fbpx Victoria Donda y Carolina Píparo no honran sus cargos políticos, por José Luis Ponsico | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Relámpagos //// 07.01.2021
Victoria Donda y Carolina Píparo no honran sus cargos políticos, por José Luis Ponsico

Con su estilo particular, José Luis Ponsico analiza los casos de la titular de la INADI y de la diputada bonaerense macrista.  

Por José Luis Ponsico* 

Hace casi 20 años, Victoria Donda alcanzaba primera "notoriedad" en medio de los acontecimientos políticos: inevitable caída del gobierno de Fernando De la Rua, 5.700 "riesgo país", crisis política desde la renuncia de "Chacho" Alvarez. 

Sin Vicepresidente de la Nación (corría setiembre de 2000), quedó "rengo" el gobierno de la Alianza. La joven Donda, hija de matrimonio secuestrado, desaparecido por la dictadura cívico militar, participó activamente de la crisis, ya en diciembre 2001.

Nacida en cautiverio (en 1977), el 19 de diciembre 2001 ingresó con un grupo juvenil a la Cámara de Diputados, bajo consignas del  momento: "¡ Que se vayan todos, que no quede ni uno solo ...!", entonaba la manifestación opositora.

"Vicky" Donda, estudiante universitaria, nieta recuperada entre los primeros 80 nacidos en cautiverio, se acercó a la Agrupación "Hijos", para hacer militancia política. Con fuerte respaldo de los organismos de Derechos Humanos.

Una década más tarde, Carolina Píparo, embarazada, cumplía con un trámite bancario en la sucursal del Banco Santander Río, La Plata. Lugar donde nació, en setiembre del 76. Las dos, hoy, en primeros planos, contemporáneas.

Por su parte, Píparo es hija de un ingeniero, ejercía como "asistente social" cuando fue víctima de asalto, en una "salidera", a manos de un "motochorro" (julio 2010). Perdió el embarazo pocos días más tarde. Por la tragedia, se convirtió en ícono entre las víctimas de inseguridad.

Cinco años más tarde, la flamante gobernadora bonaerense macrista, María Eugenia Vidal, se aprovechó de los altos índices de popularidad de Carolina y la hizo candidata a diputada provincial por "Cambiemos". Fue elegida en 2017.

Ahora, Píparo debe explicar unos episodios, ocurridos durante el fin de año, que no la dejan bien parada. Ocurre que avanzaron pericias para determinar si lo imputan a Juan Ignacio Buzali, 47 años, marido de la diputada provincial, que cuenta con un cargo ad honorem en la municipalidad de La Plata.

Buzali está implicado en un caso grave de "lesiones culposas y abandono de persona". Según, Píparo y Buzalis, su auto fue abordado por "motochorros" y más tarde iniciaron "persecución" a dos motociclistas. Pero por "error", el auto que conducía Buzalis atropelló a dos personas. Luego se supo no eran los "asaltantes". Con saña lo arrastró 300 metros en una madrugada trágica. Testigos denunciaron "la gravedad" del suceso. La Fiscalía de turno lo incrimina. Además, algunos testigos aseguran que la pareja estaba visiblemente alcoholizada. ¿Les realizaron test de alcoholemia? Ahora, opositores a Píparo pidieron su renuncia.

La historia de Donda es zizagueante: muchos giros políticos. De "Libres del Sur" (conducida por Tumini, ex EPR), al progresismo socialista de Hermes Binner. En el medio, fotos en la playa con Alfonso Prat Gray, luego ministro de Economía de Mauricio Macri. Ahora, ocupa la titularidad del INADI gracias a la administración de Alberto Fernández.

El organismo tiene a Donda enfrentada a una empleada doméstica de nacionalidad boliviana, llamada Arminda Banta Oxa, de 62 años. Trabajó 14 años con Donda, diez de ellos, "en negro". Registrada con "salario inferior", según la denuncia. El caso tiene ribetes que recuerda a lo que le pasó a Jorge Triaca, ex ministro de Trabajo macrista. La titular del INADI fue denunciada por "defraudación administrativa". Tanto Donda como Píparo enfrentan una hora complicada: deberán demostrar que honran los puestos que ocupan. 

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur