fbpx Elisa Carrió y el pasado que la condena (la "masacre de Margarita Belén") | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 09.10.2020
Elisa Carrió y el pasado que la condena (la "masacre de Margarita Belén")

Con su estilo particular, el periodista José Luis Ponsico vuelve sobre una historia que Elisa Carrió prefiere olvidar: la "masacre de Margarita Belén", ocurrida en plena dictadura. ¿Cuál fue su rol?

Por José Luis Ponsico (*)

En diciembre del 76, en plena dictadura militar y en un terreno baldío de la localidad chaqueña "Margarita Belén", fosa común, fueron acribillados por fuerzas combinadas del Ejército y policía provincial, 22 militantes del "peronismo revolucionario". 

Pibes acusados de "guerrilleros" -organización Montoneros- según se supo mucho después. La joven funcionaria recién graduada, abogada, cargo judicial en la Procuración de la provincia, "cajoneó" la investigación. Una poco conocida Elisa Carrió.

La orden - "el exterminio" - llegó de dos militares tristemente célebres, ejecutantes de la represión: eliminación de "terroristas". Y llegó desde Rosario, 2do. Cuerpo de Ejército: generales Leopoldo Galtieri y Cristino Nicolaides, artífices del terrorismo de Estado. El último viajó al Chaco a cumplir "órdenes". 

La "inteligencia" militar ya orientaba la condena a los episodios del 5 de octubre del 75 en Formosa. Pleno gobierno de origen constitucional. Un grupo comando de "Montoneros", durante el gobierno de Isabel Perón, intentó el copamiento del Cuartel del Ejército "Regimiento del Monte" en Formosa. Hubo once conscriptos muertos en combate -"colimbas" supuestamente ajenos a cuestiones políticas, apenas cumpliendo con el servicio militar- y la "cacería" resultó implacable. 

Los oficiales "guerrilleros" huyeron a Mendoza, vuelo de línea. Los sobrevivientes tomaron por asalto un avión de vuelo comercial para dirigirse a Cuyo, tras el intento frustrado. Con saldo trágico. Mucho después "Montoneros" asumiría el error. El Ejército desató una verdadera "cacería humana". Pibes militantes cayeron en desgracia. Chaco y Formosa. A fines del 76, informes confidenciales daban 5.000 "activistas" supuestamente "muertos en combate". Un eufemismo.

Por entonces, aparecía en la escena Elisa Carrió, joven abogada, graduada en la Universidad del Nordeste, 23 años. Designada en el gobierno por estrecha relación con el general Antonio Serrano. Militar de la promoción del genocida Jorge Rafael Videla, había nombrado a María Elisa "Lela" Rodríguez Carrió, madre de la dirigente de "Cambiemos", en el Ministerio de Educación (1977). 

Imposible para madre e hija, estando ambas en altos cargo del estado provincial, no conocer la situación de los 22 jóvenes militantes en cautiverio. Mayoría estudiantes, trabajadores, "activistas de Base". La Carrió famosa asumió como "asesora" en la Fiscalía general en la provincia. Luego ocupó otros cargos entre las autoridades de la Justicia chaqueña. 

En el 83, con el alud  alfonsinista, la antigua amistad partidaria de los Carrió con el flamante Presidente de la Nación, le permitió seguir creciendo a la representante de la UCR chaqueña.

El historiador Toribio Coria se ocupó de recorrer la vida política de Elisa Carrió. Uno de los tantos olvidados en el gremialismo de prensa, su trabajo -va recuerdo para el "Negro" Coria- derivó en un libro cuyo título no llama la atención: "El lado oscuro de Carrió". Fue publicado en noviembre de 2012 y tiene 170 páginas. Coria lo presentó en la Legislatura Porteña con el respaldo de numerosos colegas cercanos al peronismo. 

Según la investigación, Carrió hizo caso omiso a los jóvenes cautivos en cárceles chaqueñas. Tendrían muerte el 12 y 13 de diciembre del 76, en la llamada "Masacre de Margarita Belén". Los organismos de Derechos Humanos responsabilizaron a los "genocidas" Galtieri y Nicolaides.

El historiador Coria habló con familiares de víctimas de la matanza. Produjo en su libro un repaso a nómina de los asesinados de hace casi 45 años. La lista "manchada de sangre": Luis Angel Barco, 26 años, Juventud Universitaria Peronista, Sáenz Peña, Chaco. Eva Beatriz Cabral, 28, Juventud Peronista, Santa Fe; Carlos María Caire, JP Concordia, Entre Ríos; Mario Cuevas, JP, 25 años, Reconquista, Santa Fe; Luis Alberto Dìaz, de la Juventud Trabajadora Peronista, 24, Mercedes, Corrientes; Carlos Alberto Duarte, JUP. 24, Puerto Esperanza, Misiones. Otros asesinados: Luis Arturo Fransen, 22 años, JP, Posadas, Misiones; Delicia González, 23, Ligas Agrarias, Corrientes; Manuel Parodi Ocampo, 26, JP, Posadas, Misiones; Julio Andrés Pereyra, 24, JP, Formosa; Fernando Gabriel Pierola, 25, Paraná, Entre Ríos; Néstor Carlos Salas, Peronismo Auténtico, Quilmes, Buenos Aires. Los restantes: Carlos Terezecuk, 23, JUP, Posadas, Misiones. Patricio Blas Tierno, 24, JUP, La Plata, Buenos Aires; Roberto Horacio Yedro, Carlos Alberto Zamudio, 28, JUP, Resistencia, Chaco; Reynaldo Zapata Soñes, 29 años, JUP, Santa Fe.

Carrió siempre "abanderada de la República y democracia representativa" nunca hizo mención a la "Masacre de Margarita Belén" en Chaco, su provincia. Donde ella sabe que no es muy querida.

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y "Mundo Amateur"