fbpx Only murders in the building: el policial hecho podcast | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 23.10.2021
Only murders in the building: el policial hecho podcast

La serie original de Star+ nos presenta a un grupo de desconocidos que sólo tienen en común su fanatismo por los podcasts de true crime. Cuando un crimen ocurre en su edificio, se uniran para investigar el caso y realizar su propio podcast.

Por Agustín Mina

Dentro de la oferta de series originales de Star+ que llegaron con la plataforma a la región este año, Only murders in the building es quizá la propuesta más interesante. Con tres caras conocidas en los papeles protagónicos, como la de Steve Martín— creador de la serie junto a John Hoffman—, Martin Short y Selena Gomez, diez capítulos de media hora y un misterio por resolver, logra abarcar parte importante de la audiencia. 

Charles (Steve Martin), Oliver (Martin Short) y Mabel (Selena Gomez) tienen muy poco en común. Los tres viven en el Arconia, un lugar bastante exclusivo ubicado en Nueva York, y son fanáticos de los podcast de true crime, algo que tiene su correlato en la realidad si vemos la proliferación de estos e incluso de las trias de este género que inundan el catálogo de Netflix hace unos años. Los tres se conoceran a partir de un asesinato en el edificio, que los llevará a trabajar juntos investigando el caso a la par de su propio podcast de true crime que le da el nombre a la serie: Only murders in the building.

Le da un giro interesante al género policial/de detectives, donde en paralelo a la investigación aparece la producción de un podcast, con todos sus condimentos: los testimonios, las actuaciones, la difusión, financiación, apartado técnico, etc. Además, a diferencia de otros grandes exponentes como Mindhunter o The sinner, la serie brilla en la construcción de la intriga, en generar la necesidad del espectador de ver otro capítulo para ver qué  pasa, en dar giros inesperados en momentos clave, todo con un enfoque humorístico, otro gran aporte que se aleja del tono dramático clásico.

Otra de las particularidades es que retrata los esfuerzos de un grupo de aficionados por llevar a cabo una investigación para descubrir al autor de un asesinato, sin formar parte ni colaborar con la policía. Tampoco se trata de detectives privados, por lo que la búsqueda se da en un proceso de aprendizaje e improvisación, de prueba y error. Esto facilita la pata humorística de la serie, con los protagonistas tratando de sortear las dificultades de acceso a la información, a la escena del crimen y a las herramientas adecuadas para el trabajo.

Un gran acierto se da en la decisión de introducir distintos misterios adentro del gran misterio que es el asesinato. No sabemos demasiado sobre los protagonistas o sobre los otros residentes del Arconia, tampoco sobre el vecino asesinado. Estas intrigas se irán descubriendo también a la par de la investigación, lo que nos permitirá entender mejor a los personajes y sus motivaciones. 

Con una segunda temporada ya confirmada, Only murders in the building es una gran apuesta por parte de la plataforma y una acertada, que cumple a la hora de darnos un misterio para resolver mientras nos hace reír. Lo cuál no sería posible sin la actuación de su trío de protagonistas y de todo el zoológico que son los vecinos del Arconia.

Como toda gran serie de misterio, nos invita a descubrir al asesino antes de que lo hagan los personajes, y cuando lo hacen, nos recuerda que no todo es lo que parece y envía la investigación en una dirección completamente nueva.