fbpx Colombia: organismos de derechos humanos denunciaron la existencia de fosas comunes | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 28.05.2021
Colombia: organismos de derechos humanos denunciaron la existencia de fosas comunes

 El documento fue divulgado por el Equipo Jurídico y Humanitario 21 N, la Corporación Justicia y Dignidad, y la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

Por Juan Borges

La crisis social y la represión policial no cesan en Colombia. Este martes 25 de mayo la represión llevada a cabo por El Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) en la ciudad de Tuluá terminó con la vida del joven estudiante de derecho Camilo Arango. Además, resultaron heridos de gravedad decenas de manifestantes en toda Colombia. En este marco, la ONU expreso su preocupación por la muerte de Arango y la escalada de violencia.

Hasta el momento las conversaciones entre el equipo negociador del gobierno de presidente Iván Duque y el Comité Nacional del Paro (CNP) no encuentran una solución al conflicto. A su vez se continúan visibilizando denuncias de violaciones a los derechos humanos en diferentes ciudades que fueron protagonistas de protestas. Por su parte, organizaciones en defensa de los derechos humanos publicaron un informe donde denuncian la existencia de posibles fosas comunes en el área rural de Buga y Yumbo y la existencia de asesinatos de militantes por parte de las fuerzas de seguirdad. El documento fue divulgado por el Equipo Jurídico y Humanitario 21 N, la Corporación Justicia y Dignidad, y la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

“Desde el pasado 13 de mayo de 2021 nuestras organizaciones han recibido relatos absolutamente escabrosos y delicados que hieren la conciencia de la humanidad por el comportamiento y las prácticas policiales, que reflejan la gravedad de las consecuencias que la mentalidad y las órdenes emanadas por el más alto nivel del Estado genera al definir como ‘vándalos terroristas’ a los jóvenes manifestantes víctimas y blancos directos de planes criminales”, denunció el reporte de los organismos de derechos humanos.

Además, añadió: “Desde el 14 de mayo se conocieron las primeras versiones de la existencia de fosas comunes en el área rural de los municipios de Buga y Yumbo en donde estarían llevando los cuerpos de muchos jóvenes caleños”.

Asimismo, el documento indicó: “Días atrás una nueva fuente compartió información más precisa de esta delicada información, indicando que el domingo 2 de mayo, el CAM fue usado como un centro de operaciones encubiertas. Algunos jóvenes fueron llevados a unos sótanos, horas más tarde eran sacados en camionetas polarizadas. Dos fuentes posteriores informaron de la movilidad de camiones que, al parecer, hacen parte de los medios que usa la policía para su movilidad. En algunos de estos se habrían llevado jóvenes en horas de la noche al sector conocido como Mulaló, corregimiento de Yumbo, ubicado a 30 minutos de Cali. Allí, en un paraje previamente preparado estarían descargando cuerpos de jóvenes de los barrios populares que participan en las movilizaciones y que se dan por desaparecidos”.

Finalmente, el reporte sintetizó: “Las dinámicas de represión se han ido sofisticando en estos casi 25 días con la pretensión cada vez mayor de evitar que sea identificable la responsabilidad policial en operaciones de tipo paramilitar y evidentemente criminal. Dada la ausencia de garantías solicitamos a los entes de investigación y de protección del Estado y en especial a la Unidad de Búsquedas de Personas dada por Desaparecidas, desarrollar su actividad con base en la información inicial pública”.

En este marco, de acuerdo a los cotejos realizados por la Universidad del Valle, hasta el momento 120 personas detenidas se encuentran desaparecidas. Por su parte, la Fiscalía General de la Nación sostiene que son 290 las personas halladas, que habían sido reportadas como "no localizadas", y que todavía buscan a otras 129.