fbpx Aulas, ONGs y empresas | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Educación //// 11.04.2019
Aulas, ONGs y empresas

"Al igual en el ámbito nacional, en la provincia de Buenos Aires existe una clara tendencia de concebir a lo educativo como una dimensión más de la responsabilidad social empresaria. Reducir su complejidad y delegar funciones indelegables del Estado en manos de organizaciones no gubernamentales". Por Darío G. Martínez.

Por Darío G. Martínez

El ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Sánchez Zinny, anunció el 22 de marzo una propuesta educativa denominada “Más Allá del Aula” destinada a brindar oportunidades a los más chicos. Para la realización de la propuesta se seleccionaron 16 escuelas de los distritos de Quilmes, Moreno, Morón, La Matanza, Almirante Brown y Lanús. “Más Allá del Aula” es una política implementada por la Dirección de Políticas Socio Educativa de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE). El objetivo radica en ampliar las oportunidades educativas de chicos y chicas de 5 y 6 año de educación primaria y que se encuentran en contextos de vulnerabilidad.

El anuncio se enlaza con una modalidad de gestión que implica el trabajo de dos organizaciones no gubernamentales de alcance local y otra de incidencia nacional con fuertes vinculaciones con organizaciones mundiales. Así es posible observar cómo María Eugenia Vidal y Gabriel Sánchez Zinny delegaron subrepticiamente la gestión educativa en ONGs que entienden a lo educativo como una modalidad de la responsabilidad social empresaria. La trayectoria del ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires indica sus vínculos con ONGs de estas características, como así también varios funcionarios de su confianza.

En el Salón Albergucci, Sánchez Zinny expuso los fundamentos de este plan ante directivos de escuelas primarias, inspectores y representantes de las ONGs que “formarán parte de la propuesta”. Se trata de las ONGs: Grupo El Pensadero, Ronda Cultural y Enseñá por Argentina. Otra de las expositoras fue la Directora de Políticas Socio Educativa, la licenciada Carolina Ruggero. Estas ONGs tendrán incidencia sobre este propuesta a partir de desarrollar acciones en estas líneas tales como “Museo para armar”, “Pensadero, un espacio para filosofar”, “¡ATR en el cole!”, “Transformadores de la realidad”.

Cuando se profundiza en la composición de estas ONGs que participarán activamente de “Más Allá del Aula” se puede observar una característica de la gestión educativa de en el gobierno de María Eugenia Vidal. La constante parece estar signada por delegar los fundamentos educativos a representantes de organizaciones no gubernamentales que trabajan en proyectos relacionados con la educación. De las ONGs involucradas, Grupo El Pensadero y Ronda Cultural son quienes tienen un perfil más local y con un desarrollo en menor escala respecto de Enseñá por Argentina, que es casi una filial de una multinacional.

Grupo El Pensadero es un grupo colectivo que dicta cursos de filosofía, cuyo objetivo es reflexionar acerca de la niñez y realizar talleres para introducir a niños y niñas en esta disciplina. El financiamiento de El Pensadero proviene de la paga de la inscripción a talleres, cuyo valor promediaba en los 600 pesos el año pasado.

Ronda Cultural describe a su programa educativo “como experiencia cultural, lúdica y didáctica, que promueve una nueva forma de vivenciar el arte, la historia y el patrimonio de la Ciudad de Buenos Aires”. Tiene dos estrategias bien definidas. Una de ellas es “Ronda de Museos” que consiste “Paseos Culturales para grupos de chicas y chicos de todo el país que invitan a descubrir con otros ojos los museos, la historia y los paisajes urbanos de la Ciudad”. La restante es “Museo para armar” donde un “equipo de talleristas especializados visita la escuela con una propuesta para que chicas y chicos experimenten de forma lúdica con los distintos lenguajes artísticos”. Además cuentan con un sistema de donaciones, mediante depósitos en una cuenta del Banco de la Ciudad, un llamado a ser patrocinador de la ONG y la realización de consultorías que garantizan su financiamiento.

Enseñá por Argentina es una “organización independiente que busca transformar el sistema educativo y generar igualdad de oportunidades para los estudiantes de los contextos más vulnerados”. Entre las cuestiones que enuncia como una problemática lo hace a partir de la construcción de un indicador de dudosa comprobación: “Cuatro de cada diez estudiantes que entran a primer año del nivel secundario no logran terminar sus estudios en tiempo y forma. Cada ocho minutos un estudiante argentino repite su curso o deja la escuela”. Proponen la formación de profesionales universitarios para que participen del “Programa de Liderazgo Social y Educativo” para que den clases en comunidades educativas en colaboración con otros docentes para potenciar a los estudiantes fuera y dentro del aula. Aclaran que los líderes reciben un “estímulo económico mensual” y que “requiere un compromiso a tiempo completo”. Luego de esos dos años formarán parte de la Red Alumni para que continúen formándose para “transformar el sistema educativo de nuestro país”.

Enseñá por Argentina forma parte de la red global de Teach for All, que es una organización mundial que entrega el premio “Global Teacher Prize”, conocido como el Nobel de la educación. Los socios de Enseñá por Argentina son las siguientes empresas: Exxom Mobil. DHL, Supervielle, Ledesma, Banco Comafi, Santander Río, Swift, Direct TV, Galicia, Renault Groupe, Edessa, Swiss Medical, Roche. También hay un conjunto de 32 empresas que apoyan la labor de Enseñá por Argentina: Techint, YPF, IRSA, Endemol, Microsoft, Bumeran, Tisacom, Flechabus, Andes, Marval O´Farrell, entre otras. Además tienen alianzas con las universidades Austral, San Andrés, Católica y del Salvador y con el sector público con los ministerios de educación de CABA, Córdoba, Jujuy, Salta y provincia de Buenos Aires.

Al igual en el ámbito nacional, en la provincia de Buenos Aires existe una clara tendencia de concebir a lo educativo como una dimensión más de la responsabilidad social empresaria. Reducir su complejidad y delegar funciones indelegables del Estado en manos de organizaciones no gubernamentales.