fbpx Caso Maldonado: gobierno, medios oficialistas y la instalación de mentiras | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 19.10.2017
Caso Maldonado: gobierno, medios oficialistas y la instalación de mentiras

El autor reflexiona sobre las disintas versiones que los funcionarios y medios macristas reprodujeron para intentar tapar la responsabilidad del Gobierno en el encubrimiento de la desaparición. Por Fernando Latrille.

Por Fernando Latrille

En su raid televisivo apuntalando a su candidato María Eugenia Vidal se presentó en el canal América con Esteban Bullrich y al preguntarle la conductora por Maldonado y la actuación del gobierno la Gobernadora respondió: “Más allá del discurso, de lo que se dice, lo más importante es lo que se hace”, manifestó y añadió que “le llevó todas las declaraciones al primero y al segundo juez, se puso a disposición”, y evaluó su accionar como correcto al afirmar “que se no hubo en ningún momento encubrimiento, sino poner a disposición todo para que se pudiera encontrar a Santiago”.  Sin embargo esa posverdad no se condice con la realidad donde su accionar fue todo lo contrario y se caracterizó por el desvío permanente en la investigación introduciendo teorías falsas en sus medios afines.

Decía Cohen en 1963 que "la prensa no tiene mucho éxito en decir a la gente qué tiene que pensar, pero sí lo tiene en decir a sus lectores sobre qué tienen que pensar", y parece que los medios hegemónicos oficialistas en el caso Maldonado han abonado en sobre qué había que pensar con respecto a la desaparición forzada del joven bonaerense en manos de Gendarmería y contaron con un principal aliado para instalar falsas teorías: el gobierno.

El 9 de agosto el titular del diario Clarín señalaba que “El artesano Santiago Maldonado sigue sin aparecer y un camionero dice que lo vio en Entre Ríos”. El enfoque estaba puesto en desviar la atención de lectores de todo tipo de evidencia que ya existía y comprometía a la Gendarmería en su desaparición. 

La reacción del gobierno ante la desaparición de Santiago Maldonado estuvo orientada a justificar el proceder de la Gendarmería Nacional en el operativo del 1 de agosto de 2017 y a negar toda responsabilidad que pudiera caberle a esa institución. Los medios afines siguieron esa línea con el deseo de desviarse de toda evidencia y tejer especulaciones.

De esa manera, el 7 de agosto, la ministra de seguridad Patricia Bullrich, afirmó que no hay ningún indicio de que Gendarmería esté involucrada en la desaparición de Santiago Maldonado. Así, al  diario Infobae Patricia Bullrich desligaba a Gendarmería de la desaparición de Santiago Maldonado: "No tenemos indicios de que haya estado en el lugar".

Durante más de 30 días la ministra Bullrich realizó contundentes declaraciones en las que desconoció toda posibilidad de que Gendarmería estuviera involucrada  Así, por ejemplo, en su presentación del 16 de agosto de 2017 ante de la Comisión de Seguridad Interior y Narcotráfico del Senado de la Nación, a la que fue convocada a dar explicaciones sobre el caso, sembró dudas sobre la presencia de Santiago en el territorio el 1 de agosto, instaló hipótesis alternativas que semanas después resultaron falsas, defendió a ultranza el operativo de la Gendarmería y desligó enfáticamente de toda responsabilidad a su jefe de gabinete, Pablo Noceti, que se encontraba en la zona en el momento de la desaparición.

Desde que se conoció la noticia de la desaparición de Santiago el gobierno insistió una y otra vez con que no era posible verificar que hubiera estado en el territorio de la comunidad Pu Lof donde fue visto por última vez por varios testigos. A modo de ejemplo, el 7 de agosto diarios de circulación nacional reprodujeron declaraciones de la ministra de Seguridad de la Nación en las que indicó “que no pueden "verificar" si Maldonado estuvo porque los manifestantes "estaban todos encapuchados”.

Para ese entonces, ya existía una declaración incorporada a la investigación judicial en la que se ubicaba a Santiago en el territorio. Pero el Ministerio de Seguridad obviaba las actuaciones que constaban en el expediente con el su objetivo de desviación de la investigación y el de encubrir a la fuerza como lo hizo con la “teoría del puestero”, que luego se demostró falsa.  Al ritmo de Cambiemos bailaba la falsa teoría que Silvia Mercado instalaba en Infobae el 28 de agosto de 20017, mostrando en su artículo un brutal ejemplo operación.

Casi un mes después de la desaparición, otros funcionarios siguieron sembrando esta duda. Por ejemplo, el 30 de agosto, el secretario de Derechos Humanos de la Nación declaró al diario La Nación: “Nadie puede demostrar que Santiago Maldonado estuvo en la zona de conflicto". A esa fecha, además de la declaración referida, la familia había incluso aportado un video con imágenes de Santiago en la protesta del 31 de julio en la ruta nacional 40.
Además, desde el Gobierno se dedicaron a cuestionar la presencia de Santiago en la comunidad Pu Lof, comenzaron a filtrarse a los medios de comunicación sin chequeo previo alguno, presuntas denuncias que lo ubicaban a Maldonado en distintas partes de la Argentina. Un video tomado por las cámaras de seguridad de una estación de servicio de la ruta 14 en Entre Ríos. Según un jefe policial, varios vecinos vieron al joven que podría ser Maldonado. Tras la enérgica difusión de esta versión, la persona que realmente aparecía en el video tuvo que salir a desmentir públicamente la “noticia”.

Continuando con su línea negacionista frente al caso, el 27 de agosto Bullrich volvió a declarar: “…Estoy segura de que no fue Gendarmería porque investigamos mucho…”, le expresó a la señora de los almuerzos del 13. Pero daría días después una pirueta ante las evidencias que estallaban y el 10 de septiembre su posición cambió, ya que al ser entrevistada por Jorge Lanata la ministra Bullrich “confirmó que el Gobierno está analizando los movimientos de siete gendarmes por la desaparición de Maldonado”.

A pesar de que en el Senado de la Nación la ministra había sido enfática al afirmar: “…Yo no voy a hacer la injustica de querer tirar a un gendarme por la ventana para sacarme la responsabilidad (…) Prefiero como ministra de la Nación asumir la responsabilidad del caso, dejar que sea la Justicia la que investigue y no tirar a un gendarme por la ventana…”. Pero a partir del 9 de septiembre varios funcionarios empezaron a realizar declaraciones que apuntaban individualmente a algunos gendarmes.

Estos incompletos apuntes desmienten lo que la gobernadora Vidal expresó negando encubrimiento cuando claramente un mero paseo por las declaraciones de los funcionarios del gobierno dejan en evidencia como buscaban desviar la investigación desde sus inicios. Pero como se señaló en otro  artículo, la gobernadora se ha caracterizado por parir mentiras y en sus declaraciones se evidencia un alarmante ejemplo de fecundidad.