita día tras día quien siquiera conocía su nombre: "Yo la verdad es que me siento cada vez más cerca de Ud., Pino..."
 
Ahora resulta que el lamentable literato Posse, diplomático de la dictadura de Lanusse en Praga y Lima, o de la genocida de Videla en Venecia y Paris, promotor de la candidatura de Massera y fugaz ministro de Macri, escribe exultante en el matutino: “En la laguna melancólica de la izquierda argentina algo encrespa la superficie, un nuevo viento. El creciente poder electoral del movimiento encabezado por Pino Solanas demostró su potencia en el ámbito capitalino y se extiende progresivamente al nacional”.
 
Se dirá, con razón, que no se puede juzgar a un hombre por lo que otros adulen, o critiquen de él, pero se trata de la mirada complacida de Solanas ante cada halago de Grondona, de la falta de respuesta a la indignante nota de Posse: indignante para él, si tiene vergüenza. Yo no reproduzco las esperanzas y las exigencias que el ex representante dictatorial pone en “Pino”, pues no le voy a dar más espacio.
 
“Sobre llovido, orinado”, casi me grita mi amigo, para después preguntarme/preguntarse: “¿En qué se está convirtiendo este hombre? ¿O siempre fue así y un montón de inocentes pensamos, primero, que Pino era un intelectual revolucionario, después, claro, que seguro era un artista comprometido; últimamente, por aquello de los retrocesos y las derrotas, convinimos que, sin dudas, era un hombre progresista, y ya llegando a estos últimos años, nos conformábamos con que acreditara ser un tipo decente... -¡De acá! -diría mi viejo. ¡Que alguien me explique este triple salto mortal, por favor, si encuentra una explicación plausible!”.
 
Simplemente reproduzco. La pregunta, mis amigos, esta flotando en el viento…