fbpx ¿Por qué insultan al presidente en los estadios? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 22.02.2018
¿Por qué insultan al presidente en los estadios?

Los insultos contra Mauricio Macri el último domingo en la cancha de River muestran el fastidio de los simpatizantes contra los arbitrajes que los perjudican pero también dejan entrever que esos fallos pueden tener su raíz en el presidente de la nación.

Por Martín Massad

El último domingo, el estadio Antonio Vespucio Liberti, del Club Atlético River Plate, fue testigo de los insultos contra el presidente Macri. A los 35 minutos del segundo tiempo del partido entre el local y Godoy Cruz de Mendoza, la mayoría de los hinchas del club millonario comenzaron a entonar los insultos contra el primer mandatario. Al unísono cantaron: “Mauricio Macri la puta que te parió, Mauricio Macri la puta que te parió”. Pero esta no fue la primera vez que en un encuentro deportivo los simpatizantes descargan su ira contra el ex presidente de Boca Juniors. Lo mismo sucedió en la cancha de San Lorenzo, tanto en la de fútbol con en la de básquet.

Es cierto que las puteadas contra Macri se enmarcan dentro del ámbito deportivo y que las mismas obedecen a malos fallos arbitrales que perjudicaron a dos de los históricos oponente de Boca. También es cierto que muchos de los hinchas que esgrimieron insultos contra su figura lo votaron en las distintas elecciones y hasta me atrevería a decir que están de acuerdo con sus políticas. Pero también es cierto que los insultos contra Macri muestran a las claras que los hinchas están enterados de la corrupción que emana, ahora, desde el sillón de Rivadavia y en otros tiempos desde la presidencia del club de la ribera. Este punto es importante para que estos hechos no queden suscriptos solo al deporte y a la pasión que el mismo despierta. Acá la cuestión sobrevuela al entusiasmo por los colores y se mete en cuestiones más densas y poderosas.

Entonces, ¿Por qué minimizar estás expresiones a lo meramente deportivo como pretenden los medios de comunicación y los comunicadores adeptos al oficialismo? La cuestión va más allá y se inserta en la certeza de que Macri es corrupto y que desde su posición puede favorecer Boca o perjudicar a sus oponentes. Este manejo del poder que hace mella en nuestro fútbol es el mismo que está destruyendo de a poco el tejido social de nuestro país.

El ministro del interior, Rogelio Frigerio, estuvo presente en la cancha de River el último domingo y al ser consultado por las expresiones de la parcialidad millonaria, minimizó el asunto y puso en el eje en el mal arbitraje. Tal vez a futuro los jueces modifiquen sus fallos para que la balanza no provoque más puteadas y el gobierno no tenga que soportar el malestar en los estadios. Sin embargo nada podrá modificar la idea de que las tribunas están enteradas.