fbpx Bloqueo y apertura: Cuba en crisis económica | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 22.07.2021
Bloqueo y apertura: Cuba en crisis económica

Cuba vive un bloqueo comercial que le impide recibir insumos médicos y una pandemia que interrumpió el turismo, su principal actividad económica. Fuerte devaluación tras la unificación monetaria y la existencia del mercado paralelo de moneda "Libremente Convertible". Reforma laboral para estimular la producción. Cincuenta por ciento de la población con título superior. Cola para comprar remedios y alimentos. Por Santiago Gómez.

Por Santiago Gómez
Desde San Pablo

Cuba atraviesa una situación muy difícil. Un bloqueo comercial de sesenta años que le impide e impidió el comercio y la llegada de inversiones que dinamicen su desarrollo económico. Como consecuencia tiene una dependencia del turismo como fuente de divisas para hacer frente a la importación del 70% de los alimentos. En un contexto de globalización de los sistemas de informaciones Cuba también depende de la importación de tecnología. Después de décadas abrió su comercio exterior y permitió la exportación e importación de gestión no estatal.

Además, en diciembre pasado unificó su moneda, acabó con el sistema de dos tipos de pesos cubanos, pero no acabó con la existencia de dos monedas oficiales. En 2020 con el objetivo de hacerse de divisas el Estado posibilitó que cualquier ciudadano pueda abrir una cuenta para recibir transferencias del exterior que son convertidas a la moneda "Libremente Convertible". Hoy se vende a 70 pesos cubanos en la calle cuando la cotización oficial del dólar son 24 pesos. Como consecuencia de la apertura Cuba vivió su primer ataque de operaciones psicológicas vía redes sociales, lo que Argentina conoce desde 2008 y Brasil desde 2013. El estallido social fue promovido pero sobre la base de la asfixia económica que el bloque produce en la población.

Crisis económica

Con Raúl Castro en el gobierno, durante la gestión de Barack Obama se consiguió el turismo de estadounidenses a la isla, filmaron Rápido y furioso en el país, tocaron los Rolling Stone, pero con la llegada de Trump se volvió a prohibir el intercambio comercial con la isla. Cuba padeció que no le vendieran respiradores en plena pandemia. Con una economía que depende del turismo (muy restringido por el coronavirus), la pandemia produjo una crisis económica y manifestaciones en las calles como pocas veces se vio, por lo menos, desde el "período especial" en los 90.

Ante el bloqueo y la interrupción del turismo, Cuba tuvo una caída abrupta de sus divisas y el gobierno cubano creó para captarlas - en julio de 2020 - las cuentas con Moneda Libremente Convertible que las pueden abrir cualquier ciudadano con sólo presentar su documento y saldo cero. Las remesas desde el exterior, el comercio exterior, se liquidan en MLC la cual es intercambiable en comercios por alimentos y otros productos importados. Para quien no recibe remesas del exterior o dejó de recibir divisas por la caída del turismo, la compra de MLC es la vía para comprar importados.

En diciembre pasado el gobierno cubano anunció la unificación monetaria terminando con el peso "Cubano Convertible" que era equivalente a un dólar. Junto con el ordenamiento monetario también realizó reformas en el mínimo salarial, pero la unificación de la moneda tuvo como consecuencia un gran aumento de la inflación y una gran devaluación de la moneda cubana. El valor oficial de las MLC es de 24 pesos cubanos pero en la calle hay que pagar 70 pesos cubanos para conseguirlos.

Bloqueo en pandemia

Cuba controló la pandemia como pocos países en el mundo y desarrolló vacunas. Pero el parate del turismo generó que millones de cubanos se quedaran sin fuente de ingresos y la dificultad de ganarse la vida como vendedor ambulante ante la imposibilidad de circular. Eso no quiere decir que las calles estén vacías. La situación está difícil: cola para comprar alimentos, cola para comprar remedios. Aparecieron los “coleros”, la gente se la rebusca como puede. Necesidad de MLC para comprar productos importados, teléfonos, electrodomésticos, alimentos. Poco turismo, principalmente de Rusia. Los cubanos enfrentan la caída de la actividad con una fuerte devaluación en medio de un bloqueo comercial que les dificultó la adquisición de insumos para enfrentar la crisis sanitaria que derivó del coronavirus.

La Oficina Nacional de Estadísticas e Información cubana informó que “hasta el mes de mayo se recibieron 137.178 viajeros, que representa el 11,1 % respecto a igual periodo del 2020 lo que equivale a 1.097.074 viajeros menos. Se han recibido 88.239 visitantes hasta el mes de mayo, que representa el 9,0 %, es decir 895.893 visitantes menos que en el mismo período del año anterior”. Canadá dejó de ser la principal fuente de turistas, pasó al frente Rusia con 52.000 turistas en lo que va del año, del total de 137.178 que visitaron la isla durante 2021. En 2020 1.234.252 turistas fueron a Cuba, del cual 403.620 fueron desde Canadá.

A los turistas que fueron durante la pandemia hubo quienes les vendieron paseos para hacer una moneda. Ello provocó aumento de casos de Covid por circulación. Ahora, los turistas no pueden salir de los restorts, a partir del fortalecimiento de los controles.

Cuba padece consecuencias de la necesaria apertura. Experimenta por primera vez las campañas de operaciones psicológicas en los teléfonos de las personas, ya no son panfletos soltados desde avionetas ni radios que transmiten desde Miami. Las cuentas en MLC también abrieron la posibilidad de la financiarización de operaciones extranjeras en la isla. Siempre se financiaron operaciones contra Cuba esta vez se realiza en una situación de una profunda escasez económica.

Falta de esperanzas

Es de público conocimiento que el sistema educativo cubano generó profesionales de un primerísimo nivel, el sistema de salud cubano tiene reconocimiento mundial. Pero no sólo en el área de salud cuenta con profesionales muy capacitados. Casi el 50% de la población de la isla cuenta con un título de educación superior, egresados de alguna de las 50 universidades cubanas. El gobierno debe lidiar con la tensión que se genera entre la mitad de la población con título de educación superior y una economía en la que no pueden aplicar sus conocimientos. Profesionales súper capacitados vendiendo lo que pueden para sobrevivir. Cuba consiguió exportar el servicio de los médicos, pero no exporta el servicio de ingenieros, economistas y otros profesionales que quieren aplicar aquello que aprendieron y no tienen dónde.

Junto con la unificación de la moneda, Cuba modificó la distribución de ingresos de la población referido a salarios, pensiones y asistencia social. Estableció el mínimo salarial en 2.100 pesos cubanos, lo que equivale a USD$ 87,50, conforme el precio oficial del dólar o a USD$30 que es el valor de las MLC en la calle. Según fue publicado en la Gaceta Oficial, el boletín oficial cubano, los profesionales “por ostentar la categoría de Máster o la Especialidad equivalente reconocida por el Ministerio de Educación Superior, 440 pesos y por el grado científico de Doctor, 825 pesos, los que se reciben por una sola titulación, siempre que los profesionales desempeñen un cargo con exigencias de nivel universitario”. Es muy difícil para los profesionales cubanos lidiar con la diferencia salarial por su trabajo en la isla o en el exterior.

Reforma laboral

El gobierno cubano también debe lidiar con las consecuencias de la generación del período especial: un considerable porcentaje de la población vive de ingresos provenientes del Estado, sea porque estudió y fue becada, por salario en empresa estatal o asistencia social directa. Junto con el ordenamiento monetario Cuba realizó reformas laborales. “La transformación que estamos proponiendo en la empresa estatal socialista cubana no tiene antecedentes, porque es una facultad que se le da para que la propia entidad fije el salario de sus trabajadores. Por tanto, no es una propuesta cosmética, sino de gran calado. Verdaderamente de fondo”, afirmó Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social, tras anunciar la eliminación de la obligatoriedad de usar la escala salarial para el pago de salarios en las empresas estatales.

El gobierno cubano viene tomando medias en relación a estimular la producción y esfuerzo de los trabajadores. Entre los principios fundamentales para argumentar la reforma, el gobierno destacó que flexibiliza el mecanismo para fijar el salario de los trabajadores y “para pagar más, la empresa tiene que obtener mejores resultados. Esto no quiere decir que si mañana se aplica, entonces ya puede comenzar a pagarse más salario; primero deben obtenerse los resultados requeridos”.

En un artículo publicado en el portal Cuba Debate, titulado “Empleo en Cuba: se acaba el vivir del cuento”, se señala que las reformas en la escala salarial junto con la reforma monetaria tiene un aspecto positivo “la cosa se va a poner dura para el vago. Otros consideran que hacía falta también para que las empresas no sean un lastre para la economía”. El artículo destaca la declaración de un joven “Wilmer Osorio Ramírez (20 años), provoca risas con lo que constituye su argumento fundamental: ‘La vieja me dijo que si no me ponía para las cosas me iba a dejar los mandados de la libreta en la tienda; que se acabó lo regalado y ya estaba bueno de andar floreando, porque si la vida está dura, peor lo estará ahora para quienes no trabajen’”. Esto se encuentra en línea con “el objetivo de consolidar una sociedad segura, justa, cohesionada y solidaria, que se distinga: por la equidad proveniente del fortalecimiento del principio de distribución de la riqueza creada según la cantidad y calidad del trabajo aportado” , según estableció el 7mo Congreso del Partido Comunista cubano en 2017 cuando lanzaron las “Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030”.

Desde Cuba Debate, portal oficialista, se afirma que respecto a la reforma laboral “no pocos piensan y expresan que es también un buen incentivo para incorporarse al trabajo: un empujón necesario para ir despejando el camino de la construcción socialista de una práctica tan deformante como vivir sin aportar. Y peor, muchas veces con un desenvolvimiento económico superior a quienes se dedican a labores socialmente útiles”. Entre los sectores que se identifican como principales fuentes de trabajo están el sector de la construcción civil y el sector agrario, ambos con un bajo desarrollo tecnológico. La economía cubana depende del sector servicio vinculado al turismo.

La gravedad de la situación

La situación en Cuba es tan grave que entre los objetivos económicos está el engorde de anguilas.... Es criminal lo que hacen con Cuba y los cubanos. El slogan de la campaña de los Estados Unidos contra Cuba es "Patria y vida" aunque la Jefa de la Dirección General de Investigación Criminal del Ministerio del Interior, la coronel Moraima Bravet Garófalo, aseguró que en los barrios circularon motos que convocaban a gritar "Patria o vida". Desde La Nación, en Argentina, el periodista Carlos Pagni agitó que la Declaración de los Derechos Universales está por encima de la soberanía del Estado. Durante el Foro "Defensa de la democracia en las Américas", realizado en Miami, que Infobae transmitió en directo y contó con la presencia de Daniel Hadad, así como la de Mauricio Macri y Luis Almagro, se caracterizó a Cuba como el cerebro de todos los conflictos que están ocurriendo en la región, a Venezuela como una narco dictadura que financia a las FARC y movimientos políticos, así como desde Brasil via Odebrecht se financian fuerzas políticas de la región. Barack Obama flexibilizó la relación comercial con Cuba, sin acabar el bloqueo, pero el demócrata Joe Biden mantiene las restricciones impuestas por Trump.

Finalemente, el gobierno cubano tiene un problema de comunicación: no consigue interpelar con su discurso del partido a un 50% de la población universitaria, ni a los jóvenes para quienes las dignas condiciones de vida en que nacieron son ya naturales. Una sociedad altamente capacitada sin dónde aplicar lo que aprendieron. El turismo cerrado. Una fuerte devaluación y la necesidad de divisas. Mientras, más de 100 mil personas salieron a manifestar su apoyo al gobierno. Cuba no debe cometer el error que cometió el Partido de los Trabajadores en 2013, en Brasil, cuando no consiguió entender el justo malestar expresado por la gente en las calles. Allí había demandas por izquierda que el gobierno desoyó y terminaron articulando por derecha. Cuba debe enfrentar, así, múltiples desafíos, muchos de los cuales tienen que ver con penurias propias de una apertura económica que muchos - adentro y afuera, por derecha y por izquierda- le pidieron durante años. No es la primera vez que la Revolución enfrenta un momento así, de esos que pueden significar un antes y después.