fbpx DDHH | Page 153 | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
DDHH
23.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo)  Era 1977 y las Abuelas empezaron a reunirse: se habían llevado a sus nietos y otros habían nacido en cautiverio, pero no fueron devueltos a las familias. Era el 22 de octubre, un día como hoy, cuando empezaron a escribir Abuelas con mayúscula. 33 años después ya encontraron a 102 de sus nietos, nuestros hermanos. Y nosotros, siempre de la mano de ellas, buscamos juntos, como lo hace toda la sociedad, que busca a esos jóvenes que tienen entre 30 y 35 años y son hijos de desaparecidos.
Entre todos tenemos que lograr que las búsquedas se transformen en encuentro, en el abrazo interminable con la familia que esperó 30 años, con los recuerdos para conocer, con las historias para contar, con la verdad para ser libres.

 
Esta historia, escrita con los pañuelos blancos, nos habla de urgencias. Porque queremos que todas las Abuelas encuentren a sus nietos, pero el tiempo avanza, para todos. Cada día que pasa es uno menos que tenemos para estar juntos, que podemos compartir la vida y reconstruir las familias. Lo irrecuperable no conoce de irreversibilidades.
 
Dolidas, golpeadas, desgarradas, solas –pero con ellas-, con sus hijos e hijas desaparecidos y sabiendo que estaban siendo torturados en los cientos de centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, en plena dictadura, pusieron toda su valentía en las calles y empezaron a buscar a sus nietos.
 
Ellas, junto a las Madres, nos enseñaron a juntarnos, amucharnos, ir a la plaza, a ser compañeros. Muchas fueron doblemente madres: de sus hijos y de sus nietos. Fueron, y son, nuestro ejemplo de lucha, de amor, de compañerismo, valentía y rebeldía.
 
El 22 de octubre es el Día Nacional por el Derecho a la Identidad, en conmemoración de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo. Por eso, hoy celebramos 102 encuentros, 33 años de las Abuelas y la valentía con la que buscan a sus nietos revolucionando el mundo en materia de memoria y genética.
 
Queridas Abuelas: las abrazamos, una vez más, celebrando la vida, y sabemos que en este abrazo están sus hijas e hijos, los 30.000.
 
Lo volvemos a decir para recordar nuestro compromiso: vamos a llevar esta lucha hasta la victoria. Por ustedes, por nosotros, por ellos, por todos los compañeros.
 
H.I.J.O.S.Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio. Regional Capital en la Red Nacional (Agencia Paco Urondo)

22.10.2010

 
Berazategui, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo) Se realizará el maratón por Miguel. Más info sobre el afiche.

(Agencia Paco Urondo)

 

18.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Bajo la consigna “No se los puede filmar, no se los puede fotografiar, pero se los puede dibujar”, la agrupación H.I.J.O.S. invita a dibujar en los juicios por violaciones a los derechos humanos que se realizan en los Tribunales de todo el país. El objetivo es que los dibujos acompañen crónicas de los juicios, para luego editar una publicación que se dará a difundir el 24 de marzo del año que viene, en el día nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia. Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, del IUNA y de otras instituciones ya han hecho su aporte. Hoy nos toca a nosotrxs, quienes transitamos por los pasillos de Filosofía y Letras, colaborar con este registro colectivo de la memoria.
En tal sentido, desde la agrupación Pasajerxs de Edición, promovemos la formación de un espacio de taller, abierto y colectivo, para trabajar en la organización de los registros presentes y futuros de los actuales juicios a los genocidas de la última dictadura militar. Convocamos para ello a una reunión previa al comienzo del taller, en la que integrantes de H.I.J.O.S. comentarán cómo surgió la idea de la publicación y en la que se organizará la inscripción y la programación del desarrollo del taller.
 
Será este jueves 21 de octubre - 19 hs, en FFyL - UBA - Puán 480, Aula 130. (Agencia Paco Urondo)

15.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo)  La Plata , 14 de octubre de 2010 A la Directora del Diario Clarín, Señora Ernestina Herrera de Noble:
He leído en la edición de hoy del diario Clarín, que usted dirige, un artículo sin firma titulado “Caso Herrera Noble, desmienten vínculo de una abuela”.
En ese artículo su medio de comunicación dice que “es cronológicamente imposible que la hija de la directora del diario Clarín, Ernestina Herrera de Noble, tenga algún vínculo identitario con Clara Anahí Mariani Teruggi”. Luego sostiene que “lo cierto es que Clara Anahí Mariani fue secuestrada el 24 de noviembre de 1976 mientras que la guarda de Marcela Noble Herrera fue otorgada por la justicia a la Señora Ernestina Herrera de Noble el 14 de mayo de 1976, es decir 6 meses y 10 días antes del secuestro de Clara”. Finalmente continúa diciendo que “la imposibilidad es aun mayor si se toma en cuenta que la convivencia entre Marcela Noble Herrera y su madre, Ernestina Herrera de Noble, es anterior a la desaparición de la nieta de la señora Mariani, según surge de la propia documentación oficial y del juzgado federal de San Isidro. En ese expediente consta que el 15 de junio de 1976, el Registro Nacional de las Personas de la Provincia de Buenos Aires otorgó el documento nacional de identidad a Marcela y el 29 de julio de 1976 la Policía Federal expidió su cédula de identidad”.
Quiero decirle que la única manera de comprobar o descartar un vínculo identitario son los análisis genéticos que usted viene obstaculizando desde hace muchos años. Por eso le pido, con todo respeto, que si usted quiere demostrar la inexistencia de tal vínculo, coopere con la Justicia y contribuya a que los análisis de sangre se realicen tal como lo establece la ley, sin que las pruebas sean contaminadas y evitando cualquier tipo de artilugio tendiente a evitar el conocimiento de la verdad.
Tengo 86 años y no quiero morirme sin reencontrarme con mi nieta, y creo que es posible que Marcela y Clara Anahí sean la misma persona. Pero también soy conciente de que tal vez Marcela no sea mi nieta, y que sea la nieta de alguna de las mujeres que me acompañaron desde noviembre de 1977, cuando fundé Abuelas de Plaza de Mayo. En cualquiera de los dos casos, cuando se conozca la verdad, sentiré la satisfacción de que se haya recuperado la identidad y la historia de una joven que aún hoy sigue siendo víctima del daño producido por quienes perpetraron el Plan Sistemático de Robo de Bebés.
Como usted sabe, he pedido a la Justicia que los datos de Marcela sean cruzados con todo el banco de datos. Por un lado, esto es lo que corresponde porque así lo indica la ley, pero además, usted misma admitió en un editorial publicado en Clarín el 12 de enero de 2003 que Marcela y Felipe posiblemente sean hijos de desaparecidos. En esa oportunidad usted escribió: “Me encuentro frente a dos realidades muy diferentes. Primero, el deseo legítimo de las Abuelas de saber si mis hijos fueron arrebatados a detenidos-desaparecidos. Segundo, los abusos del juez Marquevich. Muchas veces he hablado con mis hijos sobre la posibilidad de que ellos y sus padres hayan sido víctimas de la represión ilegal”.
El argumento mediante el cual hoy, en el artículo periodístico del diario a su cargo, se sostiene una supuesta imposibilidad de que Marcela sea mi nieta por existir 6 meses de diferencia, nada dice: hemos comprobado que la emisión de documentación apócrifa y de datos falsos por parte de los funcionarios que servían al poder dictatorial, ha sido una táctica frecuente por quienes robaban bebés de modo sistemático. En tal sentido, el ex juez Marquevich -que la detuvo a usted en el año 2002 por “falsificación de documentos públicos, inserción de datos falsos y uso de documento público falso” declaró en diciembre pasado que “resulta paradigmático el caso de Herrera de Noble, porque se trata de expedientes de adopción absolutamente falsos desde su inicio hasta su finalización”.
Sólo a modo de ejemplo de la documentación falsa producida con el fin de robar niños, citaré un caso entre los más de 50 niños que recuperamos durante los años que presidí Abuelas de Plaza de Mayo. Paula Logares -nieta de Elsa Pavón, cuya identidad restituimos en 1984, nació en 1976 y fue inscripta por sus apropiadores como nacida en 1978, es decir que en este caso, la supuesta “imposibilidad cronológica” que hoy se menciona en su diario, era de dos años, es decir, mucho mayor a seis meses. Por todo eso le pido que en vez de utilizar los falsos datos producidos por la dictadura, permita que Marcela se realice los exámenes científicos que la ley indica para que se sepa de una vez y para siempre quién es esa joven. Al igual que yo, muchas otras mujeres están sufriendo desde hace 34 años buscando que se sepa la verdad.
Atentamente,
María Isabel Chorobick de Mariani DNI Nº 8.319.665 (Agencia Paco Urondo)

13.10.2010

Goya, Corrientes (Agencia Paco Urondo) Delegaciones de ex soldados de la Provincia y de distintos puntos del país, participaron el lunes a la tarde, en plaza Mitre, del primer acto oficial donde se realizó un reconocimiento a quienes hicieron el servicio militar obligatorio entre los años 1.974 y 1.983.
El homenaje fue organizado por la Municipalidad en forma conjunta con la Asociación Provincial Ex Soldados de Goya y convocó a más de dos centenares de personas provenientes de distintas localidades del interior provincial y el país. Se descubrió una placa y se recordó a los conscriptos secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar.
 

En la ceremonia, se descubrió una placa conmemorativa en Reconocimiento a Ex Soldados de las clases 1953/1954/1955/1958 y 1959. El homenaje fue organizado por la Municipalidad de Goya en forma conjunta con la Asociación Provincial de Ex Soldados y contó con la participación de la presidente del Concejo Deliberante, Mabel Barrile de Martínez; el senador provincial Rubén Darío Bassi; los concejales Carlos Rajoy; Alejandro Medina; Ariel Pereira, Laura Filippa; Valerio Ramírez; Máximo Errecalte, Marta Reyes y el Secretario de Gobierno, Diego Goral.  También estuvieron presentes miembros de la Asociación, encabezados por el titular a nivel nacional, Ricardo Righi; de la Asociación local, Atilio Fleitas, y la secretaria Antonia Base; ex soldados, familiares, amigos y vecinos en general. La ceremonia comenzó con la entonación del Himno Nacional Argentino, tras lo cual se dio lectura a notas de adhesión recibidas, entre ellas las del ex Subsecretario de Derechos Humanos de la Provincia, doctor Pablo Andrés Vassel y del abogado y periodista, Pablo LLonto.
 
Luego se escucharon palabras del Presidente de la Asociación Civil Ex Soldados de Corrientes Taraguy Pora y su Departamento, Atilio Fleitas, quien agradeció a “todo el cuerpo político que ofreció su apoyo como la Resolución del Concejo Deliberante” que facultó al Ejecutivo a realizar la colocación de la placa en la plaza Mitre. “Goya a partir de hoy será modelo con esta iniciativa para las distintas localidades de la provincia y para el país”, destacó Fleitas. Y agregó: “Hoy es más que positiva la comunicación, desde el señor Intendente y su Gabinete y todas las bancadas de concejales”.
 

 
Por su parte, el presidente de la Asociación Civil Ex Soldados Conscriptos Argentinos (A.C.E.S.C.A), Ricardo Righi agradeció la plena predisposición manifestada por el intendente Francisco Ignacio Osella a las propuestas de los ex conscriptos, y también reconoció al Concejo Deliberante por haber aprobado la Resolución que facultó a la colocación de la placa. Righi mencionó que fueron años difíciles los que les tocó vivir a estos soldados, que se vieron en muchos casos obligados, no a defender la Patria sino a enfrentarse a hermanos en ese tiempo de conflicto interno, reconociendo que hubo incluso conscriptos que figuraron como desertores cuando en realidad fueron desaparecidos. “Pasamos situaciones muy duras, de hecho hay más 2 centenares de ex colimbas que fueron secuestrados y desaparecidos durante la dictadura”, dijo. “Esos colimbas hoy no están con nosotros, hoy están muertos, desaparecidos, y figuraban como desertores, pero el 29 de marzo de este año, el Ministerio de Defensa reconoció a estos colimbas como desaparecidos y no desertores”, acotó el Presidente Nacional de la Asociación de ex Soldados. Righi destacó que “quedan secuelas, y si bien es cierto, se ha ido en alguna medida compensando mediante reconocimientos a todos aquellos que sufrieron la dictadura militar, a los colimbas, aún no se nos ha reconocido por eso este acto es para nosotros tan importante”.
 
Seguidamente, el Vicepresidente 1º del HCD, Carlos Rajoy, justificó el respaldo dado por el Concejo Deliberante al proyecto que permitió el descubrimiento de una placa. Relató su experiencia personal como ex conscripto y sostuvo que “por eso cuando el destino me puso a representar en Goya, a parte de la ciudadanía, y nos propusieron este reconocimiento no tuve otra idea que apoyar y volvieron los pensamientos, los nombres, las historias”. “Si algo uno aprendió en la colimba es a valorar la solidaridad y la amistad, y dos amigos, dos hermanos que hoy no están por muerte trágica, me enseñaron muchísimas cosas, aún cuando ellos tenían 18 años y yo 24 años”, comentó. “Uno de ellos Enriquito Vassel, el otro Luisito Nocetti, ex compañeros de la colimba, no podía dejar de mencionarlos porque ellos pese a la corta edad que tenían fueron los mejores soldados”, recalcó. “Este reconocimiento es lo único que podemos hacer como ciudadanos”, acotó el edil Rajoy. Luego, el propio Rajoy junto a sus pares Alejandro Medina y Valerio Ramírez hicieron entrega a Atilio Fleitas de una copia de la Resolución que otorgó el Reconocimiento a los Soldados Clase 1953/ 54/ 55/ 58 y 59, y otras clases.
 

 
Finalmente, la presidenta del Concejo Deliberante, Mabel Barrile de Martínez junto al presidente de la Asociación local, Atilio Fleitas, a Oscar Righi, al senador Rubén Bassi, y al Secretario de Gobierno, Diego Goral, procedieron a descubrir una placa colocada en la base de la retreta de la plaza Mitre, lo que fue acompañado de aplausos por parte de los ex soldados y público en general. (Agencia Paco Urondo)

07.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, gentileza Giselle Tepper) Los Organismos de Derechos Humanos acudirán mañana jueves 7 a la Embajada de Italia para pedir la apertura de los archivos de la última dictadura cívico-militar. Este encuentro se realizar en el marco del pedido realizado das atrás en Roma. En plena dictadura, muchos familiares de desaparecidos denunciaron e hicieron gestiones frente al Estado italiano, pero esa información todavía no fue aportada y esos documentos pueden servir como pruebas en los juicios por delitos de lesa humanidad, que se están realizando en Argentina y actualmente son 14 debates orales y públicos.
Integrantes de Abuelas de Plaza Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas e H.I.J.O.S. mantendrán una reunión con Guido La Tella, embajador italiano en Argentina, mañana a las 11:30 horas, en la Sede de la Embajada en Buenos Aires, para reclamar la desclasificación del material. Según la Agrupación H.I.J.O.S. este acto significará un paso más en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia y en la reconstrucción de la identidad de los desaparecidos.
 
H.I.J.O.S. Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio www.hijos-capital.org.ar (Agencia Paco Urondo)

06.10.2010

Goya, Corrientes (Agencia Paco Urondo) El proximo 11 de Octubre a las 18 horas en la Plaza Mitre de la Ciudad de Goya, Corrientes, se llevará a cabo un acto homenaje por los Colimbas Secuestrados y Desaparecidos durante la ultima dictadura militar.
El acto contara con la presencia de Asociaciones de Ex Colimbas de diferentes Pcias. Todo el arco politico de Goya, la totalidad de su Honorable Consejo Deliberante, el intendente local Sr. Ignacio Osella, el Ex Subsecretario de DDHH de la Pcia de Corrientes Dr. Pablo Vassell y Organizaciones de DDHH de Corrientes.
 
Adhiere el Dr Pablo Llonto. Más info: http://lavozdeloscolimbas.blogspot.com/ (Agencia Paco Urondo)

02.10.2010

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La defensora de los genocidas Cecilia Pando inició un acampe en el Ministerio de Defensa de la Nación exigiendo impunidad para los procesados por delitos de Lesa Humanidad. Repitiendo la teoría de los demonios, argumenta que la guerrilla también deben ser juzgada con el mismo criterio que los terroristas de Estado. En sus consignas, no se priva de ofender a la ministra de la cartera, Nilda Garré, en las puertas del Edificio Libertador, Avenida Colón e Irigoyen. Ampliaremos. (Agencia Paco Urondo)
 

01.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en el Blog de Aníbal Fernández) Jamás me gustaron los lugares comunes ni que mis expresiones, fueran conducidas por algún bocón de micrófono fácil. Como hoy tengo ganas de escribir al respecto, lo hago.

 Para Voltaire no estar de acuerdo, no implicaba negarse a bregar por el derecho del otro a expresarse, al contrario. Algo similar me pasa con las expresiones vertidas por Hebe de Bonafini en el acto del pasado martes, frente a Tribunales. No adhiero a sus dichos, no me gustaron sus expresiones pero defiendo enfáticamente su derecho a expresarse.
 “Hebe es Hebe…” ha sintetizado Raúl Zaffaroni para luego explicar que en lo personal no se siente ofendido por sus palabras. Sin embargo, hay personajes módicos de la corporación judicial que no están dispuestos a una mirada inteligente como la del miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y…, salieron a degüello. Un camarista de San Isidro, por ejemplo, dijo que lo de la titular de Madres de Plaza de Mayo es un acto de “sedición y pidió la actuación de un fiscal”. Un verdadero disparate.
En la misma línea se manifestó un abogado recientemente elegido representante de los abogados del interior ante el Consejo de la Magistratura, quien consideró que “Cuando existen dudas acerca de si un comportamiento es o no pasible de ser investigado, el que tiene que actuar es un fiscal”. Otro bochorno.
Voces alzadas, dedos acusadores, palabras tremendas como “sedición” aparecen a la hora de fustigar a Hebe de Bonafini y, la pregunta es… dónde estaban esas voces, esos dedos, esos términos apocalípticos cuando, Elisa Carrió decía en “Hora Clave”: “…la gente en la calle dice que se vaya (la Presidenta), la gente dice los quiero matar, la gente dice a ver si los derrumban…”.

 
¿Dónde estaban los defensores de la institucionalidad republicana cuando Hugo Biolcati y Mariano Grondona dialogaban en ese prestigioso programa (¿?)…
Grondona: Siempre nos decían, ¿te acordás?...con las inundaciones nos decían, siempre que llovió paró...
-Biolcati: Vos querés decir que el gobierno de Kirchner va a durar para mí dos años más...y …dos años más van a ser muy duros...
-G:¿Dos?...¿te parece?
-B: ¿No son dos...tres?, ¿cuántos son?
-G: Mmm... No sé qué va a pasar después del 28 de junio... 
-B: Eso era lo que te quería escuchar. 
-G: Hay un señor que se llama Cobos...¿no? 
-B: ¡Ehh!...sí...sí...radical él ahora, ¿no? 
-G: -Dicen que es vice...(risas)
 ¿Por qué no escuchamos ni un comentario de los paladines de democracia con y sin micrófono cuando Mauricio Macri anunciaba que se iba a subir al tren, que estaba de nuevo en la estación de la Argentina “aunque tengamos que tirar por la ventana a Kirchner porque no lo aguantamos más”.
Silencio. Mutismo. Afonía absoluta de una fracción de la Justicia Argentina que sólo se expresa a favor de determinados sectores que nunca son los populares. Tipos que en los años más oscuros de nuestra historia rechazaban hábeas corpus de nuestros compañeros y pedían sanciones para los abogados que lo hacían como al Dr. Eduardo Barcesat y a quien nadie se avino a entrevistarlo y que, cuando volvió la democracia, siendo aún un fiscal de plástico, dio un salto mágico y sacó chapa de juzgador de las Juntas… Funcionarios de uno de los tres poderes del Estado Republicano que, sin embargo, creen que son parte del único poder ante el cual el Pueblo no puede reclamar.
 El pueblo puede reclamar lo que quiera y cuando quiera porque es el verdadero sujeto político de la Historia… El pueblo argentino se ha ganado largamente el derecho a expresarse porque puso 30.000 muertos/detenidos desaparecidos y muchos más perseguidos y torturados para que los legisladores, hacendados y periodistas que trabajaron en convivencia y en connivencia con la Dictadura puedan hoy seguir diciendo lo que se les ocurra.
 Lo digo hoy y lo digo una sola vez porque tuve ganas.
 Si me hubiera expresado antes, debería haber entrado en un debate que no estoy dispuesto a dar porque, la libertad no la discuto. El derecho a expresarse del pueblo no lo discuto.
 Lo defiendo y lo ejerzo. Punto.
 Amén.
Telón.

(Agencia Paco Urondo)

01.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo)

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora surgimos junto con la línea que dirige Hebe de Bonafini. Siempre hemos podido convivir porque cada una siguió su camino en búsqueda de nuestros hijos, y en defensa de los derechos humanos; tratando además, que la Democracia pudiera volver a nuestra República.
A raíz de lo sucedido el 28 de septiembre en el acto que se realizó frente a Tribunales para defender la aplicación plena de la ley de Medios, expresamos nuestro desacuerdo con las expresiones de la señora Bonafini, que aunque estamos acostumbradas a ellas, esta vez sentimos la necesidad de aclarar nuestra posición completamente en contra de sus declaraciones y exabruptos, que han atacado a la Suprema Corte de Justicia, considerada por nuestro pueblo desde su elección de lujo y dispuesta a que la Argentina se convierta en un país de paz, verdad, justicia y Democracia.
Creemos es este el momento de trabajar activamente, entre todos, sin golpes bajos para poder obtener el país que nuestros hijos soñaron y por el que ofrendaron sus vidas.
Estos son los deseos de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora (Agencia Paco Urondo)

 

30.09.2010

Guaymallén, Mendoza (Agencia Paco Urondo, publicado en El Sol de Mendoza) La Dirección de Desarrollo Humano y la Coordinación de Derechos Humanos de Guaymallén invitaron a la comunidad a sumar firmas para lograr que la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo reciba el premio Novel de la Paz. Esta iniciativa, denominada Abuelas por la Paz, apunta a un reconocimiento hacia “estas valientes mujeres, por su lucha incansable en el rescate de la memoria, la verdad y la justicia; principalmente, en la ardua tarea de buscar la identidad de los niños secuestrados durante el terrorismo de Estado, que asoló a nuestro país en la etapa de la dictadura militar, desde 1976 a 1983”, según un comunicado oficial.Las personas interesadas en apoyar la iniciativa pueden acercarse y firmar el aval en los siguientes puntos del departamento: - Hoy de 10 a 12 en Godoy Cruz y Mitre del distrito San José. - Hoy de 18 a 20 en el barrio Las Chacras de Puente de Hierro. - Mañana de 10 a 12 en Remedios Escalada y Tucumán de Dorrego. - El viernes 1 de octubre de 10 a 12 en Mathus Hoyos y Avellaneda de El Bermejo. - El lunes 4 de octubre de 10 a 12 en Adolfo Calle y Molina, de l barrio Unimev, en Villa Nueva. - El martes 5 de octubre de 10 a 12 en Tirasso y Godoy Cruz de Buena Nueva. (Agencia Paco Urondo)

29.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en La Cantora) Según la mayoría de los medios de difusión gráficos, televisivos y radiales, Buenos Aires es algo así como la “capital de la muerte segura”. Una encuesta de victimización (2008) "Ver nota" señala que la Argentina encabeza la lista en cuanto a sensación de inseguridad en América. Sin embargo, las estadísticas demuestran que, después de Toronto (Canadá) Bs. As. Es la ciudad con la tasa de homicidios dolosos (intencionales) más baja DE TODO EL CONTINENTE americano (4,8 c/100.000 habitantes) y, que de los 2.305 homicidios cometidos en Argentina en 2008, el 64% ocurrieron en el marco de conflictos interpersonales y no en ocasión de robos u otros delitos.
Hay una realidad, la que reflejan las estadísticas.Hay otra realidad, la que construyen los medios de difusión. Ciertos medios que día a día instalan el miedo en las subjetividades de la ciudadanía como un elemento importante en la ecuación de un oscuro razonamiento, de la prejuiciosa representación social que conforma el sentido común.La realidad cotidiana de Bs. As. y otros centros urbanos importantes de Argentina tiene, sí, hechos delictivos. No hay sociedad que no los sufra. Pero una percepción de esa realidad, extremada hasta la paranoia por la maliciosa saturación de la pantalla con hechos de sangre, es la que habilita una falsa conciencia de lo real, que a su vez será el sustento para el reclamo por leyes más duras y para legitimación social de prácticas represivas.Así, en 2004 el manejo irresponsable de la información sumado al oportunismo de los sectores más conservadores y reaccionarios de la clase política logró que el Congreso de la Nación aprobara la llamada Ley Blumber, la más aberrante reforma al Código Penal de toda la historia argentina. Esta Ley, que se aprobó en tiempo récord, prácticamente sin debate parlamentario y desoyendo la opinión de los más reconocidos juristas, significó un retroceso feroz en el estado de Derecho, contradiciendo a Tratados Internacionales suscriptos por nuestro país y a la misma Constitución Nacional.Para la misma época, ante la situación de las comisarías y cárceles de la Pcia de Bs. As. rebalsadas en su capacidad de alojar detenidos, el Cels[3] interpuso acción de Hábeas Corpus de incidencia colectiva exigiendo terminar con las condiciones infrahumanas de detención, que la Corte Suprema de Justicia resolvió favorablemente al cabo de…. TRES AÑOS de tramitación.Los medios instalan la idea de que los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra. Mientras tanto, en Pcia de Bs. As. Hay 30.000 presos, más del 70% está procesado –sin condena-, más del 60% son jóvenes. La gran mayoría, pobres. Diez reclusos mueren cada mes por causas evitables[4]. Al mismo tiempo, el cura Grassi goza de la excarcelación (está en libertad) aún con una condena de quince años de prisión[5] y el oficial Prellezo, condenado a prisión perpetua por el secuestro y asesinato de José Luis Cabezas goza de arresto domiciliario por sufrir… una hernia de disco.En este contexto algunos medios de difusión y sectores de la clase política siguen reclamando tolerancia cero, penas más altas, prisión para niños y la construcción de más cárceles. Medidas que, en este y otros países sólo vienen dando como resultado más casos de gatillo fácil, corrupción y muerte dentro y fuera de las prisiones, y enormes negociados en la construcción de unidades penitenciarias.Entendemos que el Gobierno Nacional viene poniendo en práctica políticas sociales tendientes a contener a la niñez y la adolescencia y a mejorar sus condiciones de existencia. Sabemos que aunque sus efectos se irán manifestando en forma paulatina, el camino es el adecuado. Solo la justicia social y la fuerte asignación de recursos a la educación y la salud pública, el empleo y la cultura pueden dar a los niños y jóvenes de las clases más desposeídas una perspectiva de vida en la que la cárcel y la muerte no sean un destino inevitable.Pero debemos llamar la atención sobre los efectos que hoy mismo la campaña mediática que construye la sensación de inseguridad ejerce:Sobre la sociedad:Discriminación por portación de rostro o nacionalidad.Criminalización de la pobreza y de la protesta social.Demonización de la protesta estudiantil de parte del gobierno macrista.En el Poder Judicial:Generalización de un criterio salvaje e inconstitucional en el dictado de Prisiones Preventivas basado en meras presunciones.Negativa sistemática de excarcelaciones.Hacinamiento y violación sistemática de derechos humanos elementales en las prisiones, avalados por los jueces sin control de la sociedad civil.Condenas excesivas y con pruebas insuficientes.Restricción ilegal a salidas laborales y transitorias y a arrestos domiciliarios.Desde el GUD los detenidos estudiantes universitarios desde hace años venimos denunciando estas y otras violaciones a los DDHH. Así, el CUD (La UBA dentro de la cárcel) constituye el lugar en el que la denuncia y la resistencia a los atropellos no se contradicen con la investigación académica y la producción intelectual sino que son su más entrañable sentido.La autogestión como dinámica de vida dentro de los muros y la incansable defensa de los derechos fundamentales de TODOS los reclusos y sus familias nos definen como un molesto escollo para los sectores más retrógrados de la sociedad, aquellos que piden la pena de muerte para los ladrones de gallinas y la prisión perpetua para los niños.Estos mismos sectores hoy embisten contra el Programa UBA XXII (Educación Universitaria en la cárcel), contra nuestros docentes y contra nuestro centro de estudiantes, el GUD: En las últimas semanas hemos sufrido dos allanamientos. Uno en el pabellón donde estamos alojados los estudiantes universitarios, otro en las aulas de nuestro Centro Universitario, en momentos en que se encontraban dictando clases dos docentes (Carreras de Derecho y Sociología). Bajo el pretexto de una investigación judicial se intentó relacionar nuestras actividades académicas con algún hecho delictivo, a fin de desprestigiarnos y aislarnos en una nueva tentativa de lograr la liquidación de este proyecto autogestivo que ya lleva 25 años de existencia.Los detenidos estudiantes universitarios denunciamos el atropello ilegal al derecho a enseñar y aprender, cometido por la UFI de Morón mediante la irrupción de las fuerzas de seguridad en las aulas del CUD, que incluyó el desalojo de dos docentes, todo ello sin el previo y obligatorio pedido de autorización al Rector de la Universidad, lo cual agrava este accionar ilegal al punto de retrotraer la escena a la época de la dictadura de Onganía, con docentes y estudiantes desalojados de las aulas por el grupo antimotines con sus cascos, sus escudos y sus bastones largos.Contra esta agresión al CUD, al Programa UBA XXII y a sus docentes y estudiantes exigimos la plena vigencia del estado de derecho y el cese del estado policial en el ámbito de la Educación Universitaria intramuros, tanto en el CUD como en el CUE[6].Por entender que esta situación reviste gravedad institucional solicitamos la intervención de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que así lo garantice.Requerimos el pronunciamiento público y la intervención del Rectorado de la UBA.Agradecemos el apoyo y la solidaridad de:- Dirección del Programa UBA XXII.- Procuración Penitenciaria.[7]- FUBA- Cuerpo docente y Carreras que dictan clases en el CUD[8].GRUPO UNIVERSITARIO DEVOTO - Cárcel de Villa Devoto
(Agencia Paco Urondo)

22.09.2010

Paraná, Entre Ríos (Agencia Paco Urondo, publicado en Diario UNO, gentileza Diego Fernández) Son grupos que se oponen al aborto. El hecho se registró a 18 días del inicio del 25º Encuentro de Mujeres en Paraná. El monolito dañado tiene las identidades de los desaparecidos en Entre Ríos. (Agencia Paco Urondo)

 

22.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Página 12) El gobierno nacional denunció ante el juez federal de La Plata Arnaldo Corazza el “desapoderamiento ilegítimo de Papel Prensa SA a quienes eran sus propietarios”, los integrantes del grupo Graiver, y atribuyó ese “despojo” a una “voluntad mancomunada de las autoridades de la dictadura cívico-militar y de los propietarios de los diarios” Clarín, La Nación y La Razón, que participaron de la operación de compra-venta en la noche del 2 de noviembre de 1976. En la presentación, que realizaron el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, y el subsecretario, Luis Alén, piden ser querellantes y sostienen que la “apropiación ilegal” de la proveedora de papel se debe interpretar en el contexto de los crímenes de lesa humanidad de la última dictadura, que tuvieron a los Graiver y personas de su entorno como víctimas. El documento reclama la indagatoria del dictador Jorge Rafael Videla, el ex almirante Emilio Massera, el ex ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz y el ex secretario de Desarrollo industrial Raymundo Podestá, a quienes acusa de asociación ilícita, extorsión, privación ilegal de la libertad, tormentos y la muerte a causa de las torturas en el caso de Jorge Rubinstein (abogado, mano derecha de David Graiver). Y como partícipes necesarios pide que sean interrogados los directivos de los diarios y de la firma que conformaron para el traspaso (Fapel): Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre y los Peralta Ramos.

“El Poder Ejecutivo nacional entiende que los hechos objeto de esta querella constituyen graves delitos previstos por el derecho penal internacional que configuran violaciones a los derechos humanos”, dice la querella de casi 200 páginas presentada ayer, que tiene a su vez el patrocinio del procurador del Tesoro, Joaquín Da Rocha. También asegura que, según los pactos internacionales, el criterio de imprescriptibilidad se debe aplicar tanto a “la autoridad del Estado” como “a los particulares que participen como autores o cómplices”.
Corazza es el juez a cargo de la investigación sobre los crímenes dictatoriales cometidos en los centros clandestinos del “Circuito Camps”, entre ellos Puesto Vasco, donde estuvieron detenidos la mayoría de los integrantes del Grupo Graiver. En abril último abrió un expediente aparte para analizar el traspaso accionario de Papel Prensa a raíz de una denuncia inicial de la Secretaría de Derechos Humanos, que había recibido el testimonio de Rafael Ianover, quien participó de la operación como testaferro de David Graiver, fallecido en un extraño accidente aéreo en México el 7 de agosto de 1976. Ianover relató que en plenas tratativas le dijo al dueño de La Razón Patricio Peralta Ramos (recientemente fallecido) que “temía por su libertad” y el empresario le aseguró que no le pasaría nada. Antes de concretar la venta, agregó en el juzgado, un grupo de tareas entró a su casa, revolvió armarios y se llevó de todo. El 12 de abril de 1977 lo detuvieron. Hoy volverá a declarar ante los fiscales Marcelo Molinas, Hernán Schapiro y Carlos Dalau Dum.
La Secretaría de Derechos Humanos plantea que “los delitos de lesa humanidad cometidos contra las víctimas del llamado grupo Graiver no comienzan con el secuestro, tortura y vejámenes de todos ellos” y el homicidio de Rubinstein, ocurridos desde marzo y abril de 1977, sino antes, “con la etapa extorsiva que lo antecede” y que incluyó “una cuidadosa preparación mediática” muy anterior a la cesión de acciones. En esa tónica, tras la muerte de David Graiver –socio mayoritario en Papel Prensa– sostienen que los diarios instalaban lo que llamaban el “caso Graiver” y la supuesta “necesidad de investigar al grupo” económico al que ligaban con maniobras ilegales y con Montoneros.
En ese contexto, dice la denuncia, “la dictadura terrorista” les hacía llegar “claros mensajes” a la viuda de Graiver, Lidia Papaleo, a Isidoro Graiver, a Ianover y otros miembros de su círculo. Tenían que disolver el núcleo empresario y “Papel Prensa SA debía ser transferida a Clarín, La Nación y La Razón. Cualquier otra negociación no sería aprobada por el Estado”, socio en la papelera. “Estos mensajes eran directamente extorsivos (...) Sin las presiones, intimidaciones y amenazas efectuadas sobre los integrantes del grupo Graiver, la operación de venta de las acciones de Papel Prensa no se hubiera llevado adelante”, postula la querella.
Como respaldo, cita varios testimonios, algunos de los cuales ya en 1985 formaban parte de la pesquisa del ex fiscal de Investigaciones Administrativas Ricardo Molinas. Por entonces, por ejemplo, Lidia Papaleo de Graiver y su cuñado Isidoro Graiver relataban casi con idénticas palabras cómo fueron empujados a entregar Papel Prensa a los diarios (ver aparte). Tanto ella como Ianover ratificaron y ampliaron este año aquel viejo testimonio ante la Secretaría de Comercio y en tribunales. Precisaron que al momento del traspaso no pudieron leer lo que estaban firmando ni opinar sobre el precio, que quedó establecido en 946.600 dólares, con un adelanto de 7 mil.
Al analizar la operatoria, la denuncia enumera irregularidades, como la falta de precisión sobre cuántas acciones se traspasaban y un informe del Banco de Desarrollo que aseguraba que el precio pagado era “inferior al real” (ver aparte). “En ese marco absolutamente irregular, pero contando con la convalidación de sus asociados de la Junta Militar –dice el texto–, Clarín, La Razón y La Nación impusieron su criterio por encima de la legislación vigente, y la cesión de las acciones Clase A que habían sido arrancadas mediante extorsión a los integrantes del Grupo Graiver, quedaba aprobada” en la asamblea de accionistas del 18 de enero de 1977.
Los propios diarios publicaban, el 19 de mayo de aquel año, una solicitada que decía que habían “adquirido las acciones Clase A de Papel Prensa previa consulta y posterior conformidad de la Junta de Comandantes en Jefe”, recuerda el escrito del Gobierno. Pero los Graiver y su entorno fueron detenidos. Lidia, su hermano Osvaldo Papaleo, Isidoro Graiver, su esposa Lidia Brodsky, Rubinstein, Ianover, Juan Graiver y Eva Gitnacht (padres de David), Silvia Fanjunl (empleada de los Graiver), Lidia Gesualdi (secretaria). La mayoría sufrió torturas durante su detención y luego fueron “blanqueados”, a disposición del Poder Ejecutivo.
Para investigar al grupo económico la junta nombró a un oficial preventor militar, que fue Oscar Gallino –ya fallecido–, señalado como interrogador también dentro de los centros clandestinos. Las constancias que dejaba Gallino de sus actividades forman parte de la prueba que la Secretaría entregó. El 7 de abril de 1977 a las 16.30 escribió que había recibido a “los directores y asesores letrados de La Nación, La Razón y Clarín, quienes concurren con motivo de la adquisición del paquete accionario del Grupo Fundador de Papel Prensa”. Esa visita, sostiene el Gobierno, “mostraba el grado de vinculación entre la dictadura y sus asociados” en Papel Prensa. Dos días después vuelve anotar que Podestá y (otra vez) “a los presidentes de los directorios de los diarios con sus letrados” concurrieron a “producir sendos informes”. También asienta la visita de las autoridades del Banco Central y del Banco Nación para considerar los casos del Banco Comercial de La Plata y el de Hurlingham. “Ese mismo día, Gallino preparaba los interrogatorios a tomar el día siguiente”, sostiene la presentación.
Diez días después la Junta Militar decidió la “interdicción de los bienes de los Graiver y la prohibición” de que pudieran disponer de ellos o administrarlos. Papel Prensa no estaba en el paquete, porque ya había sido “entregada como botín de guerra a sus socios Clarín, La Nación y La Razón”, denuncia el Gobierno. Los Graiver fueron condenados por asociación ilícita con Montoneros, pero en 1982 la Justicia federal revirtió esa decisión.
La Secretaría de Derechos Humanos señala que el gobierno de Raúl Alfonsín “reconoció la ilegitimidad del despojo de los bienes de los Graiver, entre ellos las acciones de Papel Prensa”, y que ya durante el juicio al ex capellán Christian Von Wernich, fueron juzgadas las detenciones ilegales y torturas de algunos de los Graiver como delitos de lesa humanidad. Remarcan que esos hechos no se pueden disociar de la venta de Papel Prensa y concluyen que la dictadura apostó “al control de la prensa escrita a través del control del papel”. (Agencia Paco Urondo)

22.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) * Exposición de Alberto Nadra en el Congreso por Papel Prensa.
En primer lugar, quiero agradecer a la Sra. Presidenta de la Comisión de Comercio, Juliana Di Tullio, y por su intermedio a los diputados presentes, la invitación y el espacio para debatir un tema de tanta trascendencia; pero no puedo dejar de lamentar ausencias, cuyos fundamentos no alcanzan a justificarlas.

Creo que la presencia de constitucionalistas, especialistas en Derecho a la Información y Teorías de la Comunicación, además de pequeños y medianos empresarios me exime de analizar desde esos puntos de vista el texto del proyecto de Ley del Ejecutivo, y me permite, en su lugar, reconstruir parcialmente, y desde un enfoque testimonial, de quien vivió esos años como periodista y militante, cómo se ha venido intentado manipular y desvirtuar la realidad del dominio del mercado de papel de diario por parte de Papel Prensa.
15 de abril de 1977. Recuerdo perfectamente el día que me permite reconstruir el inicio de la historia, pues cumplía 25 años. Era jefe de Redacción de la agencia cubana Prensa Latina en Buenos Aires, en nuestra oficina del piso 9 del Edificio SAFICO, Corrientes casi esquina San Martín, conocido entonces como “el de la prensa”; una especie de refugio, siquiera dentro de sus paredes, frente a la represión, fundamentalmente por la gran cantidad de corresponsales extranjeros que allí tenían su sede: más de 20, entre ellos de las agencias noticiosas ANSA, AFP, EFE, diarios como O Estado de Sao Pablo, y otros.
Ese día, con un actual editor de Clarín y el ex director de la revista Vamos (actualmente columnista de un programa televisivo conducido por quien entonces era redactor a sus ordenes, y hoy nos da permanentemente su palabra) comentábamos la muerte de Graiver; si lo había matado un grupo de tareas, o se trataba de un accidente. Ya sabíamos que se estaban robando todos sus bienes; entre ellos, Papel Prensa, que estaba pasando a manos de La Nación, Clarín, y la Razón, entonces del Ejército, junto con el Estado representado por la Junta Militar usurpadora. No hacía dos semanas que había sido secuestrado Edgardo Sajón, amigo y vocero del general Alejandro Agustín Lanusse, y quiero señalar el tema porque hay un aspecto que no he visto publicado en ningún medio ni en el insuficiente acceso que he tenido a la investigación. Lanusse siempre pensó que se trató de un mensaje hacia él por parte de alguna de las armas, pero lo cierto es que el 13 de mayo de 1985, en su testimonio en el Juicio a las Juntas, pudimos saber de boca del propio Lanusse que Videla, Viola, Massera y Saint Jean le confirmaron que ese “procedimiento por izquierda” (sic) tenia vinculación con la investigación que Camps y Echecolatz llevaban a cabo acerca de Graiver.
¿Por qué recuerdo esta conversación –en realidad mucho más que una anécdota pues es un testimonio– con quienes entonces eran mis amigos? Por dos razones.
La primera, porque me cuesta creer que sabiendo lo que sabemos, porque vivimos lo que vivimos, algunos se sorprendan con las revelaciones. Esto puede ser natural para quienes no tenían acceso a la información, pero nunca para los periodistas que trabajamos durante la dictadura; eran conversaciones de todos los días. Todos los días hablábamos de los secuestros y asesinatos, como el de Rodolfo Walsh, que había escrito su memorable “Carta a las Juntas” en el ANCLA, y que nos pasábamos de mano en mano, de piso en piso del edificio. Parte en estos comentarios eran otros actuales editores de Clarín y columnistas de La Nación; corresponsales como “Pajarito” García Lupo, o el “negro” José Maria Pasquín Durán, ambos de Inter Press Service, luego exiliado, o Isidoro Gilbert, de TASS. También con el francés Jean Pierre Bousquet (autor de “Las locas de la Plaza”), Horacio Finoli de France Press y Oscar Serrat, de Associated Press, luego secuestrado y liberado. Junto a ellos tres fui condenado a muerte.
La segunda razón por la que recuerdo aquella conversación es que resulta inexplicable ver a algunos de esos antiguos amigos defendiendo a los diarios cómplices de la dictadura. Y aún más inexplicable: levantando la bandera de la libertad de prensa contra la eventualidad de que la Justicia juzgue –simplemente juzgue y decida– si, además, fueron partícipes necesarios en delitos de lesa humanidad.
Todos tenemos necesidad de trabajar, pero la dignidad –ni que decir en democracia– nos marca una línea infranqueable, pasada la cual se la mancilla irremediablemente.
Son al menos lamentables los argumentos al estilo de “¿Por qué ahora?”, o “Esto se hace porque conviene a los Kirchner en su pelea con Clarín”.
El primero es sumamente gravoso para los mismos que lo formulan, ya que estuvieron personalmente –o a través de sus partidos– al mando del Estado durante estos años, cuando todos sabíamos y no se investigó. El segundo, no hace más que favorecer a quienes pretenden denostar, pues por la razón que fuera que lo hayan hecho, o lo estén haciendo, ¡bienvenido sea! Cómo bienvenido sea que se hayan retomado las banderas de la verdad y la justicia frente al terrorismo de Estado, cuando incluso muchos militantes habíamos perdido las esperanzas. Y vamos a ser más claros: algunos no tuvieron la fuerza o las condiciones; otros fueron cómplices. En el primer caso se ubica sin duda Raúl Alfonsín, que tuvo la grandeza de apoyar la inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que él mismo impulsó acorralado por la presión militar, cuando afirmó, “yo no pude, pero ahora sí es el momento”. Pues bien ahora es el momento de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ahora es el momento de investigar el traspaso de Papel Prensa, ahora es el momento de la declaración de interés público de la regulación, de la fabricación y de la venta del papel para diarios.
En este proceso de tergiversación pude enredar hasta a los amigos más proclives a impulsar las medidas del gobierno, como los que participan en un muy conocido programa de la televisión pública, que invitó al periodista Robert Cox, y a mi juicio quedó prisionero del juego. Cox siempre fue un liberal, tan antifascista como anticomunista y anti “populista”, que se jugó valientemente durante la dictadura. En el programa repitió que “nunca vi tanta libertad de expresión en la Argentina como la que veo ahora”.
La jugada también le sale mal a Clarín, que, para buscar impacto transcribe (aquí les traje el recorte del diario) un artículo de Cox en su viejo Buenos Aires Herald. Se titula “¿La Argentina seguirá siendo democrática?”. Pero la noticia no es que al periodista inglés lo asuste la posibilidad de que el gobierno pueda querer quedarse con el diario, o que eventualmente se deslice “a la izquierda” y Argentina deje de ser una democracia. La noticia es que, en el mismo artículo, si buscamos con atención, encontramos los siguientes párrafos: “La adquisición de la mayoría de acciones de Papel Prensa por parte de Clarín, La Nación y La Razón (cuyas acciones fueron luego compradas por Clarín) junto con el Gobierno nacional fue algo en mi opinión muy deshonesto -entonces y ahora”. O más fuerte aún: “Durante más años de los que recuerdo, la sociedad de ambos diarios en asociación con el Estado fue ferozmente criticada (lastima que no nos enteramos…) por la mayoría de los miembros de la Sociedad Interamericana de Prensa como totalmente sin escrúpulos, y como una competencia injusta para los otros diarios argentinos. Recuerdo haber destacado durante una reunión de la SIP que en el caso de La Nación era como si el Vaticano decidiera abrir una clínica para abortos”. Nada menos.
Pues bien, ahora es el momento de investigar estos hechos que ni siquiera son originales. Rara vez la gran propiedad privada tuvo orígenes puros, siquiera limpios. Pero en este país el robo, por parte del gobierno de facto, de la propiedad privada que sacralizaba en sus discursos comenzó con una dictadura cívico-militar y fue llevado a sus últimas consecuencias con la última, la más brutal de la historia.
Empezó con Onganía, en sintonía con Blaquier y Arrieta, y el monopolio azucarero de Jujuy, para eliminar la competencia en la provincia de Tucumán, como denuncia el historiador Roberto Pucci en este libro que traje y pueden ver: Historia de la destrucción de una provincia. Tucumán, 1966. Comenzó con ingenios cerrados, otros robados a sus dueños, con miles de trabajadores en la calle, y la impunidad que abrió el camino a La Noche del Apagón, desatada sobre los propios trabajadores de Ledesma, durante la última dictadura. Han pasado casi 50 años. Hace 29 años la Corte Suprema de la Nación, en el fallo CAT, ordenó reparar a los despojados en la violación a la propiedad privada más increíble que tenga memoria la historia. Jamás se cumplió su sentencia, y no escuché a lo medios ni a muchos dirigentes reclamar –ya que tanto les preocupa el respeto a los poderes– que se cumpla el fallo de una Corte que el menemismo diezmó.
El Operativo Independencia cerró este capitulo. Y la impunidad alimentó las decenas, centenas de robos de casas, en secuestros y asesinatos; o de industrias, campos, bodegas, cuando el grado militar lo permitía. Papel Prensa es ahora el buque insignia de toda esta infamia.
Insisto que cómplices ya son; sus propias publicaciones los condenan. Dejemos que la Justicia decida si también son autores, o participes necesarios, de crímenes de lesa humanidad para adueñarse de la propiedad ajena, y obtener una posición dominante en el mercado de la palabra impresa, cuando –es bueno recordarlo- no existían Internet, las redes sociales ni medios alternativos. ¿Quién por qué puede oponerse a semejante propósito?
El monopolio creció con Papel Prensa. Clarín no era el diario de mayor tirada en 1977; ese lugar lo ocupaba Crónica. Personalmente, puedo dar testimonio, como ya lo han hecho y seguramente harán, empresarios Pyme de medios, de cómo dos periódicos que dirigí, con tiradas de 100 y 150.000 ejemplares, llegaron a gastar más del 60% del total de su costo en papel. Fue Julio Ramos, fundador de Ámbito Financiero –e insospechado de populista o estatista– el que en su libro, Los cerrojos de la prensa, de 1993, denunció que desde el surgimiento de Papel Prensa, ahogados por el monopolio, ya habían desaparecido 46 medios, cuenta que ya nadie lleva.
Esta posición dominante se multiplicó con la legislación menemista, que los convirtió en verdaderos grupos económicos diversificados, con un puntal en la comunicación, pero con fuertes intereses en la industria, en el agro y en otros sectores productivos.
Por eso, mientras la Justicia decide el aspecto penal, este Congreso tiene una obligación inexcusable: contribuir a garantizar el Derecho a la Información mediante la declaración de interés público y la regulación de la fabricación y comercialización del papel de diarios, hoy en manos de los mismos dueños de la empresa que lo produce.
Ningún país permite la acción impune de los monopolios. El proyecto del Ejecutivo es digno: con participación del Congreso, con mecanismos de propuestas consensuadas para las futuras normas. No dudo que será perfectible, pero es la hora del debate. Pero el debate sobre el cómo; jamás sobre el qué. Bastante deberemos esforzarnos para que se cumpla la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA) que aprobó este Congreso. Entre paréntesis, parece que no era la “ley de Medios”, como repetían para dar la idea que se avanzaba sobre el conjunto de la libertad de prensa; de lo contrario no estaríamos contemplando aspectos que hacen a los medios gráficos. ¿No era que ya no quedaba nada por hacer, se había avasallado a la libertad de expresión y a “los” medios?
Finalmente, y espero no haber excedido el plazo fijado por la Presidencia, para tranquilidad de algunos puedo asegurarles que no estamos a contramano del mundo. Desde Obama en Estados Unidos a Lula en Brasil, hay multitud de ejemplos de tensión del poder político y los grupos económicos, que tienen a sus heraldos de prensa como mascarones. No es “poder político” vs. “prensa”, como alguna vez pasó, o se dijo. Son intereses concretos que presionan, y aún desestabilizan, gobiernos en defensa de sus privilegios, y en los que los líderes elegidos democráticamente reclaman legislaciones firmes para garantizar el derecho a la información, como es el caso de la Argentina. La ley de SCA es un paso. El debate que damos hoy, sin duda, otro. Quizás, ya que no podemos hacer renacer las voces que acallaron con la mordaza del monopolio, podamos hace nacer nuevas, y multiplicarlas a lo largo y a lo ancho del país. (Agencia Paco Urondo)