fbpx Facultad Abierta (UBA): ida y vuelta, de la academia a la fábrica
Sindicales //// 30.01.2016
Facultad Abierta (UBA): ida y vuelta, de la academia a la fábrica

El programa Facultad Abierta de la UBA representa una novedad en el mundo académico. Surgido en 2002, camina codo a codo con las empresas recuperadas y genera herramientas de estudio y difusión y espacios de intercambio entre académicos y trabajadores de la Argentina y Latinoamérica. 

Por Diego Kenis
2002. Es difícil imaginar un momento histórico más oportuno para el surgimiento de un programa como Facultad Abierta, que desde la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA) abre de par en par las puertas del mundo académico para que ingresen las experiencias y problemáticas de los trabajadores.
Pero no sólo se trata de una actitud pasiva, de espera: Facultad Abierta sale a buscar espacios de contacto en las propias fábricas. Focalizado en el estudio de las empresas recuperadas, el grupo de investigadores que dirige el antropólogo Andrés Ruggeri ya organizó cinco Encuentros Nacionales desde 2007 y uno Sudamericano, en Pigüé (foto), además de publicar una colección de libros y elaborar un censo de empresas recuperadas y varios estudios sobre ellas que los especialistas en el área consideran los de mayor seriedad.
El programatrata de apoyar a las empresas recuperadas y de investigar sobre el tema, para que el sostenimiento de esas experiencias tenga una pata en la investigación académica. Desde ahí, hicimos varias iniciativas, que tienen que ver con el conocimiento del sector a través de los relevamientos, un centro de documentación, la organización de encuentros internacionales y de una serie de publicaciones”, explica Ruggeri.
Pero Facultad Abierta no sólo estudia las experiencias de los trabajadores. También las acompaña y defiende. “Para este año, creo que deberemos estar muy atentos a lo que pasa. Evidentemente, el escenario va cambiando aceleradamente y yo supongo que, si bien el tema de las empresas recuperadas no está entre las prioridades del nuevo gobierno, en algún momento les pondrá encima el ojo. Y allí deberemos ver qué habrá que hacer”, advierte su director.
“Una de las cosas que estamos haciendo ahora es poner en limpio cómo es el estado actual de las empresas recuperadas, a este momento de hoy. Nuestro último relevamiento lo hicimos a fines de 2013, cuando había 310 empresas recuperadas. Ahora estamos tratando de determinar exactamente el número actualizado, que por lo que vemos está alrededor de las 350, y ver dónde están los conflictos más importantes y cuáles son los problemas más urgentes, para poder trabajar con las organizaciones en esos puntos débiles y ayudar en su defensa”, anticipa.
La agenda de trabajo del grupo es amplia, y ya cuenta con citas internacionales confirmadas. Próximamente, cuenta Ruggeri, “vamos a hacer un seminario de un proyecto que tenemos que es la Red Latinoamericana de Investigadores en Empresas Recuperadas y Cooperativas de Trabajo, que seguramente va a ser en Córdoba en abril o en mayo”.
La cita cordobesa será antes de que se desarrolle, en Uruguay, el II Encuentro Sudamericano “Economía de los trabajadores”, que aún no tiene fecha pero sí lugar en la agenda del programa. Más tarde llegará una nueva cita europea, en Grecia. Hasta las tierras helénicas llegarán representantes de Facultad Abierta, para acercar lo recogido en sus estudios, porque el mundo se pregunta cómo crear alternativas a un sistema voraz y las empresas recuperadas argentinas pueden ofrecerle algunas respuestas.