fbpx La Corazonada: un policial sin sorpresa | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 28.05.2020
La Corazonada: un policial sin sorpresa

El gigante del streaming sigue apostando por la producción local y esta vez estrenó la primera película nacional. Con un elenco lleno de figuras conocidas en el país, no logra dar con el golpe de efecto deseado ni superar la vara baja que había dejado Perdida.

Por Marina Jiménez Conde

 

Netflix lanzó, el pasado jueves, el primer film original producido en Argentina, La corazonada; un thriller de suspenso que tiene como protagonistas a Luisana Lopilato y a Joaquín Furriel. Se trata de la precuela de Perdida y, al igual que su antecesora, se encuentra basada en una novela de la periodista Florencia Etcheves, La virgen en tus ojos.

Lopilato repite el papel de Manuela “Pipa” Pelari, pero esta vez la vemos dando sus primeros pasos en la policía, apañada por el inspector Francisco Juanez (Furriel) que le enseña los secretos del oficio. La trama gira en descubrir al asesino de una joven (Delfina Chaves) mientras, en paralelo – y la parte más interesante–,  “Pipa” investiga si su jefe está implicado en la muerte de un chico que fue brutalmente atropellado.

Al elenco lo completan nombres como Maite Lanata, Rafael Ferro, Juan Manuel Guilera, Marita Ballesteros, Abel Ayala y Sebastián Mogordoy.

 

Al igual que en Perdida, la película tiene los mismos problemas en la transposición de los diálogos –propios de una novela–, a pesar que Florencia Etcheves forma parte del guión. De ahí que a los actores les cueste darle vida a los personajes para ganar credibilidad. Esto que ya le venía pasando a Lopilato, con una interpretación demasiado rígida de “Pipa”, se repite en actores de la talla de Rafael Ferro o Joaquín Furriel.

Además, si había algo bueno por destacar en Perdida, era el giro que daba la trama. Ese golpe de efecto, en esta oportunidad se vuelve a intentar, pero no tiene el mismo resultado. El cierre de la película no alcanza para salvar el film, que tiene varios idas y vueltas en la resolución de ambos asesinatos. Aunque la historia no es del todo predecible, tampoco logra generar la tensión suficiente como para conseguir la sorpresa buscada.

Pero, sin dudas, la peor parte tiene que ver con la familia del joven atropellado. Abel Ayala –César del Marginal– interpreta al hermano, un gitano motorizado al que llaman “El Zorro” que busca vengar su muerte. ¿Alguna vez le tocará a Ayala interpretar un personaje que no esté estereotipado? El enfrentamiento que tiene lugar entre  “El Zorro” y el inspector Juanez es más propio de un culebrón que de un policial.

Por lo visto, Netflix promete aumentar la cantidad de producciones locales con el fin de captar más usuarios en la plataforma. Títulos como Edha –primera serie nacional–, Puerta 7, El apache, la tercera temporada de El marginal y, la reciente estrenada, Casi feliz dan cuenta de esto. La corazonada forma parte de esa misma estrategia, pero la película deja en claro que “cantidad” no es igual a “calidad”