fbpx “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las travestis en la cara de la gente”
Géneros //// 02.07.2016
“Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las travestis en la cara de la gente”

El pasado martes 28 de Junio, en el contexto de la conmemoración de la revuelta de Stonewall, Plaza de Mayo y Congreso fueron testigo de la Furia Travesti: el pedido de justicia por Diana Sacayán, asesinada hace 8 meses y el grito de “¡basta de travesticidios!” hicieron retumbar la Avenida de Mayo de la Capital Federal.

Por Julia Pascolini

La Comisión de Familiares y compañerxs Justicia por Diana Sacayán junto al Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (M.A.L) del que Diana era integrante y referente condujeron la movilización que exigió justicia por su asesinato hace 8 meses, el cese total de travesticidios y transfemicidios y denunció la violenta persecución política de la que son víctimas las compañeras de la comunidad, entre otras banderas de convocatoria. “A la muerte de Diana la vamos a vengar con la lucha, con la lucha popular” cantó la marcha repetidas veces.

Colectivos LGBT, LGBTIQ, organizaciones sociales y personas auto-convocadas acompañaron la movilización. Claudia Vazquez Haro, referente de la Asociación Civil de Transexuales y Travestis (OTRANS) declaró al Colectivo Invisible de La Plata que se denunció en repetidas ocasiones, incluso a nivel internacional, la creación de causas a compañeras travestis y trans muchas veces privadas de la libertad además de ser violentadas psicológica y físicamente. Agregó que “es un momento de profunda preocupación porque pone en peligro todo lo que hemos podido avanzar en relación a leyes igualitarias durante la antigua gestión y vemos cómo en este momento el actual gobierno de Macri amenaza la inclusión social y las políticas públicas hacia nuestro colectivo.

”Noelia Luna, presidenta de la asociación civil M.I.S.E.R (Movimiento de Integración Sexual, Étnica, Religiosa) dijo al mismo colectivo que “estamos acá justamente para reivindicar una cuestión de derecho porque creemos que si bien hemos avanzado en las políticas públicas, dichas políticas hoy en día no nos garantizan la libertad de expresión y sobre todo la libertad de poder seguir viviendo”. Agregó que la fobia es un temor, y la sociedad confunde homofobia con odio. “Estamos viviendo una persecución institucional de parte del gobierno macrista, capitalista y evidentemente tenemos que volver a reivindicar nuestras luchas”.   

En comunicación con la Agencia Télam, Florencia Guimaraes, presidenta de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT) denunció: “no somos ni el 0,5 por ciento de la población y la tasa es demasiado alta, no solo de los travesticidios, sino los actos de odio cometidos hacia nosotras en la calle y en otros ámbitos, donde vemos un rebrote transfóbico”. Lohana Berkins, presidenta y creadora de ALITT falleció en febrero de este año, pero eso no impidió que su alma estuviera presente. “Olé olé, olé olá, lo dijo Lohana, y va a pasar, al calabozo no volvemos nunca más” fue uno de los poderosos gritos que desató la movilización.

Las revueltas de Stonewall

Las revueltas de Stonewall, bar ubicado en Greenwich Village, Nueva York, fueron una serie de violentos encuentros entre la policía de la ciudad y la comunidad de gays, lesbianas y trans de la misma localidad el 28 de Junio en 1969. Si bien la comunidad de la diversidad tenía antecedentes de lucha previos a la fecha, Stonewall significó la primer manifestación pública y masiva por la liberación y la puesta en conflicto de los esquemas hetero-normales y patriarcales.

La noche que comenzaron los enfrentamientos la policía ingresó al bar Stonewall Inn y amenazó con la detención de aquellas personas que “estuvieran sin identificación, vestidas con la ropa del sexo opuesto, y a algunos o todos los empleados”. La impunidad policial y la violencia física e institucional con que ejercían el oficio llevó a la comunidad LGBTIQ a reaccionar en pos de su liberación, contra la opresión física y moral.

“En Stonewall es interesante volver a retomar que era una revuelta, volver a reivindicar ese carácter de revuelta lo que después a través del mercado y del capitalismo se termina diciendo “la marcha del orgullo gay” cuando en ese entonces no se hablaba de “gay” y además que la protagonista principal de Stonewall fue una latinoamericana, Sylvia Rivera que murió en las peores de las condiciones, que yo tuve el honor de conocer. (Lohana Berkins)” reza una parte del comunicado difundido por la organización en la previa de la marcha y que con la ayuda del megáfono continuó retumbando frente las rejas del Congreso.