fbpx Jesús de Reyes: "El Presidente Díaz-Canel reconoce las dificultades que está atravesando el pueblo cubano" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 21.07.2021
Jesús de Reyes: "El Presidente Díaz-Canel reconoce las dificultades que está atravesando el pueblo cubano"

El periodista y fotógrafo acreditado en Cuba dialogó con AGENCIA PACO URONDO (La Palabra Justa, domingos de 10 a 12, FM La Patriada) sobre la situación del país centroamericano. 

Por Martín Massad y Juan Cruz Guido | Foto: Jesús de Reyes

El periodista y fotógrafo puertoriqueño, Jesús de Reyes, radicado en Cuba y acreditado allí, dialogó con AGENCIA PACO URONDO RADIO sobre la situación del país centroamericano. "La incertidumbre económica tiene a muchísimas familias cubanas viviendo en condiciones de precariedad", resaltó en relación a la crisis económica consecuencia de la pandemia de coronavirus y agravada por el bloqueo estadounidense que aun hoy persiste. 

Agencia Paco Urondo: Ayer hubo una gran movilización popular de 100 mil personas para apoyar al gobierno cubano, al presidente Díaz-Canel. ¿Cómo está la situación en Cuba? ¿Qué pasó a partir del domingo pasado cuando se empezaron a gestar unas marchas en contra del gobierno cubano?

Jesús de Reyes: A raíz de las protestas que se dieron el domingo pasado, pudiéramos decir, que la semana transcurrió con relativa calma. Se sabía que había una situación, se dieron alguna que otra protesta en el interior del país y algunas movilizaciones de protesta en la Habana, pero en mucha menor medida y número, que las que se habían dado el domingo. Ya a finales de esa semana, el país había tomado su total normalidad. La gente estaba en las calles, en los trabajos, en las tiendas, de manera regular. Lo que se percibía en la calle, era la movilidad natural de los transeúntes, de los carros, de las personas yendo y viniendo hacia y desde sus hogares. Y ayer sábado, muy temprano en la mañana, se dio esa concentración, que las cifras oficiales, según el gobierno, se calculan en unas 100 mil personas, que se concentraron en el Malecón de la Habana. Muy cerca de la embajada de Estados Unidos en la Habana, para apoyar al gobierno revolucionario y para condenar los actos de violencia que se dieron la semana pasada, y sobre todo, llamar a la unidad del pueblo, ante lo que han catalogado las autoridades, como un ataque injerencista desde el exterior.

APU: Cuba tiene un bloqueo, que en los últimos tiempos con el gobierno de Donald Trump en los Estados Unidos y la continuidad de Joe Biden, está haciendo mucho daño a la economía de Cuba que también tiene la pandemia encima. Hay un sector de Cuba que está sufriendo de manera más drástica estas cuestiones. Se sabe que estas protestas tienen que ver con el apoyo de Estados Unidos, de hecho, el gobernador de Miami, dijo que no veía muy lejana la posibilidad de hacer un bombardeo a Cuba ¿Pero hay un disgusto de parte de una parte de la sociedad con el gobierno? ¿El gobierno escucha a la población?

JDR: Definitivamente hay un malestar generalizado en la población porque Cuba está pasando por momentos muy difíciles en términos económicos y epidemiológicos. Por todo el año 2020, Cuba había logrado contener sus números, y había tenido la cifra más baja de contagios y muertes en todo América Latina, entre los primeros del mundo. A partir del segundo y tercer mes de 2021, han dicho algunos, que la situación ha comenzado a salir de control. Las cifras de muertes están subiendo a diario, las de contagios también. Están viéndose cifras que no se veían. Por lo tanto, hay mucha preocupación por lo que podría pasar en términos de salud. A eso hay que sumarle, que, en efecto, las autoridades han reconocido que hay una escasez de medicamentos y hay escasez de alimentos. A esto se suma la incertidumbre económica que tienen muchísimas familias cubanas que viven en condiciones de precariedad.

Entonces si se siguen sumando puntos, habría que ir a las medidas que aprobó, antes de su salida de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump, que fueron medidas para apretar el nudo que hay alrededor del cuello de la economía cubana. Medidas como prohibir totalmente el envío de remesas de personas que tienen familiares en Estados Unidos a Cuba. Las remesas son una entrada importante de divisas a Cuba y eso ayuda a subsanar bastante las dificultades que pasan las familias cubanas. Es un estrangulamiento paulatino que se está dando en la sociedad cubana, en gran medida, aportado por el bloqueo de Estados Unidos.

APU: Recién mencionaba dos perspectivas. Por un lado, el gobierno de Donald Trump que profundizó, las restricciones, las sanciones, el embargo y demás. Pero con el triunfo de Joe Biden, si bien el bloqueo se mantuvo, había cierta expectativa. Con estos hechos, Biden se manifestó a favor de las manifestaciones que se realizaron en contra ¿En algún momento, hubo alguna expectativa que con el cambio de administración hubiera otra posibilidad, teniendo en cuenta que cuando se generó el descongelamiento de las relaciones con Obama, Biden había tenido un rol importante? 

JDR: Había mucha expectativa, definitivamente. Y a modo personal, podría incluso decir que había cierta esperanza. Primero porque Biden había sido vicepresidente durante el mandato del ex presidente Barack Obama, había visitado Cuba durante la reapertura de las relaciones bilaterales. Se tenía la esperanza de que, quizás, regresando una persona que había conocido Cuba, que había participado de todo ese proceso de reapertura de las relaciones, pues tal vez, se diera un reversazo en las políticas duras que había implementado el presidente Donald Trump. También porque el propio presidente Biden, durante su campaña, había prometido ciertas cosas. Por ejemplo, había dicho que iba a revertir la prohibición del envío de remesas a Cuba. En estos días se pronunció y dijo que no iba a ser así. Entonces había hecho una serie de promesas de campaña que había despertado todo tipo de expectativas y de esperanzas en la población y en el gobierno cubano de un nuevo acercamiento.

Ahora lo interesante sería analizar cuál es la postura que tiene ahora el presidente Biden. Hace poco, como usted ha mencionado, se pronunció a favor de las protestas que se están dando. Incluso se aventuró a decir que Cuba es un estado fallido. Biden está dejando entrever, que no va en la misma línea de su predecesor demócrata, Barack Obama, y que quizás las presiones internas de los grupos más rancios, más reaccionarios, están haciendo mella sobre su política y sus promesas de campaña.

APU: Hace unos meses Raúl Castro se retiraba definitivamente de la política cubana. Es un desafió para Díaz-Canel, al que le delegó la responsabilidad política de llevar adelante el gobierno de Cuba ¿Cómo está la situación interna política de Cuba?

JDR: Recordemos que fue el propio general de ejército, Raúl Castro, quien había propuesto la necesidad de que “nueva sangre” tomara las riendas del país. Es cierto que Raúl Castro sigue representando una figura de importancia para el pueblo revolucionario cubano, que ve en él, aquel período histórico que ganó la revolución, y que llevó al país a instaurar importantes reformas económicas y revolucionarias en la isla. Yo diría, esto es una valoración personal, el gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel, que le ha tocado un momento difícil con todo el reversazo que se ha dado en la política de ambos países, pero siempre la figura de Raúl Castro está presente. Ayer lo vimos en la concentración que hubo en la Habana. Miguel Díaz-Canel está haciendo lo que puede en medio de las dificultades que tiene el país, dificultades económicas y de salud. Siempre la figura de Raúl Castro está ahí, como una manera de decir, estamos apoyando al gobierno y esta transición y creemos que es la manera correcta en la que se está llevando el país.

APU: ¿Cómo tomó el gobierno estas protestas de algunos sectores que están más vulnerados, con falta de insumos y dificultades para conseguir alimento? ¿El gobierno de Díaz-Canel escucha esto o hace oídos sordos?

JDR: Habría que analizar, en su justo contexto, todas las palabras y todos los mensajes que ha dicho desde el pasado domingo, el propio presidente Díaz-Canel. Esta semana que transcurrió, hizo tres alocuciones en cadena nacional, junto al primer ministro y otros dirigentes del alto mando de gobierno. Y en cada uno de ellos, el presidente, reconoció que hay dificultades y que estos sectores de la sociedad están pasando por momentos difíciles. Él reconocía, incluso, que quizás no se ha escuchado con la magnitud y la necesidad que se tendría que haber escuchado a esa población. Y ha dicho en reiteradas ocasiones que se va a trabajar para subsanar los problemas o las dificultades que pudieran estar enfrentando. Habló, por ejemplo, de los apagones eléctricos, los cortes de energía, que se dan en algunas provincias del país, debido a la escasez de combustibles.

Habló también de la escasez de medicamentos y de comida. En esa vía, también se aprobaron importantes medidas. El pasado martes, se anunció que se iba a levantar el límite en la cantidad de productos que se podían importar desde el exterior, de medicamentos y comida. Y también que se iban a levantar los aranceles, en ese sentido. Ahora cualquier persona que venga de afuera puede traer la cantidad de comida y de medicamentos que quiera, como una manera de paliar.

APU: ¿Cómo repercutió la noticia de que el alcalde Francis Suarez de Miami hizo saber que era posible hacer un bombardeo sobre Cuba?  

JDR: Salvo algunas declaraciones que hizo el alto mando del gobierno, se tomaron como una expresiones injerencistas y descabelladas. Incluso se analizaba en algunos círculos del gobierno, pero también en algunos círculos sociales, que esto no pasa de ser una mera amenaza del alcalde, que no tiene voz ni voto en la política externa del presidente Biden. Por lo tanto, se ve más como una fanfarria. Como una persona que simplemente lanza expresiones al aire pero que realmente no tiene repercusión de ningún tipo.

APU: Silvio Rodríguez realizó una publicación esta semana, donde planteaba esta línea, teniendo en cuenta el rol que desempeñó durante toda la historia de Cuba y su compromiso con la revolución. Él tenía esta postura de cierta autocrítica, de ciertos cambios que se demoraron, y que, a raíz de la situación de la pandemia, esos reclamos se profundizaron.

JDR: Y no sólo Silvio. Silvio es una voz muy importante, muy reconocida y respetada en el pueblo cubano. Pero como él, hay otros tantos artistas. En estos días le hice una entrevista precisamente a Israel Rojas, el cantante de la agrupación Buena Fe, una agrupación muy conocida y muy querida en Cuba, que también hacía un balance autocrítico sobre aquellas cosas que se han dejado de hacer o que no se han hecho, o que se han dejado a medias en este proceso revolucionario. Hablaba de atender más a esos sectores vulnerables, a esos sectores marginales, que tienen carencias, que tienen dificultades, y que se tienen que escuchar. Lo decía, el propio Israel Rojas, no se trata sólo de seguir con la arenga política de siempre sino de sentarse y escuchar a esa población. Pero todos coincidían en algo, estos tienen que ser problemas que se solucionen desde lo interno y por el pueblo cubano. No debe haber ninguna injerencia política del exterior, y mucho menos, militar. 

APU: En la última votación de la ONU para levantar el bloqueo a Cuba, tuvo 184 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones. Los votos en contra son de Estados Unidos y de Israel. Y las abstenciones de Brasil y Colombia. Hasta el 2019 toda Latinoamérica rechazaba el bloqueo.

JDR: El caso de Brasil en particular es muy interesante porque había votado en el 2019 en contra y ahora se abstiene. Se habla de algunas amenazas políticas que ha hecho el presidente Biden contra el gobierno de Bolsonaro, por no atender la crisis de medioambiente y otras cosas. Podrían haber llevado al gobierno de Brasil a no alinearse del todo con la política de Biden. También se habla de que Brasil no quería quedarse siendo el único país de América Latina en votar en contra de esta medida, entonces decidió abstenerse. Lo mismo pasa con Colombia, que tiene una postura política muy dura contra Cuba, injustificada del todo. Sin embargo, no vota en contra, se abstiene. Una postura un tanto ambigua.