fbpx Agustín Rossi: "Las declaraciones de Macri son claramente peligrosas para los argentinos" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 09.09.2021
Agustín Rossi: "Las declaraciones de Macri son claramente peligrosas para los argentinos"

El precandidato a senador nacional dialogó con AGENCIA PACO URONDO RADIO (La Palabra Justa, domingos de 10 a 12, FM La Patriada) sobre las elecciones legislativas. 

Por Martín Massad y Juan Cruz Guido | Foto: Daniela Morán

El precandidato a senador nacional, Agustín Rossi, dialogó con AGENCIA PACO URONDO RADIO (La Palabra Justa, domingos de 10 a 12, FM La Patriada) sobre las elecciones legislativas. "Las declaraciones de Macri son peligrosas para el conjunto de los argentinos", señaló. "Macri lo que está preanunciando es una acción de tipo de debilitamiento institucional por parte de su espacio político para con el gobierno". "Por eso es muy importante que Cambiemos no gane las elecciones", apuntó. 

Agencia Paco Urondo: Esta semana tuve la fortuna de andar por Salta y Jujuy y allí me encontré con unas familias que están viviendo en Córdoba actualmente, pero que tienen un pasado en Rosario. Y cuando le preguntábamos por qué se habían ido de Rosario, cuál era el motivo, decían que fundamentalmente lo que los había hecho irse de la ciudad de Rosario era el tema de la violencia. Y este discurso lo escuché también en otras personas de Rosario ¿Cuál es la agenda de usted para combatir la violencia en esa ciudad tan importante?

Agustín Rossi: Es un tema que viene del año 2010, más o menos, que se dispararon los indicadores de inseguridad en la ciudad de Rosario y en la provincia de Santa Fe. Principalmente, el indicador más elocuente es la cantidad de homicidios. A partir de ese momento, gobierna el doctor Binner, después vinieron dos gobiernos más socialistas, de Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz. Y este año y medio de gestión del gobernador Perotti, todavía, como se dice vulgarmente, nadie le ha puesto el cascabel al gato. Es una situación compleja, nadie pide que se resuelva de un día para el otro, pero sí creo que hay dos acciones que deben estar presentes al momento de intentar resolver la problemática de la inseguridad en la provincia de Santa Fe. La primera de ellas es fortalecer la complementación y la cooperación con las fuerzas federales, sobre todo no solamente en materia de mayor presencia de las fuerzas federales patrullando la provincia o las calles de la ciudad de Rosario, sino la complementación en todo lo que significa el trabajo que hacen las agencias de inteligencia. Me parece que eso es así, que independientemente que la responsabilidad primaria es del gobierno de la provincia esta situación se tiene que fortalecer. Y en segundo lugar, yo soy de los que creen que la política tiene que intentar generar alguna acción que le devuelva confianza a los santafesinos en general y a los rosarinos en particular, de que vamos a ser capaces de resolver esa problemática. Yo me imagino que si hay dos dirigentes políticos de la provincia de Santa Fe (inaudible 3.10) en un estudio de televisión o en un radio, echándose la culpa los unos con los otros de quién es la responsabilidad de la cantidad de delitos que ocurren en la provincia de Santa Fe y en la ciudad de Rosario, el ciudadano común, el vecino común, víctima de un delito, se debe querer agarrar la cabeza y decir “miren dejen de pelearse y dennos seguridad y transmitannos seguridad a nosotros”. Desde el año 2012, que yo vengo planteando que es necesario un acuerdo político entre todas las fuerzas políticas democráticas de la provincia de Santa Fe en materia de seguridad. Trazar un plan a largo plazo, con hitos comprobables a lo largo del tiempo, que nos permitan, sin ninguna dudas, que este plan pueda ejecutarse y llevarse adelante independientemente de quién sea el gobernador de la provincia. Y sacar a la seguridad de las tensiones políticas, y más aún, de las tensiones electorales, porque creo que esa situación enoja muchísimo al ciudadano santafecino. Estas dos condiciones creo que son condiciones necesarias, obviamente, no suficientes. Ese acuerdo que planteé en el año 2012, no lo llevó adelante el gobernador de entonces, no lo llevó adelante el gobernador Lifschitz, no lo lleva adelante el gobernador Perotti pero creo que es imprescindible para como para empezar a resolver.

APU: ¿Qué opinión tiene sobre los dichos del ex presidente Mauricio Macri, de que si el gobierno pierde las elecciones se tiene que ir?

AR: Me parece que todo eso se inscribe en un ámbito un poco mayor. Las declaraciones de Macri son peligrosas para el conjunto de los argentinos. Macri lo que está preanunciando es una acción de tipo de debilitamiento institucional por parte de su espacio político para con el gobierno. Lo van a intentar hacer en el caso de que ganen las elecciones. Por eso es muy importante que Cambiemos no gane las elecciones, porque lo que van a intentar hacer, es generar un escenario de debilidad institucional. La derecha siempre ha hecho lo mismo. Lo que no tiene por las urnas, y fue lo que le pasó a Macri en las elecciones del 2019, que fue el primer presidente de la democracia que intenta la reelección y no la logra. Y no solamente no la logra, sino que ni siquiera va a segunda vuelta. Intenta obtenerlo por otros medios. Entonces esa barravazada de Macri no tiene que pasar desapercibida por el conjunto de los argentinos, y menos aún, por nuestro espacio político. Nosotros tenemos que fortalecer para evitar el golpe institucional que quiere llevar adelante Macri. De eso no tengo dudas, de que Macri va a ser todo lo posible para generar condiciones de debilidad institucional, para generar condiciones que faciliten o viabilicen un escenario de esas características, y eso tiene que ver con el resultado electoral de estas PASO. Entonces, nosotros debemos advertirle de esto a los argentinos, que además de una cantidad de cuestiones que cada uno pondera al momento de votar, también pondera en esto. Que si se genera un escenario donde Cambiemos gane las elecciones, seguramente van a avanzar hacia un golpe institucional. Cosa que tiene un antecedente en el 2009 cuando conformaron ese famoso grupo A en el Congreso de la Nación y se dedicaron a poner trabas en todo lo que fue, la segunda mitad de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, en ese momento.

APU: ¿Usted ve que un enrarecimiento de la campaña? En la semana el candidato que encabeza su lista, Eduardo Toniolli, intimó a Carolina Losada y Mario Barletta a que cesen con sus propagandas con agravios a Cristina Fernández de Kirchner...

AR: No lo sé. La verdad que habrá que ver y analizar cada una de las situaciones. Lo que hizo nuestro compañero Eduardo Toniolli, cabeza de lista acá en la provincia de Santa Fe, tiene que ver con impugnar una campaña electoral cuyo único objetivo era denostarla a Cristina, no había ningún otro objetivo, no había ninguna otra propuesta. Que además utilizaban la imagen de Cristina para su propia campaña electoral. Esto fue lo que hizo. Lo que yo creo que, si bien se pueden ligar las distintas cosas, sin ningunas dudas, lo que me parece más grave es esa cosa de Macri de o “cambian o se van” o “cambian o los vamos a echar” porque eso está preanunciando claramente un golpe institucional. Yo creo que para evitar ese golpe institucional hay que evitar que gane Cambiemos en las elecciones.

APU: Volviendo a la campaña y a las propuestas de campaña, leí que usted propone un aguinaldo para los monotributistas, categoría A B y C ¿Quisiera saber cómo se implementaría eso y de dónde saldrían esos fondos que usted propone para poder pagar los aguinaldos de los monotributistas?

AR: Primero hay que analizar lo que significa porque la verdad lo que estamos haciendo es considerar al monotributista como un trabajador. El monotributista es un trabajador que no tiene una relación de dependencia formal. El monotributista categoría A, por ejemplo, es un trabajador que factura como máximo 370 mil pesos al año, significa que como máximo puede facturar 30 mil al mes. Y en el caso que se apruebe una ley, como la que estoy proponiendo, va a cobrar un medio aguinaldo de 15 mil pesos. Como ustedes verán se trata de valores realmente bajos. Ahora bien, el monotributista es un trabajador que no tiene ninguno de los derechos que tienen los trabajadores en relación de dependencia: no tiene vacaciones pagas, no tiene licencia por enfermedad ni por maternidad ni paternidad. Pero también es un sujeto que deja de ser susceptible de recibir beneficios o planes sociales. Por ejemplo, el monotributista categoría A inmediatamente deja de recibir la tarjeta alimentar. Es como que están en el medio, son de lo que aquellos que, ustedes deben haber escuchado “para nosotros nunca hay nada”. ¿Qué significa esa palabra nunca hay nada? El Estado nunca piensa en nosotros. Nosotros lo que hemos pensado es que eso tiene una parte de verdad, una parte de razón. Imbuido en el espíritu por el cual, Cristina Fernández de Kirchner, llevó adelante la asignación universal por hijos, que es una extensión de derechos de los trabajadores registrados a los trabajadores que son informales. Imbuidos en esa extensión de derechos, decidimos presentar esta iniciativa que significa que el aguinaldo que está establecido para los trabajadores en relación de dependencia, también van a poder cobrarlo los monotributistas. Y esta extensión de derechos es identitaria al peronismo, porque uno de los primeros proyectos de ley que el general Perón, como presidente de la Nación, envió al Congreso de la Nación fue el proyecto del aguinaldo. ¿Cómo es llevado a la práctica? En Argentina hay cuatro millones de monotributistas pero solamente dos millones de ellos son monotributistas exclusivos y excluyentes. Es decir, no tienen otra actividad. Estamos pensando en ellos, estamos pensando en aquellos monotributistas que son solamente monotributistas. Hay otros que tienen un trabajo en relación de dependencia y que realizan alguna otra actividad comercial por la cual facturan como monotributistas. Y de las categorías más bajas. Como máximo, es un universo de dos millones de personas. El pago tiene que salir de las arcas del tesoro. No hay otro lugar de donde pueda salir. El impacto o el esfuerzo o la inversión fiscal, llamenle como quieran, es de alrededor de 60 millones de pesos, netos por años. Neteados en 40 mil millones de pesos porque se calcula que en una inversión de estas características, un tercio vuelve al Estado Nacional vía impuestos, vía recaudación impositiva. Y para tener una comparación en términos relativos, cada IFE nos salió 90 mil millones de pesos por mes. Por lo tanto, la inversión que estamos haciendo es más de un 50%, menos y anual, que un IFE mensual. Me parece que es razonable teniendo en cuenta el impacto que puede generar. Y no estoy contando un impacto que yo creo que va a ser positivo y muy masivo, que a partir de que el monotributo no es una complicación que tenés que pagar ingresos brutos y una cantidad de cosas, seguramente muchos trabajadores que están absolutamente en negro, la posibilidad del cobro del aguinaldo, será un incentivo para blanquearse y eso también va a aumentar la recaudación impositiva.